Cuadernos de La Mancha, XLIX

Este libro en un Cd, con D.L-Cr-906-2019, titulado: Cuadernos de La Mancha, XLIX, consta de mil páginas, en 8,26 MB. Edición sin venta, gratuita, con pocas copias, testimonial.

Esta parte-tomo, el XLIX de la obra Cuadernos o Cuadernos de La Mancha, que consta de cincuenta tomos, es una indagación literaria-filosófica o filosófica-literaria sobre la realidad. La realidad, analizando o describiendo miles de cuestiones, desde esos dos grandes puntos de vista, más el estético-artístico, pero también, utilizando otras metodologías, en menor grado, de otros saberes ortodoxos (si admitimos, que el saber ortodoxo se divide en cinco grandes ramas: ciencias, tecnologías, filosofía, artes, teologías-religiones, y, algunos, hablan de cultura-culturas en sentido general).

Cierto es que cada saber, tiene su estatuto metodológico, y por consecuencia, su grado de verdad. Incluso, su grado de veracidad o falsabilidad, como diría Popper. Su grado de demostración, no es lo mismo, el saber o un concepto teológico que otro matemático o uno científico o uno filosófico…

Este tomo y todos los demás, de la dimensión escrita, -aunque dentro de este título, también hay una dimensión plástica-gráfica, que en otra ocasión señalaré-, es un intento de búsqueda constante de lo real, interior y exterior, social e individual, teórico y práctico, es decir, desear mayor grado de verdad-bondad-belleza-veracidad-bien-racionalidad-prudencia-utilidad, con sentido común

En cientos de miles de frases, debemos pensar que se habrán incrustado docenas de miles de errores. Por tanto, el autor de esta obra, indica y expresa, que la autoridad académica, si desea a nota de pie de página, sin rectificar nada de lo escrito, pero a pie de página subsane los errores, de tantos aspectos de todos los saberes ortodoxos, en cuanto a las cuestiones morales y éticas y espirituales, o las que entren en su competencia, también la Autoridad Moral del catolicismo, en notas a pie de página, indiquen correctamente, si desean, los errores que en sus competencias haya cometido, que serán muchos.

En el resto de cuestiones, me atengo a los Derechos Humanos, y, a un sistema de organización sociopolítica, democrático, éste con sentido común y racionalidad y prudencia y moderado. No he obtenido ningún beneficio económico de tanto trabajo cultural como he realizado, no quisiera que después, encima mis escritos, sirviesen para confundir o equivocar o escandalizar a otras personas, si es que alguna vez, esto es leído por otros seres humanos…

Este tomo, en concreto es sobre artículos periodísticos, pero entiendo estos, no solo como un género de la información, ni siquiera solo como un subgénero del periodismo de opinión, sino más bien, además de ello, como un género cultural y literario y filosófico, que analiza, docenas o cientos de cuestiones, de multitud de ámbitos, que interrelaciona cuestiones de diversos saberes.

Que intenta abrir nuevas perspectivas, nuevas realidades humanas o culturales o naturales o históricas que han sucedido, y que quizás, el lector o lectora no conozca, o, incluso, encontrar o abrir nuevas razones o argumentos. Pero esencialmente, no quiero persuadir a nadie de nada, pero evidentemente si se habla-escribe, tienes que expresar conceptos e ideas y datos y argumentos, sino la razón esencial, es que el interlocutor, piense, se haga él o ella, esas preguntas.

Tengo el interés particular esencial, de intentar elevar el artículo periodístico, que un día, si no los míos, si el género, tenga el mismo nivel de calidad y de formalidad, de contenido y de esencia, como puede disponer un libro de poemas o de teatro o de novela o de relatos. Es decir, dicho llanamente, que alguien, aunque yo no lo vea, a un articulista del mundo, le otorguen, alguno de los grandes premios de literatura existentes en el mundo. Es decir, elevar la columna periodística a sumo arte, y por tanto, tenga información y contenido y forma y estética y belleza… 

Esta obra, con miles de páginas escrita, la totalidad de los Cuadernos de La Mancha, con millones de palabras, utilizando docenas de géneros literarios y filosóficos y artísticos y estéticos, con cientos de lenguajes diversos, de distintas disciplinas, tratando miles de cuestiones desde multitud de puntos de vista.

Por tanto, tanto material, debe contener, miles o docenas de miles de errores, por exceso o por defecto, de contenido o de forma, de argumentos o de escritura. Pero también supongo que en ella nadarán algunas certezas y verdades, algunos, pienso, que pequeños descubrimientos. Esta es la obra de toda una vida, de no sé cuántas docenas de miles de horas de trabajo, de redacción, y aún, más de observar, pensar, analizar, estudiar, comparar, encontrar, etc.

Incluso admitiendo que esta producción cultural, este tomo el cuarenta y nueve, o la totalidad de todo lo escrito, o incluso todo lo escrito y todo lo gráfico-imágenes, en su totalidad, como un monasterio-catedral-rascacielos, que tiene muchas planteas o moradas o habitaciones, sea la obra más mediocre del mundo, la más pésima. Incluso admitiendo esto, es una de las obras, si no la más, de un único título y un único autor, no obras completas, en su sola dimensión escrita, una de las tres más grandes en número de palabras.

No entiendo o comprendo como esta obra, que se ha tardado décadas en realizarse, no tiene ningún lugar en la cultura actual, incluso aunque sea la peor del mundo, en todos los sentidos. Esto es un misterio-enigma, que supera mi inteligencia. Nunca, ninguna referencias en revistas culturales, ni digitales, ni en papel, ni en blogs, ni en antologías, ni en nada, o en casi nada. Eso, supongo que será una equis, que cuando esté frente al Tribunal del Buen Dios, lo entenderé y lo conoceré y lo sabré. Una obra, que solo ha buscado mayor verdad y bien y belleza… ¡Paz y bien…!


Jesús Millán Muñoz http://personal.cim.es/filosofia/ – © jmm caminero (14-26 mayo 2021 cr).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*