Sobre el Nuevo Arte y las personas

José Ortega y Gasset

Según ArtPrice dispone en su base de datos, precios de subastas de arte, de setecientos mil artistas de todos los tiempos y épocas y culturas.

Por tanto, solo en subastas existen obras de 777.700 autores y autoras de arte plástico de todos los tiempos y épocas y culturas, incluidos los anónimos. Con catorce millones de remates de obras de arte, y un millón de obras de arte listadas en este último año. Obras de todos los estilos, épocas, tiempos, géneros artísticos, técnicas, etc.

Estas cifras pueden parecer sin importancia, pero fijan uno de los límites del mundo artístico plástico. Hay que tener en cuenta, que los cientos de miles de autores y autoras de arte plástico, que no han entrado en el mercado secundario, o de subastas, no están reflejadas, ninguna de sus obras. Hay que tener en cuenta, que los cientos de miles de autores-as plásticos-as, que exponen en galerías comerciales, pero no han traspasado esa puerta, no están nombrados. Y, hay que tener en cuenta, que cientos de miles de artistas plásticos, que ni siquiera están en la nómina de las galerías comerciales, sino que exponen en concursos, salas públicas, y, cosas semejantes, tampoco están.

Usted va al mercado o supermercado, compra un kilo de tomates, y, lo consume o se deteriora en el camino de varios días. Pero las obras de arte, aunque se destruyen y deterioran muchas, una gran parte de ellas. Quizás, contrariamente, a lo que se indica, la mayor parte de lo que se produce o produzca en el arte plástico se va deteriorando, olvidando, destruyendo, tirando –este es un problema o cuestión, que ya hemos hablado en otros lugares, pero aquí lo dejaremos para otro día-. Por tanto, el autor o autora, que con toda su ilusión empieza en este mundo, debe saber, que al menos, existen setecientos mil autores y autoras que llevan siglos o décadas o milenios, con sus obras, anónimas o no, que ya están dentro del mercado artístico, ya han llegado a las subastas, ya, han considerado, que tiene un valor, valor estético y cultural y conceptual y económico, que debe perdurar. Cosa que debe ser así, cosa que las obras no se deberían destruir…

Ortega y Gasset, publicó en El Sol, el 16 octubre del 1924, un artículo titulado Diálogo sobre el Arte Nuevo, en el que nos narra el encuentro de Baroja y Azorín, y que empezaron a hablar del Arte y del Arte Nuevo. Este artículo que ya va a cumplir los cien años, diríamos, nos plantea, siempre el mismo problema y la misma cuestión. Pero si nos fijamos en cierto modo, el arte es una manifestación mental y de la conciencia humana, podríamos indicar hoy, que es una cuestión neurológica, hasta que no sepamos que es eso que tenemos dentro que denominamos cerebro y encéfalo, pues no podremos comprender y entender, multitud de realidades que derivan de nosotros mismos, en ese besarse lo interior con el exterior.

Por otro lado, si la tecnología avanza, los vehículos y el vestido, también los conocimientos de las ciencias, nadie podrá pensar, que las artes no van a hacer lo mismo. Si aumenta la demografía, por consecuencia, también, entran en el juego del mundo, más ojos y más cerebros, que percibirán el mundo de distinta manera y forma y perspectiva y dimensión y situación y realidades y concepciones.

También, el arte y el arte plástico, son un modo y medio de inversión económica, de congelar el dinero en una obra de arte, y transformarlo en dinero al cabo de equis tiempo, con una plusvalía. Es un depósito o una mercancía que dispone de suficiente grado de estabilidad, incluso en tiempos convulsos. El arte es una gran hucha de colores y de formas, que sirve para congelar y descongelar el dinero. La prueba es que existen Aduanas Libres en el Mundo que en sus depósitos, se acumulan y coleccionan las más grandes obras de Arte, cientos de miles, junto a medallas, monedas, lingotes de oro, botellas de vino… -De pasada, a los bodegueros de la Mancha y de España, bien harían, en estudiar crear una línea de producción, de botellas de vino de alto nivel y calidad y de selección y colección, para que las conserven en esos depósitos, de tal modo, que sean obras gastronómicas, con etiquetas especiales, artísticas y numeradas, para que entren en las colecciones mundiales…-.

¿Puede existir un Nuevo Arte, que el mercado artístico no lo acepte, todos los gestores e intermediarios culturales artísticos, no permitan que salga adelante, porque las consecuencias de ese nuevo Arte Plástico serían demasiadas? ¿Algo semejante como sucede en otros mercados del mundo, en otras mercancías y servicios, que se compran determinadas patentes, porque sus consecuencias en el mercado serían muy grandes, y, así, se retrasan esos nuevos adelantos técnicos y mercantiles…?

¿Pueden ser que existan Manifiestos Artísticos y Estéticos, ya fijados en palabras y conceptos, y, obras realizadas en ellos, que el mercado artístico, no se fija en ellas, no les quiere dar entrada al mundo del Arte, porque sus consecuencias, podrían ser imprevisibles, en el movimiento estético y conceptual y, especialmente económico…? ¿Se incentiva el Nuevo Arte, que no pone en crisis el anterior, pero no se permite, el que pudiese poner en crisis, las vanguardias de casi estos dos últimos siglos…?

¡¿Por tanto, señor Ortega y Gasset, seguimos con la misma cuestión, siempre del Nuevo Arte…!?


Jesús Millán Muñozhttp://twitter.com/jmmcaminero  © jmm caminero (29 abril-17 mayo 2022 cr)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*