Bulgaria recibe 17 buitres negros españoles que partieron desde el Hospital de Fauna Salvaje de GREFA en Majadahonda

Gracias a la colaboración internacional entre ONG

Un buitre negro es introducido en un jaulón de aclimatación en los Montes Ródopes (Bulgaria). Foto: Rewilding Rodhopes

Un total de 17 buitres negros han sido trasladados a los Montes Ródopes, procedentes de España, con vistas a su liberación el próximo otoño en esta zona del sur de Bulgaria. Esta actuación está impulsada por la organización internacional Rewilding Europe y la ONG Bulgarian Society for the Protection of Birds (BSPB/BirdLife Bulgaria), con la colaboración de GREFA, que aporta su experiencia de años en reintroducciones de buitre negro y otras especies amenazadas.

El grupo de buitres negros trasladado a Bulgaria está formado por nueve machos y ocho hembras y han sido transportados por carretera gracias a un operativo coordinado por GREFA que se llevó a cabo recientemente con la salida de los animales desde el Hospital de Fauna Salvaje que esta asociación tiene en Majadahonda (Madrid).

La finalidad de la medida es contribuir a la recuperación del buitre negro en Bulgaria, donde esta rapaz necrófaga se extinguió hace unos treinta años y cuya población está empezando a ser recuperada gracias al trabajo de diversos proyectos en varias zonas del país. Estos proyectos suponen además un eslabón más en el objetivo de comunicar las poblaciones naturales y reintroducidas de buitre negro a lo largo de toda Europa.

Rehabilitados y criados en cautividad

La mayor parte de estos buitres negros procede del propio hospital de fauna de GREFA y de otros centros de recuperación de fauna similares en Andalucía, Extremadura y Comunidad Valenciana, donde las aves habían sido previamente rehabilitadas para su vida en libertad tras ingresar tiempo atrás con diferentes problemas o patologías. Se da la circunstancia además de que cuatro de los buitre negros trasladados a Bulgaria nacieron en 2021 en el centro de cría en cautividad de especies amenazadas gestionado por GREFA.

Como fase previa a su liberación en los Montes Ródopes, los buitres negros han sido emplazados en un recinto cerrado construido en la propia zona búlgara de reintroducción, donde las aves viven actualmente y donde permanecerán varios meses socializando entre ellas y aclimatándose al lugar antes de su suelta definitiva el próximo otoño. Cuando se liberen al medio natural, los buitres negros serán dotados de emisores GPS para poder seguir sus movimientos durante su vida en libertad.

Tanto el diseño de este jaulón de aclimatación como la metodología de reintroducción del buitre negro llevan siendo aplicados desde hace años por GREFA en España y otros países europeos. De hecho, el proyecto de reintroducción de la especie que esta ONG realiza en la Sierra de la Demanda fue visitado meses atrás por SPB/BirdLife Bulgaria para aplicarlo en su país.

El jaulón de aclimatación está ubicado en una colina desde la que se divisan los bosques del entorno, donde han sido colocados nidos artificiales en las copas de varios árboles. El objetivo de esta medida es que con el tiempo estos nidos artificiales sean ocupados por los buitres negros liberados para facilitarles la creación de una colonia reproductora de la especie en la zona.

Los Montes Ródopes ofrecen uno de los mejores hábitats de Europa hoy en día para las aves rapaces. Esta zona ya ha sido objeto de reintroducciones exitosas de ciervos, gamos, bisontes, caballos Karakachan y ponis Konik, mientras que osos, lobos, chacales y susliks (un tipo de ardilla de tierra) siguen siendo especies emblemáticas de estas montañas.

1
Transportines con buitres negros procedentes de España, junto al jaulón de aclimatación. Foto: Rewilding Rodhopes

Tres socios, un objetivo

Rewilding Europa es una organización internacional con sede en los Países Bajos que trabaja por la recuperación de la vida salvaje, la biodiversidad y los procesos naturales en Europa. BSPB/BirdLife Bulgaria trabaja desde hace años en numerosos proyectos de conservación, entre ellos, la recuperación del buitre leonado y el alimoche. Desde su creación en 1981, GREFA se ha consolidado como referencia internacional gracias a sus proyectos destinados a la generación de biodiversidad, con especial atención a la fauna autóctona con más problemas de conservación.

“Esperamos que la colaboración entre las tres organizaciones que impulsamos este proyecto, materializada en el traslado a miles de kilómetros de estos buitres negros españoles, se convierta en un inspirador ejemplo de recuperación de la biodiversidad de Bulgaria y de Europea a través de la cooperación internacional”, indica Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*