Beethoven y Mozart se “cuelan” entre los grandes de la música de cine

Fundación Excelentia programa tres conciertos clásicos y cuatro de bandas sonoras en febrero

La música de los grandes compositores de bandas sonoras para el cine parece haberse impuesto en el gusto del público del Auditorio Nacional de Música de Madrid, dentro de la intensa programación de Fundación Excelentia para el mes de febrero. Zimmer, Williams y Morricone llenarán con su magia y su poder de evocación los conciertos de los días 6 (por partida doble), 13 y 28 de febrero, mientras que Beethoven, los clásicos rusos y Mozart y lo harán el 4, 9 y 25 respectivamente.

La primera antología de música de cine será el 6 de febrero a las 11:30 en la Sala Sinfónica del Auditorio, retomando el concierto del pasado 10 de enero que hubo de anularse por la nieve en Madrid. La Royal Film Concert Orchestra, bajo la dirección de Fernando Furones revivirá la música de grandes películas como El Caballero Oscuro, Inception, Jurassic Park, Piratas del Caribe, Gladiator, E.T., Cinema Paradiso, The Ecstasy of Gold, Hasta Que Llegó Su Hora, Madagascar, El Bueno el Feo y el Malo, Hook, El Rey León, La Muerte Tenía Un Precio, La Misión, La Lista de Schindler, Harry Potter y Star Wars. Y ese mismo día por la tarde, a las 19:30 vuelve Morricone acompañado de otros clásicos del cine, como Shostakovich, Puccini, Dvorak, Offenbach y Donizetti, entre otros. Lo interpretará la Delica Chamber Orchestra. Un programa parecido se ofrecerá el 13 de febrero a las 19:30. Y de nuevo Morricone y Williams recrearán sus éxitos de cine el último día del mes de febrero.

Los maestros clásicos también encuentran su hueco en la programación de Fundación Excelentia. El 4 de febrero a las 19:30 llegan dos de las grandes obras de Mozart y Beethoven, siguiendo con el homenaje que se inició el pasado año en el 250 aniversario de su nacimiento. Nada menos que el Concierto para piano y orquesta nº 5 “Emperador” y la Sinfonía nº 40 de Mozart, que sustituye a la Heroica de Beethoven para cumplir con la normativa de horarios. De este modo el concierto terminará a las 20:45. Lo interpretará la Orquesta Clásica Santa Cecilia con la dirección de Gregorz Nowak y con Szymon Nehring al piano.

Es curioso el subtítulo de «Emperador» que más tarde se le dio al quinto y último Concierto para piano de Beethoven, pero que nunca fue utilizado por el propio compositor que mostraba su desprecio por Napoleón precisamente desde que se hizo coronar emperador. Y, sin embargo, «Emperador», en un sentido más genérico, es un título apropiado para este concierto. Es una obra de tamaño y alcance imperiales, particularmente en su gran primer movimiento, y refleja su época desgarrada por la guerra en su tono viril y marcial. Su clave, mi bemol mayor, era una de las favoritas de Beethoven y una que él asociaba con pensamientos heroicos; también es la clave de la “Heroica”. Lamentablemente, Beethoven nunca pudo mostrarse como pianista con esta obra. Aunque había presentado todos sus otros conciertos para teclado al público, su sordera estaba ya demasiado avanzada para él.

Pocas obras del siglo XVIII son tan intensas, cromáticas y poco convencionales como la Sinfonía 40 de Mozart. Es una de sus obras más interpretadas y, sin embargo, a pesar del consenso en cuanto a su atractivo, no hay acuerdo en términos de interpretación. La sinfonía mira hacia el romanticismo o hacia atrás al barroco. Es una revelación de los cambios de humor de Mozart o no guarda ninguna relación con las emociones personales.

Llegan los rusos

El 9 de febrero es el momento de los grandes clásicos rusos, una de las constantes de la programación de Excelentia. De la mano de Fuad Ibrahimov como director y con Gleb Koroleff al piano y la Orquesta Clásica Santa Cecilia llegan R.Korsakov y la Obertura de la Gran Pascua Rusa; Rachmaninov con su Concierto para piano y orquesta núm 2; Shostakóvich y su Suite de jazz y el impetuoso u brillante Tchaikovsky con su genial Obertura 1812. Esta última es tal vez la más conocida obra del prolífico Tchaikovsky, aunque al parecer él la detestaba, pero le ganó admiradores en todo el mundo y lo convirtió en un nombre familiar. El propio Tchaikovsky se mostró despectivo sobre la pieza, escrita para conmemorar la retirada de Napoleón de Moscú. Curiosamente, esta obra rusa es interpretada cada año en las celebraciones del Día de la Independencia de Estados Unidos el 4 de julio.

Para completar la programación clásica de Excelentia, el 25 de febrero se unen de nuevo Beethoven y Mozart en un gran concierto que incluirá la Sinfonía nº 8 de Beethoven y el monumental Réquiem de W. A. Mozart. Lo hará la Orquesta Clásica Santa Cecilia y el Excelentia Vocal Ensemble bajo la dirección de Moritz Gnann.

El Réquiem es considerado una de las mejores obras de Mozart, y su proceso de composición está rodeado de un sudario de misterio y mitos, generalmente atribuido a la esposa de Mozart, Constanze, quien tuvo que mantener en secreto el hecho de que Mozart no había completado la obra para ser capaz de cobrar el pago final de la comisión. Se acepta comúnmente que Mozart terminó el Introito y dejó bocetos detallados del Kyrie y Dies Irae hasta los primeros ocho compases del Lacrimosa y partes del Ofertorio.

Sobre Fundación Excelencia

La Fundación Excelentia es una fundación privada sin ánimo de lucro que desarrolla sus actividades en el campo de la cultura. Nace para contribuir a la promoción del patrimonio lírico-musical e impulsar la creación y representación de las artes musicales en todas sus variedades adoptando y aunando las iniciativas necesarias para que se cultiven en libertad y perfeccionamiento permanentes. Son objetivos primordiales de la Fundación la difusión y divulgación de la música y el cultivo de nuevos valores musicales. Entre sus actividades fundamentales se encuentra la organización del Ciclo de Conciertos Excelentia que tiene lugar en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música de Madrid. Promocionando este ciclo la Fundación pretende acercar la música de calidad a todos los públicos con un amplio repertorio.

Además de su apuesta por hacer llegar la música clásica y otras músicas a todo tipo de públicos en distintos lugares de España, la Fundación tiene un fuerte compromiso social y por eso organiza también seminarios, mesas redondas, simposios, conferencias, concursos y cualquier otro tipo de reuniones sobre los temas que constituyen los objetivos de la Fundación. Así mismo, y para el mejor cumplimiento de sus objetivos, la Fundación Excelentia desarrolla un fuerte proyecto educativo que incluye conciertos pedagógicos para niños, ayudas para la formación musical, cursos de música para niños y conciertos benéficos. En su búsqueda comprometida a través del arte y consciente de que la música es un lenguaje para la paz, la Fundación Excelentia desea transmitir a través de su trabajo los valores universales de la armonía y la escucha que tanto ennoblecen al ser humano.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*