Si pides un préstamo online, antes asegúrate de esto…

Hoy en día, pedir un préstamo online es una opción muy cómoda y práctica para hacer frente a diversos gastos: si quieres hacer una reforma en el hogar o necesitas dinero para comprar muebles, si acabas de comprar un coche, si vas a hacer un viaje, si tienes que financiar los estudios, etc.

No obstante, solicitar préstamos rápidos a la ligera puede resultar contraproducente, sobre todo si contactas con proveedores de crédito online poco conocidos. Esta decisión supone un riesgo adicional que podría llegar a convertirse en una estafa en potencia.

Por tanto, ¿qué puedes hacer para ahorrarte el disgusto? ¿Cómo puedes elegir un proveedor seguro? ¿En qué debes fijarte para saber si un préstamo rápido online es fiable?

El sello AEMIP

La Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP) es una entidad sin ánimo de lucro que se encarga de regular los micropréstamos. Esta asociación profesional sigue un código de buenas prácticas con el fin de garantizar una mayor confianza entre las entidades financieras y los clientes.

Por esta razón, si buscas un préstamo confiable, puedes fijarte si la entidad está afiliada a la AEMIP buscando el sello de este organismo en la página web. De esta forma, podrás saber que la entidad financiera forma parte de dicha asociación y ofrece un servicio seguro y de calidad.

La página web es segura

La seguridad es un aspecto fundamental en Internet. Por tanto, si quieres saber si un proveedor es fiable o no, puedes comprobar si la página web cumple con los requisitos mínimos de seguridad.

Por ejemplo, el protocolo del navegador debe comenzar con HTTPS, es decir, debe terminar en ‘s’. Esto ya te indica que se trata de una página web que cumple con el estándar básico de seguridad.

Por otro lado, también puedes comprobar que dicha página web tiene el certificado de seguridad SSL (Secure Socket Layer), lo que implica que la información de la web está cifrada y, por ende, tus datos estarán protegidos si solicitas un préstamo. Para ello, fíjate si junto a la URL, al principio, aparece un candado.

Otro aspecto importante que puedes revisar es la sección de ‘Aviso legal’ y también la sección de ‘Política de privacidad’. Aquí puedes encontrar los datos de la empresa y también el Reglamento General de Protección de Datos.

Otros usuarios la recomiendan

Si quieres conocer la reputación de una entidad financiera, puedes buscar por internet y consultar las opiniones de otros usuarios. Este tipo de información es muy valiosa y útil en estos casos, ya que podrás conocer de antemano la experiencia de otros usuarios a la hora de contratar un préstamo o realizar cualquier otra operación con dicha entidad.

Tómate tu tiempo en hacer una buena búsqueda en foros, blogs, redes sociales o comparadores de préstamos, y no le eches mucha cuenta a las opiniones que suelen aparecer en las páginas web de los proveedores. No tienen por qué ser falsas, pero tampoco sabes si son 100 % ciertas.

¿Te piden dinero por adelantado?

No te fíes nunca si una entidad te pide dinero por adelantado para completar el préstamo. Esto es algo que nunca te va a pasar si eliges entidades financieras seguras, así que lo más probable que sea sinónimo de estafa.

Si el proveedor te pide algún tipo de comisión o el adelanto de la primera cuota del pago, descártalo de inmediato. Sin embargo, puede que para solicitar dicho préstamo rápido utilices un intermediario para encontrar el mejor préstamo del mercado. En este caso, es posible que el intermediario sí se lleve una comisión por hacer su trabajo.

Conclusión

Solicitar un préstamo rápido online puede parecer sencillo, pero si no se hace en la plataforma adecuada puede suponer un grave problema. Por esta razón, lo mejor es llevar a cabo una investigación previa teniendo en cuenta ciertos aspectos fundamentales para decidir si estás ante un proveedor seguro y de calidad. Lo demás, es pan comido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*