Mujeres que rompen barreras en el contexto rural

Acción contra el Hambre, a través de sus programas de empleo y emprendimiento, ha conseguido, en los últimos cinco años, que 5.200 mujeres hayan encontrado trabajo o iniciado un proyecto empresarial propio. Muchas de ellas se han convertido en punta de lanza en trabajos tradicionalmente masculinos.

Ejemplos de ello son Juana Gómez, ganadera; Rosa Mª Calvo, conductora de autobuses; Noelia Fuentes, emprendedora, y Mª del Mar Rodríguez, soldadora. Mujeres participantes en los programas de Acción Social en Castilla la Mancha que han seguido su vocación profesional pese a las barreras relacionadas con la desigualdad de género que se han encontrado.

Actualmente, la desigualdad entre hombres y mujeres en el entorno laboral sigue existiendo. La brecha salarial entre hombres y mujeres en España es del 24% según datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según los datos de la última encuesta realizada a las personas participantes de los programas de Acción contra el Hambre a las personas beneficiarias de sus proyectos de acción social, el 64,6% de los hombres cobra más de 1.000 euros al mes, frente al 43,9% de las mujeres.

Esta situación se agrava aún más en el entorno rural, donde los sectores con más oportunidades laborales, ganadería, agricultura, industria, están tradicionalmente masculinizados. Otras de las barreras, en el contexto rural para las mujeres son, mayor dificultad de conciliación y subrepresentación en puestos de toma de decisión.

Garantizar el acceso al empleo y emprendimiento rural

En el último año, han participado en programas de Acción Social de Acción contra el Hambre más de 1.000 mujeres que residen en el entorno rural. Estos programas se han llevado a cabo principalmente en localidades de Castilla la Mancha, Asturias, Navarra, Extremadura y algunas zonas de Andalucía.

En todos estos programas se identifican previamente las necesidades específicas de las mujeres y hombres y se incide, en el caso de las mujeres, en competencias que fomentan la seguridad en sí mismas, la toma de decisiones, la gestión del tiempo y el manejo de creencias limitantes.

En 2021, fueron 349 mujeres residentes en entorno rural las que encontraron un empleo impulsadas por los programas de empleo de acción social. Además, se crearon 16 nuevos negocios a manos de mujeres del entorno rural, que participaron en los itinerarios de emprendimiento de Acción contra el Hambre.

Sólo en Castilla la Mancha, en 2021, más de 200 mujeres accedieron al mercado laboral con el apoyo de los proyectos de Acción contra el Hambre. En el caso del emprendimiento, sólo en Asturias el pasado año se crearon 29 modelos de negocio liderados por mujeres en el entorno rural y 8 de ellas pusieron en marcha su proyecto.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*