Urge en Afganistán la ayuda humanitaria a la población desplazada y refugiados

El país se encuentra en una situación crítica, viéndose afectadas sobre todo las mujeres y las niñas

Refugiados afganos / Foto: ACNUR / © REUTERS/Stringer

Tras dos décadas de guerra en Afganistán y el abandono del país por parte del Ejército norteamericano el pasado 30 de agosto, después de que lo hicieran previamente otros poderosos ejércitos de Occidente, tras invadirlo en 2001, liderados por los estadounidenses, con la promesa de apoyar la democracia y eliminar el terrorismo tras los ataques del 11 de septiembre, los talibanes se han apoderado de casi la totalidad de Afganistán, incluida Kabul, la capital, y el palacio presidencial, y se encuentran en estos días en fase de formar Gobierno.

Un final caótico, violento y muy trágico tras 20 años de invasión, resultado de una meteórica ofensiva de los talibanes acontecida durante el verano a raíz de que en el pasado mes de abril el gobierno de Joe Biden decidiera retirarse de Afganistán fijando el 31 de agosto como fecha tope para alcanzar dicho objetivo. No obstante, para el 15 de agosto el país se encontraba ya en manos de los talibanes, poco después de la huida a Emiratos Árabes del presidente Ashraf Ghani.

Los vertiginosos acontecimientos sembraron más que miedo, terror, entre decenas de miles de afganos que, por un lado, ocuparon multitudinariamente el aeropuerto, con la esperanza de formar parte de los ciudadanos extranjeros y de sus aliados afganos evacuados, ocasionándose situaciones desastrosas y de gran confusionismo, y/o se lanzaron, por otro lado, hacia las zonas fronterizas para huir por tierra de los talibanes y abandonar el país como refugiados.

Los días de caos en el aeropuerto se vieron incrementados por un atentado suicida el 26 de agosto, produciéndose una explosión en Kabul como consecuencia de la cual fallecieron 180 personas, entre ellas 13 soldados estadounidenses.

En este contexto de futuro tan incierto para millones de personas, muchas de las cuales han tenido que abandonar sus hogares prácticamente con lo puesto, careciendo de agua, alimentos, ropa y techo, resulta imprescindible la ayuda humanitaria, siendo ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, uno de los principales agentes que está socorriendo a la población y a los refugiados Afganistán proporcionándoles alimentos, ayuda de emergencia y refugios asimismo de emergencia, junto con kits de higiene y de salud.

A su vez, ACNUR, que sigue operando casi en tres cuartas partes de los distritos de Afganistán, necesita donaciones para sostener la ayuda humanitaria, que incluye incluso dar soporte psico-sanitario a una población impactada por la explosión en Afganistán y muy agotada por la larga guerra de Afganistán y sus terribles consecuencias.

¿Qué está pasando en Afganistán?

Para entender en esencia qué pasa en Afganistán cabe resaltar de manera resumida que desde el inicio de la guerra hasta la salida de EE.UU. del país a finales de agosto pasado, cientos de miles de personas han fallecido en el conflicto de Afganistán a lo largo de los 20 años transcurridos desde la invasión de los norteamericanos, tras cuya marcha el país centroasiático se ha sumido en una situación de tremenda inseguridad y violencia, que ocasiona un gran sufrimiento humano y desplazamientos masivos. De hecho, desde principios de año hasta el momento se han registrado 570.000 desplazamientos de una población afgana que está en situación crítica, huyendo de la violencia en busca de seguridad y abrigo en otros lugares del país. Además, los afectados especialmente durante la guerra de Afganistán son las mujeres y los niños pero, sobre todo, las niñas. El 80% de los desplazados son mujeres, niñas y niños. Así, las necesidades humanitarias son extremas.

La ayuda a ACNUR, hoy, es por lo tanto más necesaria que nunca. Hasta la fecha, la agencia ha ayudado a evaluar las necesidades de cerca de 400.000 desplazados en el interior del país y ha proporcionado ayudas directas (agua, alimentos, refugio, ayudas en efectivo, kits sanitarios) a 230.000 personas. Y esa ayuda la necesita la ONG de forma urgente, pues Afganistán camina hacia una situación más crítica aún de la que ya padece, a la que puede poner la “puntilla” la llegada del frío en los próximos meses.

Por ese motivo ACNUR ha lanzado un llamamiento adicional y urgente para poder dar respuesta a la emergencia en Afganistán: necesitará alrededor de 63 millones de dólares para cubrir con ayuda humanitaria el período que abarca hasta diciembre de 2021. Su plan priorizará satisfacer las necesidades del más de medio millón de personas desplazadas en el país y preparar la respuesta en los países colindantes a Afganistán ante la inminente llegada de los refugiados.

1

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*