Iris Morata, autora de «Inolvidar»: «Es más difícil escribir sobre personas con contradicciones, pero más enriquecedor»

Iris Morata

Por Eva Fraile

Confiesa que la moda siempre formará parte de su vida, pero que ha decidido vivirla de una forma más tranquila, alejada del ajetreo de los preparativos de las nuevas colecciones. Ahora está volcada en su gran pasión, la escritura. Y es que Iris Morata (Barcelona, 1982) vive los contrastes y los matices de la vida con la misma naturalidad con que le gusta describirlos en los personajes de sus novelas.

– ¿Cómo se pasa de diseñar zapatos a dedicarse a la escritura?

Con cautela. Al principio, mientras seguía trabajando en la moda, me costó meses confesar que dedicaba mi tiempo libre a escribir.

Tenía miedo a las reacciones de mi entorno y a las subidas de cejas mudas que lo dicen todo.   El vértigo en los momentos altos y las dudas e indecisiones de los bajos me han acompañado desde que decidí cambiar el rumbo de mi vida.

– ¿Dirías que escribir supone desnudarse y exponerse de una forma más profunda que la mayoría de artes?

No más que otras. Puedes desnudarte tanto como quieras, pero también tienes más herramientas para cubrir lo que te interesa que no se vea. Y, como el resto de artes, siempre depende de las gafas que lleve quien lo consume y hasta dónde está dispuesto a ver.

1– Inolvidar está lleno de historias donde la virtud y la maldad conviven, incluso podríamos decir que en paz. ¿Dirías que es cada vez más difícil escribir este tipo de personajes llenos de matices?

Vivimos expuestos a contenido nuevo constantemente; tanto en las redes sociales como en las plataformas de streaming, las opciones son casi ilimitadas. Me da la sensación de que la facilidad y rapidez con la que se crean cientos de series y películas cada semana obligan, en muchos casos, a tener personajes lineales, llenos de tópicos. Pero si miramos lo que tenemos en la vida fuera de las pantallas, es fácil ver que esos estereotipos son irreales. Las personas de verdad están llenas de tonalidades, agridulces y contradicciones. Un padre amoroso puede acosar a sus empleados, la presidenta de una ONG ser infiel a su marido o el mejor amigo que nunca te fallaría puede planear un fraude. La línea que delimita el bien del mal es difusa casi siempre, y no todo el mundo la trazaría en el mismo lugar.

Dicho eso, creo que es más difícil hurgar y escribir sobre ese tipo de personalidades, pero también mucho más enriquecedor.

– Has vivido en varias ciudades y en varios países, ¿cómo te ha ayudado esto a la hora de escribir?

Hacer turismo está muy bien, pero no se llega a conocer una cultura hasta que te sumerges en ella. Moverme por el mundo me hace aprender cosas nuevas y sorprenderme cada día, lo cual me da vivencias para recrearme en lugares y personajes con matices, o tener referentes más variados.

– ¿Qué te gustaría transmitir con Inolvidar?

Inolvidar es aquella sensación de querer olvidar algo pero no conseguirlo. Podemos dejar de respirar, pero, ni siquiera intentándolo con todas nuestras fuerzas, conseguiríamos deshacernos de un recuerdo a nuestro antojo. Ni los ricos, ni los pobres. Ni los sabios, ni los ilusos. No podemos someternos a una operación para borrar a alguien de nuestro subconsciente, pero muchas veces, no conseguir dejar atrás, es decir, inolvidar, duele más que un hueso roto.

– ¿Echas de menos el mundo de la moda?

A veces un poco, sobre todo los inicios de una nueva colección: la búsqueda de nuevos materiales, meterme de lleno en una temporada que tardará cuatro estaciones en llegar e intentar predecir un poco el futuro.  No echo nada de menos el resto.

La moda nunca dejará de formar parte de quien soy, pero la manera de vivirla ahora es más calmada, desde la distancia.

– Como escritora, ¿con quién te gusta más que te comparen?

Rosa Montero, Joel Dicker o Albert Sanchez Piñol.

– ¿Qué próximos proyectos tienes entre manos?

El más visible: descubrir la ciudad a la que me acabo de trasladar.

El más solitario: la nueva novela en la que llevo más de un año trabajando, y que estoy a punto de terminar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*