El emblemático edificio Kodak de Las Rozas entra en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra

Abandonado desde 2012, ha sufrido todo tipo de actos vandálicos y destrozos

Cualquiera que haya circulado por la A-6 a la altura de Las Rozas (Madrid) lo habrá visto alguna vez. Se trata del inmenso edificio Kodak, construido en los años ochenta de siglo XX, y abandonado en 2012. Desde entonces empezó a ser objeto de actos vandálicos, robos y destrozos, hasta llegar a su estado habitual de abandono y ruina.

Por estos motivos, el edificio Kodak de Las Rozas (Madrid) acaba de incorporarse a la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge más de mil monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Son muchos los valores patrimoniales que reúne el conjunto. En primer lugar, su valor como obra arquitectónica de la Eastman Kodak Company, empresa que ha perdido muchos de sus inmuebles incluso dentro de la Comunidad de Madrid, y que compartían características similares en cuanto al concepto del edificio con su entorno. Este valor por lo tanto se corresponde con el de originalidad.

Por otra parte, se encuentra el valor como patrimonio industrial arquitectónico de los edificios sociales en España, concretamente de la segunda mitad del siglo XX, donde destaca la diafanidad, iluminación, la disposición de los interiores y la relación de los espacios interiores con el entorno exterior ajardinado, vinculado a las condiciones de los trabajadores. Además, el edificio se caracteriza por tener una expresividad propia en sus volúmenes racionalistas.

Otro valor sería el medioambiental y arqueológico del conjunto, por su cercanía al conjunto arbóreo y al ya mencionado ajardinamiento del proyecto. También influyen la interacción entre los elementos construidos, el espacio arbolado y el paisaje circundante.

Por último, el valor social del desarrollo económico de Las Rozas y de la presencia de Kodak en España también está presente ya que el conjunto es un vestigio de dicho desarrollo. Pero, además de esto, al tratarse de una empresa muy relacionada con la fotografía y la industria del cine, el edificio es testigo directo de dicha producción en el país a finales del siglo XX, y es representante de la formación de técnicos especialistas de ese ámbito, tanto miembros de la compañía, técnicos de los laboratorios o particulares que se iniciaban en la materia.

El edificio Kodak fue construido en los años ochenta de siglo XX, y abandonado en 2012. El primer proyecto del conjunto arquitectónico data de 1975, y los arquitectos responsables fueron José María Pagola de la Fuente, Luis García Camarero, y los hermanos José Félix y Luis Felipe Heredero Cornago. Las obras finalizaron en 1982, siendo el proyecto ejecutado por José María Arangüena y Calixto del Barrio.

Se trata de un inmueble de tipo industrial que fue muy importante en el desarrollo histórico de la industria fotográfica en la Comunidad de Madrid. La Eastman Kodak Company fue fundada por George Eastman y su socio Henry Strong en 1888, siendo una de las compañías más relevantes en cuanto a la producción de cámaras y películas fotográficas en el siglo XX, entre otras cosas. El declive de la compañía hizo que algunos de sus edificios fueran abandonados en la primera década del siglo XXI, aunque algunos de ellos han sido reutilizados. Además de oficina, el edificio en cuestión sirvió como taller y escuela de cine y fotografía para más de 20.000 personas.

Con la quiebra de la empresa llegó el abandono del importante complejo de oficinas en Las Rozas de Madrid y su posterior venta a una inmobiliaria. Estuvo a punto de ser derribado para levantar 750 viviendas, y fue incluido en el catálogo de bienes y espacios protegidos del municipio.

El edificio es de apariencia horizontal y de líneas sobrias, y se encuentra situado al borde de la vía de servicio de la A-6, Kilómetro 23, en el municipio de Las Rozas de Madrid.

El inmueble cuenta con dos plantas con aperturas en forma de hueco de influencia clásica, con arcos de medio punto en la parte superior. La fachada norte, espacio destinado para la cantina, presenta el mismo tipo de aperturas. Por la entrada principal del edificio administrativo se accede en primer lugar al vestíbulo a doble altura. El patio ajardinado organiza el espacio y da paso a un corredor para acceder a los espacios de trabajo, destacando la cantina y el comedor. El interior todavía alberga mucho de lo que fue la central de Kodak en España, ya que cuenta con una sala de exposiciones, proyecciones, estudios fotográficos y demás.

Otro edificio hacía de conexión entre el principal, administrativo, y otro que servía de almacén de material fotográfico y cinematográfico, pero ambas construcciones se demolieron en 2021.

El edificio está integrado en su entorno natural, en una parcela con una densa arboleda y piscina para los trabajadores. El ajardinamiento exterior está formado por una gran cantidad de especies de árboles, césped, un estanque y una red de canales. Se refuerza así la idea de un complejo que está en contacto con el exterior y el entorno, algo propio en los edificios de la Eastman Kodak Company que hay repartidos en diferentes partes del mundo.

La filosofía de la empresa al crear un espacio de tales características, era que los trabajadores se sintieran confortables en su zona de trabajo a través de los espacios diáfanos y el entorno natural.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*