Isabel Díaz Ayuso: «Madrid continúa en pie»

Intervención de la presidenta de la Comunidad de Madrid en la presentación de la estrategia 'Reactivamos Madrid'

Isabel Díaz Ayuso / Foto: Comunidad de Madrid

Antes de empezar quiero dedicar unas palabras de recuerdo a una de las personalidades españolas más importantes en el ámbito económico, a Francisco Luzón, que ha fallecido hoy (por ayer). Además de su brillante trayectoria profesional, como todo el mundo sabe en los últimos ocho años se ha convertido en uno de los máximos exponentes de la lucha contra la ELA, aportando fondos para la investigación a través de su magnífica fundación y de su maravillosa mujer y de toda la familia.

Queremos enviarles un abrazo a todos y desearle que descanse en paz.

Madrid continúa en pie. Echando de menos a muchos de nuestros conciudadanos, a muchos seres queridos, a muchas personas convalecientes, pero con el afán de seguir en pie y, sobre todo, con más ganas que nunca de dejar atrás esta terrible pandemia, de vivir y de progresar. Pero en pie. Y, sobre todo, con más ganas que nunca de dejar atrás esta terrible pandemia.

Los datos de la segunda y tercera ola del COVID-19 demuestran que la Comunidad de Madrid sí asume sus responsabilidades y que el sistema autonómico funciona a favor de los ciudadanos cuando precisamente se dirige a ellos, a los ciudadanos.

Para esta Comunidad, para Madrid, la salud es lo primero, pero no se puede desligar de la economía, no se pueden enfrentar, porque esto solo demuestra una incapacidad manifiesta para gestionar ambas cosas. Y el tiempo nos está dando la razón.

El pasado 12 de noviembre, en la Asamblea de Madrid, expuse nuestra convicción de que “La primera piedra para construir el Madrid de 2030 era evitar que se destruyera aún más el de 2020”. Y, humildemente, creo que lo hemos conseguido.

Los datos del mercado de trabajo, la creación de empresas y la inversión extranjera nos siguen situando como el principal motor económico de España. Por eso Madrid es el objetivo a batir por políticas intervencionistas y liberticidas. Y somos el espejo que pone en evidencia que otra forma de gobernar es posible. Y también que la persona en paro no es libre, y en España hay cinco millones de parados.

La familia que no brinda a sus hijos la educación que considera oportuna, siempre que lo hagan bajo el amparo de la Constitución, evidentemente, no es libre. En España hay muchos millones de familias que no pueden elegir el centro educativo de sus hijos, y cientos de miles que ni tan siquiera el idioma que les pertenece, el español.

La persona que no puede heredar, contratar o invertir por culpa de la maraña burocrática no es libre; la persona que no puede afrontar sus proyectos vitales por culpa de la presión fiscal no es libre. En Madrid no ocurre nada de esto. Somos la referencia por méritos propios.

Es cierto que la situación no es halagüeña. No es responsable hacer llamamientos al optimismo infundado en un país que arrastra una factura por esta crisis de casi 100.000 empresas quebradas, 330.000 puestos de trabajo destruidos y otro millón de personas que pueden engordar estas listas en los próximos meses.

En nuestras manos está que la recuperación económica sea sólida y capaz de llegar a todos los ciudadanos.

La buena noticia es que no estamos solos. El pasado 26 de octubre Úrsula Von Der Leyen mostró su compromiso para ayudarnos, y la confianza en las comunidades autónomas para sacar adelante esta situación tan compleja.

La Unión Europea es el instrumento de mayor éxito en la representación y defensa de los valores de la democracia liberal de toda la historia, y tenemos una deuda con ella.

Nuestros socios están haciendo el mayor esfuerzo de la historia de la Unión para sacar adelante este Plan de Transformación, y nosotros tenemos que estar a la altura.

Y lo vamos a estar, pero sin renunciar a lo que somos: Una región libre, abierta, dinámica y plural. Nosotros estamos centrados en poner los fondos europeos a trabajar para reactivar Madrid.

El plan de Reactivación de la Comunidad de Madrid que hoy presentamos nos sirve para absorber el empleo del futuro, para reforzar la cohesión social, para construir una región más competitiva y productiva, para fortalecer el sistema sanitario, para modernizar el modelo educativo, para avanzar hacia una administración digital y ágil y para transitar hacia una movilidad sostenible e inteligente.

En definitiva, los más de 200 proyectos que hemos preparado son el eje conductor de ese Madrid de 2030 que tendrá lo mejor de hoy y que va a aprovechar lo mejor de todo aquello que está por venir.

España lo que no puede hacer es volver a planes estatales fallidos basados en la comunicación, como fue el Plan E, con cargo a los bolsillos de nuestros socios europeos. Por eso, además de los proyectos de inversión presentamos una hoja de ruta con 28 reformas estructurales.

Con el Plan de Reactivación de Madrid asumimos el compromiso de:

• Permitir que un empresario con licencia en cualquier región del país pueda operar en Madrid con la nueva Ley de Mercado Abierto.
• También, el de modernizar nuestra legislación urbanística para hacerla más sencilla y compatible con la regulación nacional e internacional.
• Y, por supuesto, el de agilizar procedimientos administrativos y reducir trabas burocráticas.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid es el de la eficacia en la ejecución de sus compromisos.

En la investidura nos comprometimos a digitalizar la región y a apostar por la innovación y el desarrollo. Pues bien, el 27% del Plan de Reactivación va precisamente destinado a reformas e inversiones en materia de transformación digital, y hay proyectos para alcanzar el 2% del PIB en materia de inversión en I+D+i gracias a la colaboración público-privada.

Pero también somos el gobierno del diálogo. Porque este Plan no sólo es fruto del trabajo muy difícil de todo el equipo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Lo es también por las propuestas de empresarios, de los agentes sociales y del dictamen de la Comisión de estudio para la recuperación e impulso de la actividad económica y social de la Asamblea de Madrid.

Además, vamos a crear un grupo de trabajo para que los agentes sociales participen a lo largo de su desarrollo.

También somos el Gobierno del municipalismo.

La reforma integral del Hospital La Paz, del Gregorio Marañón o del 12 de Octubre están localizadas en la ciudad de Madrid, pero son servicios públicos que se van a ofrecer para los 7 millones de madrileños.

Como también lo es el nuevo intercambiador que planeamos construir en Valdedebas o la ampliación de Madrid-Barajas Adolfo Suárez para convertirlo en un hub aeronáutico referente a nivel internacional.

Pero este plan también revierte directamente en favor de todos los municipios de Madrid. Con el Plan de Reactivación presentamos proyectos capaces, por ejemplo, de renovar el alcantarillado de El Escorial; digitalizar los recursos turísticos que dan servicio a municipios como Brea de Tajo, Carabaña o Ciempozuelos; que cuidarán de nuestros mayores, por ejemplo reformando la Residencia y Centro de Día Nuevo Versalles de Fuenlabrada; o que nos permitirán dar un impulso a la

Justicia madrileña mediante la construcción de edificios en Móstoles, Majadahonda, Getafe o Valdemoro.

El mensaje que transmitimos hoy al Gobierno de España y a la Unión Europea es claro: La Comunidad de Madrid tiene un plan para la recuperación económica y social.

Un plan capaz de movilizar más de 22.000 millones de euros gracias a la colaboración público-privada, alineado con Europa y con lo poco que sabemos por el momento por parte del Gobierno de España.

Pero, sobre todo, es un plan garantizado por los principios de un Gobierno liberal: El apoyo a los derechos y libertades de los ciudadanos, a la separación de poderes, a la primacía de la ley, a la economía social de mercado y el respeto institucional a los organismos supranacionales.

Europa es solidaria y transparente. España también debe serlo y adecuarse para que nuestros socios así nos den aquello que les estamos pidiendo. Y, por eso, a su vez, nosotros reclamamos compromiso, pero también transparencia, al Gobierno de España.

La opacidad y el partidismo no tendrán cabida en este momento decisivo.

Hoy, casi cuatro meses después, seguimos con más dudas que certezas acerca de este mecanismo de recuperación, no tenemos información. La concentración de las decisiones en la oficina del Jefe de Gabinete genera, por poner sólo un ejemplo, una sensación generalizada de arbitrariedad y de uso partidista de los 10.000 millones de euros que ya se han repartido.

Y no vamos a ser una Comunidad que pida más. Y, desde luego, no hacerlo en detrimento de las demás. No queremos más que nadie, pero sí somos responsables con esta región, que es clave en la economía del país, que está sorteando su momento más difícil de la democracia. Y, en Madrid, a pesar de que estamos mejor, los ciudadanos lo están pasando muy mal. Y basta darse un paseo por el centro, basta analizar la evolución en nuestras empresas para comprender que estamos viviendo un momento dificilísimo y que todos necesitamos ayuda, Madrid también.

Como representante de los madrileños no vamos a dejar de denunciar una anomalía que supone un agravio comparativo de 422 millones de euros con respecto a Cataluña. Esto por poner un ejemplo.

Madrid está liderando la lucha contra el COVID-19 y, gracias a este plan, lo que queremos es liderar la batalla contra sus efectos económicos y sociales.

Porque, por encima de todo, vamos a seguir siendo una región con impuestos bajos, en la que se respeta la propiedad privada y la libertad empresarial, y en la que se garantiza la igualdad de oportunidades gracias a unos servicios públicos excelentes.

Y mi pregunta: ¿Cuál es la propuesta que tiene Pedro Sánchez?

Por eso estoy segura de que este Plan de Reactivación es imprescindible para España, y también para Madrid.


Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*