Cómo el Team Building y el Outdoor Training contribuyen al éxito de las empresas

Tanto los trabajadores como los empresarios que han participado en iniciativas y dinámicas de equipo y/o eventos de empresa organizados para promover el trabajo cooperativo y asociativo, así como fomentar la unión y cohesión entre quienes pertenecen a una misma compañía, se muestran de acuerdo en subrayar la eficacia de este tipo de acciones, también conocidas como Team Building actividades o Team Factory.

El Team Building, que bien podría traducirse como “construcción de equipos”, mejora el trabajo en equipo y la comunicación y el entendimiento entre los empleados de una empresa, al igual que sus relaciones interpersonales e incluso sus relaciones con la propia compañía. Además, ayuda a que los trabajadores estén más motivados, refuerza su sentimiento de pertenencia a la organización y favorece que rindan más al realizar su labor, lo cual a su vez redunda en la consecución de los objetivos y la obtención de mayores beneficios para la compañía.

Igualmente, el Coaching Empresarial, como también podría denominarse al Team Building, fomenta las habilidades de liderazgo, la toma de decisiones, la superación personal, la coordinación entre los miembros de un equipo de trabajo y la resolución de problemas a través del trabajo conjunto. Asimismo, mejora el ambiente laboral, refuerza la confianza mutua entre los miembros de un equipo e impulsa la creatividad y la innovación entre los participantes en los eventos y actividades.

Por todos los motivos señalados, el Team Building está alcanzando progresivamente mayor popularidad entre las organizaciones y grupos, que se esfuerzan cada vez más, para beneficiarse de sus muchas ventajas, en ofrecer a sus miembros y empleados a lo largo del tiempo múltiples y diversas actividades en común, dependiendo en cada momento del logro u objetivo que se pretenda alcanzar o incluso qué problemática concreta se desee resolver.

Son muchas las iniciativas que proponen los expertos en organizarlas para que los participantes en las mismas aprendan experimentando (de ahí que se ha acuñado la expresión aprendizaje experiencial) y al mismo tiempo divirtiéndose, siendo una de las características de las actividades de Team Building que finalicen con observaciones, reflexiones y la obtención de conclusiones que resulten de provecho para todo el equipo, tanto para los empleados como para los empleadores o empresarios.

Los expertos del sector resaltan que las empresas que están teniendo más éxito internacional llevan muchos años poniendo en práctica estos métodos, que nacieron en EE.UU. hace casi 25 años, habiéndose convertido en mucho más que una tendencia al alza o una iniciativa de moda, ya que ha quedado instituido en las mejores empresas o las que persiguen las obtención de los más altos rendimientos. Éstas incluyen cada año en sus presupuestos partidas destinadas a las actividades de Coaching Empresarial, Team Building o Team Factory, conscientes de que el éxito de sus organizaciones depende en buena medida de la implicación de sus trabajadores con la compañía.

Aunque estas actividades de «construcción de equipos» en general no son completamente novedosas, al haberlas incorporado muchas empresas a sus engranajes organizativos y formar parte de sus dinámicas de funcionamiento en varios momentos del año, algunas de las acciones en concreto sí que pueden resultar más innovadoras y atractivas, como por ejemplo las que se llevan a cabo al aire libre, ya sean con el formato de eventos, jornadas de formación o de incentivos y/o actividades de motivación. Todas ellas se engloban bajo el epígrafe Outdoor Training y para su organización las compañías cuentan con la colaboración de empresas especializadas, como Amazonia Team Factory entre otras.

Las actividades de Outdoor Training tienen objetivos más ambiciosos que el ofrecer meramente cursos y juegos al aire libre para empresas. Aunque conllevan un contexto formativo y se basan en metodologías de aprendizaje que utilizan la observación, el pensamiento, el hacer y sentir (ello define verdaderamente el aprendizaje experiencial), con su realización se adquieren conocimientos, se desarrollan y trabajan competencias y habilidades y, por encima de todo, se promueven actitudes y valores que enriquecerán a cada participante en la actividad de Outdoor Training, de forma que posteriormente pueden aprovecharse muy ventajosamente en sus entornos laborales.

Cuando se experimenta y se tiene la vivencia, lo que ocurre y sucede durante la actividad se puede observar desde diferentes puntos de vista, así como analizar para aportar visiones mucho más amplias y abiertas, nuevas, que conducen a la postre a proponer iniciativas y soluciones a ejecutar para resolver cualquier cuestión o problema, lo que a su vez conlleva compromisos trasladables a los ámbitos de las empresas, que de este modo resultan positivamente favorecidas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*