Medicina Interna del Ramón y Cajal desarrolla un modelo que predice el riesgo de COVID-19 grave

Investigadores del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Ramón y Cajal y del Grupo de Enfermedades Multisistémicas del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS), han liderado una investigación basada en el Registro SEMI-COVID-19 que ha permitido desarrollar y validar un nuevo modelo pronóstico para predecir el riesgo de COVID-19 grave o enfermedad crítica.

El modelo denominado PRIORITY, utiliza nueve variables clínicas simples y fácilmente disponibles en la evaluación inicial de los pacientes para estimar el riesgo de mortalidad o ingreso en UCI. Además, se ha desarrollado una calculadora online de libre acceso para facilitar su aplicación inmediata en la atención de primera línea. El objetivo de los autores ha sido desarrollar una herramienta que pueda ser útil para identificar pacientes de alto riesgo en entornos sin acceso a pruebas de laboratorio o radiológicas, así como en sistemas sanitarios con bajos recursos o alta presión asistencial.

Reconocimiento internacional

Los resultados de este trabajo han sido publicados en la revista científica de alto impacto Clinical Microbiology and Infection, bajo el título “Predicting critical illness on initial diagnosis of COVID-19 based on easily obtained clinical variables: development and validation of the PRIORITY model”.

Para desarrollar el modelo predictivo se han analizado datos de 10.433 pacientes incluidos en el Registro SEMI-COVID-19, que fueron hospitalizados en 132 centros de España entre el 23 de marzo y el 21 de mayo de 2020. Para el desarrollo del modelo se seleccionaron 7.850 pacientes ingresados en hospitales de referencia terciarios, con una edad media de 65,8 años. De los pacientes incluidos en esta cohorte de desarrollo, el 25,1% presentó COVID-19 grave, 8,3% ingresaron en UCI y 20,4% fallecieron. La validación del modelo se realizó con datos de 2.583 pacientes ingresados en hospitales de menor tamaño, con una edad media de 69,5 años y de los que un 27,0% presentó enfermedad crítica, 7,7% ingresaron en UCI y 23,0% fallecieron.

El modelo PRIORITY mostró una buena capacidad para identificar la enfermedad crítica por COVID-19 tanto en la cohorte de desarrollo como de validación, con áreas bajo la curva ROC de 0,823 y 0,794, respectivamente.

Las variables incluidas en el modelo fueron: edad, dependencia, enfermedad cardiovascular, enfermedad renal crónica, disnea, taquipnea, confusión, presión arterial sistólica y saturación ≤ 93% basal o requerimiento de oxígeno suplementario previo a la evaluación. Los investigadores resaltan que, a pesar de su simplicidad, “el modelo tuvo un rendimiento similar a escalas predictivas publicadas anteriormente

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*