Eloísa Martínez: «Dentro de cada fémina hay una gran mujer de hojalata: se moldean, deforman, pero no se rompen»

Autora de `No valgo para vender´y `Mujeres de hojalata´

Eloísa Martínez Santos

Por Eva Fraile

Su andadura profesional como comercial, no solo curtió su carácter, sino que le sirvió de inspiración para escribir No valgo para vender y acercarse a una de sus vocaciones: la enseñanza. Su experiencia vital, por otra parte, la ha llevado a conocer a mujeres con vidas increíbles, como las que protagonizan Mujeres de hojalata. Así pues, Eloísa Martínez, que tuvo un día que aparcar su pasión por escribir, puede hoy decir que ha recuperado, a través de ambas obras, dos de las cosas que más satisfacción le dan en la vida: escribir y enseñar.

1¿Haber desempeñado trabajos como comercial te curte para afrontar tu andadura literaria?

Pues sí, claro que ayuda. En mi caso, el miedo escénico está superado. Solo necesito llegar a los lectores.

Aseguras que No valgo para vender no es un libro para hacerse millonario por arte de magia, ¿te gustaría que tu libro se desmarcase de ese género de autoayuda de consumo rápido?

No valgo para vender está totalmente desmarcado de ese género. Es un libro práctico, con ejemplos y sugerencias basados en la experiencia de 22 años de profesión cuando lo escribí. He impartido cientos de cursos y talleres en este tiempo. No valgo para vender es libro de subrayar, de mesilla, de tomar notas, el dossier del curso online que consta de 22 vídeos y que está basado en el libro.

Mucha gente en España se dedica a la labor comercial, ¿crees que el panorama ha mejorado desde tu época?

Me quedo con el término cambio. Cuando empecé, en 1985, el mercado estaba más abierto a los grandes pedidos, los autónomos se multiplicaron en una década. Luego llegaron las crisis de 1997 y 2008 y se quebró la prosperidad. Ahora, la forma de vender ha sufrido grandes cambios: online, teléfono móvil, posibilidad de enviar catálogos e información en el acto. Antes prevalecía la venta emocional; ahora, los vendedores que se queden en ese punto tienen un porvenir muy corto. Hay que informatizarse a tope y conocer cuantas más técnicas, mejor.

1El título Mujeres de hojalata alude a un comentario despectivo que la protagonista hacía refiriéndose a sus antepasadas, a las que consideraba unas perdedoras, si bien luego va descubriendo una realidad muy distinta. ¿Has conocido a muchas «mujeres de hojalata», mujeres que bajo la apariencia del fracaso eran en realidad figuras admirables?

Sí, muchas y sigo conociendo. En base a las vidas que me llegan, puedo asegurarte que dentro de cada fémina hay una gran mujer de hojalata (de las que se moldean, deforman, pero no se rompen), sin embargo, el título nació pensando en la serie Las chicas de oro. Quizá seas muy joven para recordarla. El caso es que Carmen, una de las protagonistas, llamó a sus familiares «mujeres de hojalata» para mostrar su desprecio por ellas, como algo sin valor, un atajo de fracasadas.

¿Cuál de los personajes de Mujeres de hojalata es tu favorito?

Eso no quiero desvelarlo, lo siento. Todas lo son, cada una a su manera. Creo que este punto le corresponde decirlo a los lectores. Te diré que, entre los muchos comentarios que me han llegado, las dos más votadas son la bisa Esperanza y Alicia.

¿Qué te gusta leer?

Biografías, historias, ensayo, novela.

Cuando empiezas a escribir, ¿ya tienes claro cómo va a ser la trama, los personajes, o también improvisas un poco?

Suelo tenerlo claro, aunque eso no impide que cambie según avanzo.

¿Qué proyectos tienes próximamente?

Dar a conocer Mujeres de hojalata, ese es el proyecto más ilusionante, también tengo medio preparada otra novela, pero de momento duerme. Es el tiempo de mis mujeres y voy a entregarme por completo a que lleguen al mayor número de lectores.

1 Comment

  1. Mujeres de hojalata la he leído y me parece una novela estupenda. Una trama muy bien hilvanada, unos personajes bien construidos, y sobre todo un ritmo que va de menos a más que hace que te enganches y no puedas dejar de leer. La recomiendo sin duda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*