La empresa madrileña Wattson Smart Charging, ganadora de los MUBIL Mobility Awards junto con Ecomagnet

Wattson propone una estación móvil de recarga basada en un sistema de almacenamiento transportable, mientras que Ecomagnet apuesta por la recuperación y procesado de materiales de motores eléctricos obsoletos para la obtención de tierras raras destinadas a la fabricación de imanes permanentes, imprescindibles en los nuevos motores eléctricos

Ane Isausti, Directora de Mubil; Markel Olano, diputado general de Guipúzcoa; Kenny Álvarez, director de Ecomagnet: Adrián Heredia, CEO de Wattson; Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno vasco, y Jabier Larrañaga, presidente de la Fundación Mubil

Los MUBIL Mobility Awards han premiado a la guipuzcoana Ecomagnet y a la madrileña Wattson por sus revolucionarios proyectos en el campo de la movilidad sostenible e inteligente. Ambas empresas logran una estancia durante un año en el ecosistema MUBIL, toda una referencia internacional que incluye a empresas de la talla de CAF, Irizar e-mobility, Petronor e Iberdrola, para desarrollar su proyecto y poder exponer de forma gratuita en la tercera edición de la feria Go Mobility by MUBIL que se celebrará en marzo de 2022. Además, Ecomagnet se lleva 25.000 euros al ser considerada la mejor iniciativa de todas las presentadas, mientras que Wattson ha logrado 10.000 euros como segunda mejor propuesta.

La empresa madrileña Wattson aspira a superar uno de los obstáculos que dificultan el desarrollo de los vehículos eléctricos. Para ello, han ideado un sistema de recarga móvil basado en un sistema de almacenamiento transportable, de manera que sería factible enviar una ‘electrolinera’ allá donde se necesite. El público objetivo de este proyecto son tanto usuarios finales como empresas operadoras de flotas de vehículos, y el proyecto cuenta ya con el apoyo de Porsche e Iberia.

Por su parte, Ecomagnet ha centrado su proyecto en la recuperación y procesado de materiales de motores eléctricos obsoletos para la obtención de tierras raras destinadas a la fabricación de imanes permanentes, imprescindibles en los nuevos motores eléctricos. Hasta ahora el sistema de obtención de estos imanes se realiza en China con un sistema muy caro y contaminante, por lo que Ecomagnet ha diseñado un proceso basado en la economía circular que permite aprovechar elementos desechados y obtener polvo con el que se elaborarán imanes permanentes. De esta manera, el proceso de fabricación no sería contaminante, tendría un bajo coste, podría realizarse en nuestro país y permitiría aprovechar estos residuos.

Durante el acto de entrega de premios, desarrollado en Tabakalera (Donostia/San Sebastián), las dos iniciativas ganadoras han debido defender sus propuestas ante un panel de expertos junto a los otros cuatro proyectos finalistas. El jurado ha destacado la altísima calidad de todas ellas.

Durante el acto de entrega de premios, al que ha asistido la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, ha tomado la palabra el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, quien ha destacado que MUBIL es fruto de una “profunda convicción”, que no es otra que “la apuesta por la economía del futuro”, materializada desde un territorio con un “ADN industrial” que persigue a su vez “dar respuesta al cambio climático”. “Queremos que MUBIL se sitúe en la vanguardia de la nueva movilidad a nivel europeo. Contamos con importantes fortalezas industriales, una contrastada capacidad innovadora y conocimiento avanzado en este ámbito. Gracias a ello, MUBIL es una realidad que, desde la ambición, está impulsando ya la industria ligada a la nueva movilidad, tal y como muestran los premios entregados hoy”, ha afirmado el diputado general.

El diputado general ha valorado, asimismo, el “éxito” de esta primera edición de los MUBIL Mobility Awards y el “altísimo nivel” de los proyectos presentados. “Las iniciativas participantes nos muestran cómo va a ser la movilidad del futuro. Estoy convencido de que, desde la colaboración entre empresas, centros tecnológicos, universidades e instituciones, seguiremos avanzando hacia una economía verde, que genere empleo de calidad y que nos permita avanzar en el tránsito hacia una sociedad más sostenible”, ha apuntado Olano, quien ha recordado que MUBIL es una iniciativa que ha sido gestada en el marco de Etorkizuna Eraikiz de la Diputación de Gipuzkoa y que cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco.

El acto fue conducido por Antonella Broglia, referencia internacional en el campo de la innovación social, quien ha afirmado que MUBIL es “un ejemplo” en cuanto al desarrollo sostenible e inclusivo de las ciudades, capaz de aglutinar lo público y lo privado, y de proponer alternativas viables para afrontar el cambio climático. “En tiempos de alarma y casi sin margen para actuar, MUBIL prueba que aún podemos marcar una diferencia si realmente queremos”, ha afirmado.

Finalistas

Junto a Ecomagnet y Wattson, han alcanzado la final otros cuatro proyectos, de un total de 28 iniciativas participantes en los premios. Entre los finalistas se encontraba la propuesta de Bia Power, de Barcelona, que se basa en el desarrollo de una plataforma de software para optimizar la carga de vehículos eléctricos, para que el suministro de energía sea lo más sostenible y económico posible. La iniciativa, que ya está operativa, se basa en la inteligencia artificial para detectar el estado de la red eléctrica y de los puntos de recarga y, al mismo tiempo, incentivar la recarga en los momentos en los que el mix energético es más limpio y la tarifa eléctrica es más barata.

Otra de las finalistas ha sido la donostiarra Proven, que trabaja en el desarrollo de una plataforma de validación de datos para agilizar los desarrollos de vehículos autónomos. Los procesos que permiten que un sistema asista al conductor o circule de forma autónoma con total seguridad es un proceso muy largo, costoso y complejo, por lo que esta empresa ha ideado una infraestructura para gestionar y anotar los billones de datos provenientes de los sensores de visión de forma más eficiente. De esta manera, el coste de producción de los coches asistidos y autónomos será mucho más económico y podrán llegar antes al mercado.

De otra parte, la vizcaína Asimob ha desarrollado un sistema de inspección automatizada de la carretera para verificar de forma sistemática las buenas condiciones de visibilidad y estado de la vía. Su proyecto busca disminuir el riesgo de la conducción, sobre todo en la red de carreteras secundarias, donde se produce la mayor parte de las muertes de tráfico. Actualmente, las personas encargadas del mantenimiento de la red viaria recorren las carreteras personalmente, anotando las necesidades de intervención manualmente. La propuesta de esta empresa es instalar un equipo ligero en estos mismos vehículos para recoger imágenes de todo el recorrido de forma automática, que luego serán analizadas con modelos de visión artificial para garantizar que la señalización esté en perfecto estado.

El sexto finalista ha sido la también vizcaína Ox Riders, que está en proceso de fabricación de una motocicleta 100% eléctrica e inteligente. Este vehículo podrá cargarse en cualquier enchufe, y cuenta con un diseño especialmente cuidado. La fabricación contaría con un 80% de componentes nacionales. El proyecto está tan avanzado que ya hay lista de espera en España, en Francia y en Portugal, que empezarán a recibir las primeras unidades en octubre de este mismo año.

La Diputación Foral de Gipuzkoa es la principal impulsora de MUBIL, Centro de Movilidad Inteligente y Sostenible, que cuenta también con el apoyo de BIC Gipuzkoa, el Ente Vasco de la Energía, la Cámara de Comercio de Gipuzkoa, Indar, IBIL, las EITs Innoenergy y Urban Mobility, CIDETEC, el Cluster Vasco de la Energía y el Cluster Vasco de Movilidad y Logística, además de las ya citadas CAF, Irizar e-mobility, Petronor e Iberdrola.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*