¿Pensando en renovar tu sofá? Consejos para acertar con tu elección

El sofá es uno de los elementos más importantes del hogar, que incide directamente en la decoración y también en nuestro bienestar, ya que es el gran protagonista del salón o de cualquier otra estancia donde se coloque, y además nos aporta ese momento de relax que buscamos cuando queremos desconectar de la rutina y disfrutar de un rato de tranquilidad.

Por ello, es fundamental contar con un sofá de calidad, que se ajuste a nuestras necesidades, encaje con el estilo del resto de la decoración y nos aporte la comodidad que necesitamos. Y es que, más allá del uso que hacemos, hay que tener en cuenta que un sofá lo compramos a largo plazo, por lo que es importante que pueda mantenerse en perfecto estado durante el máximo tiempo posible.

Lo sabemos y, por ello, a continuación, te damos una serie de consejos para renovar tu sofá de la mano de Sofassimo, una tienda de sofás en Madrid que cuenta con una amplia colección con sofás de todo tipo de alta calidad y una elevada experiencia, que se muestra como una apuesta segura a la hora de comprar tu nuevo sofá.

Tips para elegir y acertar con tu nuevo sofá

¿Qué uso vas a hacer de tu sofá?

Lo primero que debes tener en cuenta es el uso de tu sofá, ya que esto marcará el tipo de sofá que necesitas, porque no es lo mismo un sofá que vayas a colocar y que lo vayas a utilizar cada día con toda la familia, que un sofá que vayas a instalar a modo de decoración en un dormitorio o una sala de estar, y que vaya a recibir muy poco uso.

Si por ejemplo tienes poco espacio en casa y buscas un sofá que te permita recibir a invitados, un sofá cama será la mejor opción, ya que podrás utilizarlo como un sofá convencional en el día a día, y convertirlo en cama cuando sea necesario, evitando que los invitados tengan que dormir en un colchón hinchable.

Tamaño

Una vez tienes claro el uso que vas a hacer, hay que escoger el tamaño más adecuado para tu sofá, que estará directamente relacionado con el espacio disponibles, así como con el número de personas que lo vayan a utilizar.

Para acertar con tu elección, mide el espacio que tengas disponible para colocar el sofá, para así conocer las medidas máximas que podrá tener, y a partir de ahí, comenzar a buscar sofás que encajen con el espacio disponible. De lo contrario, existe la posibilidad de que acabes comprando un sofá demasiado grande y que después te des cuenta de que no cabe o, que te hagas con un sofá demasiado pequeño.

¿Un consejo? Elige el sofá más grande posible sin que llegue a resultar molesto, y asegúrate de que deje espacio suficiente como para poder pasar, así como de que no haga que el sofá parezca excesivamente pequeño.

Comodidad

Por supuesto, un sofá debe ser lo más cómodo posible, ya que al fin y al cabo lo vas a utilizar para descansar y relajarte. Por ello, debe ser altamente confortable, ya que de lo contrario no solo no te va a ofrecer la comodidad que buscas, sino que además puede producirte dolores de espalda.

En este aspecto, recomendamos un sofá con un relleno de firmeza media, que no resulte ni muy blando ni muy duro, en el que el respaldo y el resposacabezas, que es donde vas a apoyar la espalda y la cabeza, sean más blandos que el asiento, para así evitar hundirte.

Y, si buscas la máxima comodidad, hazte con un sofá relax, ya que estos sofás pueden reclinarse en su totalidad, y de forma separada en cada plaza. De esta forma, no solo disfrutas de la máxima comodidad, sino que puedes adaptar el asiento a tus gustos y necesidades.

Color

El color es otro aspecto muy a tener en cuenta al elegir tu sofá, especialmente si quieres que combine bien con el resto de la decoración.

En nuestra opinión, el color del sofá lo marcará principalmente el tamaño de tu salón, ya que en función del color que elijas, el espacio podrá parecer más grande y luminoso, o más pequeño y oscuro.

Por ejemplo, si tu salón es pequeño y oscuro, los colores claros serán los más acertados, como el blanco, el beige, el rosa pastel, el gris claro, etc., ya que estos colores aumentan la sensación de amplitud y de luminosidad, consiguiendo que el espacio parezca más grande. En cambio, los tonos más oscuros restarán luminosidad y harán que parezca mucho más pequeño.

En cambio, si tu salón es grande, las posibilidades de color son mucho mayores, ya que podrás elegir prácticamente cualquier color que desees, sin problemas de amplitud ni luminosidad. Podrás atreverte con colores más fuertes como el negro, el marrón, el azul marino, etc.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*