¿Como se colocan los implantes dentales cuando falta hueso?

La colocación de implantes dentales o, lo que es lo mismo, de pequeños tornillos de titanio en el hueso maxilar  a modo de raíces dentales artificiales, está considerada hoy en día por los especialistas en odontología y cirugía plástica periodontal o maxilofacial como la mejor solución para reponer dientes perdidos, ya que presenta múltiples ventajas: además de devolver la estética a la sonrisa, permite recuperar la funcionalidad de la mordida; supone una alternativa permanente a la falta de piezas; presenta una apariencia natural de modo que no se perciben diferencias con los dientes reales, haciendo que la persona con implantes se sienta bien y cómoda; y conlleva una altísima probabilidad de éxito, casi del 100%, ya que es una cirugía en la que son muy remotas las posibilidades de rechazo o de que se presente alguna incompatibilidad al respecto.

Además, un implante no perjudica al resto de piezas, a diferencia de lo que ocurre con los puentes dentales; paralelamente, evita la reabsorción de la masa ósea dental o pérdida de hueso que se produce por la falta de dientes, ya que, tal y como hemos señalado anteriormente, el implante implica la inserción de un pequeño tornillo en el interior del maxilar, sustituyéndose así la raíz del diente, es decir, el propio tornillo hace de raíz.

Otros aspectos beneficiosos de colocarse implantes dentales es que no requieren una higiene diferente a la del resto de dientes, ya que no es preciso extraerlos para limpiarlos, siendo una última ventaja y fundamental su excelente relación calidad precio, que convierten este tratamiento al que es preciso someterse en una clínica dental en Madrid en muy rentable pues es duradero y ofrece comodidad y estética.

A la hora de elegir profesionales cualificados para la aplicación de esta cirugía, que es mínimamente invasiva, indolora gracias a la sedación consciente y muy segura si se planifica bien y ejecuta por expertos cualificados, lo más recomendable es acudir a especialistas en implantología perfectamente preparados, con experiencia, formados en las últimas técnicas que se manejan en el mundo sobre implantes dentales, conocedores de los diagnósticos de vanguardia y tratamientos odontológicos de última generación, y que cuenten con la tecnología y aparatología más punteras para garantizar los mejores resultados.

Así son los profesionales que trabajan y pueden encontrarse en la Clínica Dental Ruiz de Gopegui, una de las mejores clínicas especializadas en implantes dentales en Madrid, también especializada exprofeso adicionalmente y entre otros servicios, en resolver brillantemente uno de los principales inconvenientes a la hora de planificar la colocación de implantes, como es la falta de hueso en el maxilar o en la mandíbula.

1

Implantes dentales sin hueso

Colocar de forma eficaz implantes dentales sin hueso o con poco hueso para restaurar piezas requiere de unos conocimientos avanzados en implantología. Es un proceso complejo pero no imposible. Existen diferentes técnicas para hacerlo. Se opta por una u otra en función de las características y situación del paciente.

Regeneración ósea

Uno de los tratamientos es la regeneración ósea, que hay que efectuar en ocasiones incluso como consecuencia de implantes deficientes llevados a cabo con materiales de mala calidad, que suelen producir infecciones y estética deficiente, además de ocasionar dolor, siendo necesario quitarlos e iniciar un proceso de regeneración de encías y hueso.

La regeneración ósea puede hacerse mediante distintas técnicas, previa realización de pruebas diagnósticas vanguardistas, como el TAC 3D Planmeca, con las que se obtienen diagnósticos precisos que a su vez conllevan tratamientos más eficaces.

Para la regeneración ósea, que sirve para crear una estabilidad ósea para la colocación de implantes dentales, se suele emplear la técnica de levantamiento del seno maxilar junto con la aplicación de plasma rico en factores de crecimiento. Así se enriquece la calidad del hueso maxilar, que también gana en cantidad para un rápido crecimiento.

Injerto de hueso

Otra técnica habitual para la regeneración ósea es el injerto de hueso, muy indicado para lograr resultados óptimos. Se puede usar además para defectos pequeños, soliéndose emplear injertos autólogos, o sea, tomados del mismo paciente, para evitar que haya rechazo.

El uso de injertos óseos es una de las técnicas más empleadas en la reconstrucción de los maxilares en toda su integridad morfológica y/o con volumen suficiente de hueso para alojar los implantes.

Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF)

Basada en la regeneración natural de tejidos, es una técnica sencilla gracias a la cual se pueden ofrecer alternativas para la colocación de implantes dentales sin hueso.

Consiste en la utilización de sangre del propio paciente para procesarla y obtener plasma enriquecido, esto es, rico en factores de crecimiento. La sangre se introduce posteriormente en la parte que se quiere tratar y de este modo se reduce la inflamación y acelera la recuperación de la zona lesionada.

Las técnicas para la colocación de implantes sin hueso permiten reconstruir el hueso dejándolo como era antes de su pérdida; son la opción idónea para pacientes jóvenes dejando abierta la posibilidad de colocar implantes al cabo de los años; ofrecen la agradable y confortable sensación de que los dientes son propios; permiten recuperar la masticación total y la funcionalidad de la boca, y posibilitan reemplazar implantes mal insertados y colocar nuevos de mayor calidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*