Cómo ha afectado la pandemia a la industria del sexo en España

Imagen: Jerzy Górecki

El confinamiento que tuvo lugar en España entre los meses de mayo y junio, tras declararse el estado de alarma por primera vez el 14 de marzo, dio lugar a los peores meses de la industria del sexo en nuestro país, produciéndose entonces un cierre masivo de clubes, a la par que aumentaron las llamadas a las escorts para que prestasen alternativamente servicios a domicilio.

El sector inició una recuperación a partir de finales de la pasada primavera a medida que iban entrando en la “nueva normalidad” progresivamente las diferentes comunidades autónomas, siendo las últimas en hacerlo el País Vasco, Cantabria y Cataluña. En concreto, el 19 de junio.

No obstante, aunque en los peores momentos de la pandemia se produjo un notable descenso del negocio, la actividad no se detuvo. De hecho, las prostitutas, ya fuera a título particular o vinculadas a una agencia de escorts, continuaron publicando anuncios, siendo constante, aunque más reducido, el tráfico de usuarios de estos servicios, que pasaron a ser predominantemente a domicilio, tal y como hemos indicado con anterioridad.

El mes en el que hubo una mayor caída de esta industria de manera generalizada en España fue abril, en el que se registró un 42% menos de anuncios publicados que en el mismo mes del año anterior, si bien la media de anuncios de escorts publicados en el período de tiempo comprendido entre y marzo y junio fue de un 32%, según puso de manifiesto un estudio hecho público por el motor de búsqueda en internet Escort Advisor.

Una vez que pasaron los peores meses para el sector de chicas de compañía en Madrid, el negocio registró su mejor cifra desde que se decretarse en España el estado de alarma, situándose en un 20% de disminución tan solo respecto al mismo período de 2019. Y es que, entre las diferentes provincias españolas, y siempre según la citada fuente, Madrid registró un 53 % menos de anuncios publicados en abril comparativamente hablando con el mismo período de tiempo del año precedente, siendo una de las Comunidades donde la industria del sexo se ha visto afectada por una crisis mayor.

Otra Comunidad Autónoma notablemente afectada fue Cataluña, donde en abril el descenso fue del 48%, precisamente cuando pocos meses antes, en enero de 2019, se había registrado un fortísimo ascenso del negocio de escorts en Barcelona llegando a situarse el porcentaje de crecimiento en esta provincia en un 56% más que el mismo mes del año 2019.

Otras tres provincias en las que, al igual que en Barcelona, el negocio del sexo de pago creció en gran medida hasta la declaración del primer estado de alarma fueron Pontevedra (+13%), Zaragoza (+24% de media) y Valencia, donde el incremento del sector llegó a ser de ¡un 109%!

Prácticamente todas las provincias españolas han ido poco a poco recuperádose, en lo que respecta a la actividad del sexo de pago, entre mayo y septiembre pasados, siendo Sevilla la que registró una mayor recuperación, con un crecimiento del sector de un 42%, después de que cayera el negocio en abril un 39%.

Eso sí, los precios de los servicios han tenido que adaptarse al contexto económico en el que nos encontramos, siendo los mismos un 24% más económicos actualmente, en términos generales, que los de la media registrada en España en 2019, con un descenso ligeramente inferior tanto en Madrid (-14%) como en Barcelona (-19%).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*