Más de 50 majariegos acuden a la convocatoria del PSOE para aunar posturas y exigir el arreglo urgente de la piscina de Huerta Vieja

Centro Deportivo Huerta Vieja de Majadahonda / Imagen de archivo

En la reunión, celebrada el pasado martes en la Casa de la Cultura Carmen Conde de Majadahonda, el portavoz socialista, Manuel Fort, informó del contenido de los informes técnicos existentes y pidió la unidad de todos los afectados para poder buscar alguna solución al grave problema estructural de la instalación “debido al mal mantenimiento que se ha producido durante años y que ha provocado la corrosión de todos los pilares de carga”. Fort anunció que el PSOE llevará una moción al próximo Pleno Municipal exigiendo la puesta en marcha de un procedimiento de urgencia para iniciar las obras de arreglo necesarias y que se mantenga la gestión directa  de esa instalación.

El objetivo de la reunión, según Fort, era intentar coordinar y unificar las demandas de los numerosos ciudadanos que se habían ido dirigiendo al Grupo Municipal Socialista pidiendo ayuda y criticando duramente la inacción de un gobierno PP-VOX, incapaz de dar alguna solución a un problema que ha llevado a que la única piscina de verdad pública de un municipio de más 73.000 habitantes haya tenido que cerrar sus puertas por graves problemas estructurales, derivados de la falta de mantenimiento.Casi cuatro meses desde el cierre y no se ha hecho NADA desde entonces. Se descubrieron algunas columnas, se pidieron los informes urgentes y nadie ha vuelto a pasar por la piscina, ninguna acción nueva, ningún procedimiento administrativo iniciado. Nada de nada. Cuatro meses perdidos”.

Desde el cierre de Huerta Vieja de forma indefinida, “la única solución que ha sido capaz de proponer el Ayuntamiento ha sido trasladar a los usuarios a la piscina municipal del Valle de la Oliva, gestionada por la empresa Forus a través de una concesión, un acuerdo hablado que no se ocupó de definir cómo iba a ser la acogida de los usuarios, ni de la situación en la que quedarían los trabajadores de Huerta Vieja”.

Mucha gente de la que empezó a ir a Forus lo ha ido dejando porque, aparte de otras desconsideraciones como las de no dejarles acceder a un aparcamiento situado en terreno municipal, tenían que nadar amontonados, sin posible separación por niveles, y en solo dos calles. Consideración singular merecen las condiciones laborales tercermundistas que han soportado las monitoras contratadas, procedentes de Huerta Vieja, con sueldo de menos de 4€ por hora por clase dada, hasta acabar con un despido por no superar el periodo de prueba. Hablamos de  profesionales con más de veinte años de experiencia”, ha señalado el portavoz socialista Manuel Fort.

“No entiendo cómo un alcalde, ante una situación como la existente, no se digne ni siquiera a contestar las  cartas o correos de los vecinos, y, menos, que se niegue a recibirlos y darles una explicación razonable de la situación. Mientras, las escuelas deportivas desaparecen, los usuarios que pueden, se desplazan a Las Rozas a nadar y, los demás, se quedan sin un servicio que en muchos casos está prescrito por sus médicos”.

Las instalaciones de Huerta Vieja, con 27 años de antigüedad, tienen todos los  pilares de carga que sostienen la estructura con claros signos de corrosión, el 50% en una situación grave o muy grave. Esta patología afecta muy significativamente a las propiedades estructurales del acero de esos pilares, presentando un riesgo de seguridad estructural del edificio. Los técnicos consideran en sus informes que la causa que ha provocado esta patología ha sido la ausencia de un mantenimiento adecuado, acorde con las necesidades que demanda un ambiente fuertemente agresivo.

Los socialistas hemos denunciado numerosas veces el precario mantenimiento de las instalaciones públicas municipales: durante la presente legislatura hemos denunciado las permanentes averías en la caldera del polideportivo que dejaba sin agua caliente en las duchas a los usuarios. Es vergonzoso e inadmisible que las dos únicas piscinas públicas de gestión directa en Majadahonda, la exterior con 40 años de antigüedad y la cubierta con 27 años, estén completamente abandonadas. Tal vez la intención sea la privatización, como han hecho con todas las concesiones en los últimos años”, concluyó Manuel Fort.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*