Regresa el José Zorrilla periodista con una nueva edición de recuerdos del tiempo viejo

Cultura Commodore ha presentado una nueva edición de Recuerdos del tiempo viejo, las memorias del escritor y dramaturgo vallisoletano José Zorrilla (1817-1893), que acaba de editar Bolchiro

Ernesto Arias, Liz Perales y José Luis Alonso de Santos

Cultura Commodore, nuevo espacio en Madrid que aúna las experiencias culturales y gastronómicas del icónico restaurante Commodore, ha acogido la presentación de Memorias del tiempo viejo, del escritor vallisoletano José Zorrilla (1817-1893), que ha editado Bolchiro con prólogo del dramaturgo José Luis Alonso de Santos y en el que da testimonio de su ajetreada vida ofreciendo también un panorama excepcional del siglo XIX.

La presentación ha corrido a cargo del dramaturgo José Luis Alonso de Santos, estudioso y admirador de Zorrilla y prologuista del libro; el actor Ernesto Arias, que leyó algunos fragmentos de la obra, y de Liz Perales, editora de Bolchiro y responsable de la revisión del texto, que también incluye notas y grabados de la época.

Alonso de Santos, que veía cuando era estudiante la estatua de Zorrilla en Valladolid, obra de Aurelio Vicente Carretero, ha destacado que con el estreno de Don Juan Tenorio (1844), Zorrilla se convirtió en un escritor sobre el tiempo, al igual que Marcel Proust: “es la obra del plazo, de los plazos que se cumplen y de la relación del ser humano con el tiempo, porque ese plazo es algo que termina”, ha señalado antes de explicar cómo fue la curiosidad la que lo llevó a estudiar a su paisano: “soy curioso y la curiosidad me llevó a buscarlo”. Además, ha hecho hincapié en su personalidad poliédrica: “El Zorrilla del don Juan es solo uno de los Zorrillas, acaso el más conocido, pero hay muchos más, como este periodístico, de lenguaje muy moderno porque utiliza una mezcla de periodismo y literatura, y lo hace de una forma muy actual, pues hacer política es hacer lenguaje”.

Unas memorias “periodísticas”

En estas memorias, el poeta romántico recoge episodios políticos, culturales y sociales relevantes de su época, junto con otros en los que es mero espectador o fabulador de estos. Con su publicación vuelve a las librerías esta rareza bibliográfica de la literatura española del siglo XIX, ausente de ellas hace lustros. En ellas, Zorrilla se nos revela como un hombre solitario, contradictorio, ferozmente autocrítico, pero con gran sentido del humor y de trato amistoso; y, además, como un hombre de empresas imposibles, cosmopolita y con una vida aventurera que discurre por Europa y América. En ocasiones es protagonista en estos artículos de episodios políticos, culturales y sociales relevantes de su época, mientras otras se comporta como mero espectador o fabulador de estos.

Estas memorias son la obra fundamental del último periodo literario de Zorrilla: las escribe cuando contaba 64 años y forzado por la necesidad. El poeta romántico todavía mantenía intacta su gran popularidad, a pesar de que era consciente de que su tiempo había pasado. Escritas en una excelente prosa, según opinión de algunos expertos, las memorias van de 1840 a 1866 y recogen desde sus vivencias en el ambiente teatral madrileño, a sus viajes a Francia, Cuba y México, donde el emperador Maximiliano le nombró director del teatro nacional.

Zorrilla comenzó a publicar por entregas una serie de artículos en prosa en “Los Lunes de El Imparcial” a partir de 1879 bajo el título Recuerdos del tiempo viejo. El interés suscitado por los lectores hizo que los reuniera en un primer volumen que apareció por primera vez en Barcelona (en 1880, impreso por Sucesores de Ramírez y Compañía), y al que le sucedió un segundo que ya se imprimió en Madrid (en 1882, por Tipografía Gutenberg). Zorrilla fue alargando la publicación de recuerdos sueltos pese a anunciar hasta en cinco ocasiones que ya no seguiría escribiendo más, e incluso añadió un tercer volumen que publicó el editor Eduardo Mengíbar de Madrid y que llamó Hojas traspapeladas de los Recuerdos del tiempo viejo. En esta edición de Bolchiro no se incluyen las Hojas traspapeladas.

Cultura Commodore

Cultura Commodore, a través de su programa de actividades, renueva así un espacio simbólico que ha sido lugar de encuentro y diálogo cultural, escenario obligado durante décadas en la historia reciente de España. Además, con carácter anual, se volverán a celebrar los Premios Commodore, que establecen siete categorías: Narrativa, Poesía, Teatro, Cine, Periodismo, Música y Talento joven, y que se fallarán en junio de 2022.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*