Boadilla ya acoge a los primeros 44 ucranianos, 25 de ellos menores, traídos por el Ayuntamiento

El autobús que el Ayuntamiento de Boadilla envío la pasada semana a la frontera de Polonia con Ucrania llegó ayer, tras 45 horas de viaje, con 44 personas desplazadas, entre las que hay 25 menores. Todas  ellas van a ser alojadas con familias de la localidad que se han ofrecido para acogerlos. Para este fin, el Ayuntamiento tiene habilitado en la página web un registro en el que pueden inscribirse los interesados además de otro en el que empresas y particulares pueden ofrecer servicios o material para ayudar al mantenimiento de estas personas en Boadilla.  Para acceder a los registros se debe entrar en este enlace.

El autobús partió hacia la frontera cargado de medicinas, material higiénico y mantas que los vecinos de Boadilla han donado a través de Protección Civil en una campaña impulsada por el  Consistorio. Hasta allí se desplazaron para coordinar la operación el jefe de la Policía Local, Luis Fernández- Pinedo;  una  técnico del área de Servicios Sociales, Fátima Abyoualladen; y la traductora  Lyudmyla Mulko. En la frontera se encontraba ya un vecino de Boadilla, Pablo Grubsztein , impulsor de esta iniciativa y cuyo trabajo para lograr el traslado de los refugiados ha resultado fundamental.

El alcalde, Javier Úbeda, recibió a la expedición en la explanada el palacio del Infante D. Luis después de que, a su llegada a la Comunidad de Madrid, fueran trasladados al Hospital Zendal para un primer chequeo médico. Inicialmente  han sido alojados en el camping de un municipio limítrofe en el que permanecerán las primeras 48 horas para descansar y recibir orientación sobre la convivencia con las familias y poder estrechar lazos con los compatriotas que han venido con ellos para formar una red de personas de su misma nacionalidad en Boadilla.  Durante la estancia en el camping, los alimentos necesarios están siendo aportados  por el grupo DIHME, del sector de la restauración.

Hoy jueves las 18 unidades familiares que han llegado serán recibidos por las familias de acogida, que ya han mantenido una reunión con personal de Servicios Sociales en la que les han trasladado la información necesaria para realizar el acogimiento.

El Ayuntamiento ha puesto a disposición, tanto de las  familias ucranianas como de las acogedoras,  todos los medios disponibles para facilitar su integración y bienestar. Están recibiendo apoyo para realizar los trámites que necesitan; desde el principio van a recibir clases de español y los niños serán escolarizados en centros públicos de la Comunidad de Madrid.

Para que los más pequeños puedan también integrarse con mayor facilidad, la ludoteca de la Casa de la Juventud ha ampliado su horario también a las mañanas, entre 10:00 y 14:00 horas, horario en el que se cuenta con los servicios de una traductora de ucraniano y una monitora.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*