Homenaje al Madrid de los años 60 con los festivales El Águila se mueve y El Águila suena

Estas propuestas musicales y cinematográficas para todos los públicos se celebran entre el 21 de junio y el 2 de julio

La Comunidad de Madrid organiza la segunda edición de los festivales El Águila Suena y El Águila se Mueve con una variada oferta de propuestas musicales y cinematográficas para todos los públicos, entre el 21 de junio y el 2 de julio.

Se trata de dos novedosos ciclos que han sido presentados hoy por la consejera de Cultura, Turismo y Deporte, Marta Rivera de la Cruz, que convierten al patio de El Águila de la capital en un flashback sonoro y audiovisual a la década de los sesenta en España, y que permitirán a más de 2.300 espectadores disfrutar de este inigualable edificio remontándose a una de las etapas de mayor esplendor de la antigua fábrica de cervezas.

Como ha explicado la consejera, “el Madrid de los sesenta es el Madrid de los Beatles, los Brincos o el Dúo Dinámico, pero también el Madrid de Concha Velasco o Ava Gardner, cuyo centenario se celebra este 2022”. Por ello, como ha señalado Rivera de la Cruz, “proponemos un viaje sonoro a la década más yé-yé recuperando el espíritu de las fiestas y guateques madrileños en un espacio referencia de la historia y la cultura de nuestra región”.

En el cartel destacan grupos emergentes de la escena madrileña y grupos consolidados de éxito nacional e internacional como The Details, Patáx, Trío Bravo, The Blanottes, CinemasRock, El Guateque o Cosmosoul. Esta cita cultural, aprovecha también que este año se celebra el centenario de dos de las figuras más destacadas del patrimonio cinematográfico madrileño: Tony Leblanc y José Luis López Vázquez. A ellos, El Águila se Mueve rinde su pequeño homenaje con la proyección original, en formato de 35 mm, de algunas de sus películas más memorables como Historias de la radio o El Pisito.

Con El Águila Suena y El Águila se Mueve, la Comunidad de Madrid busca reforzar su apuesta por la difusión del patrimonio cultural en este complejo de la ciudad de Madrid, fantástico ejemplo de patrimonio industrial recuperado, convertido ayer en centro en el que se conserva y se divulga un patrimonio documental y bibliográfico imprescindible en la historia de la región.

LA MOVIDA ANTES DE LA MOVIDA

En su segunda edición, El Águila Suena propone al espectador revisitar el patrimonio musical de los sesenta y averiguar cómo sigue presente en la escena musical madrileña. Con un total de 10 conciertos y 7 propuestas artísticas diferentes, el festival recupera la beatlemanía y el soul desde el tributo más literal hasta una de las versiones más frescas y originales de nuestro panorama actual.

Además, ofrece una serie de actuaciones en acústico con entrada libre, entre semana, que serán el aperitivo de los conciertos programados el fin de semana  del 25 y 26 de junio, citas que sí precisarán reserva previa a través de Patrimonio cultural.

COLOR EN LAS PELÍCULAS

En el caso del ciclo de cine histórico y patrimonio El Águila se Mueve, organizado en colaboración con la Filmoteca Española, cuenta con dos premisas fundamentales: la apuesta por la conservación y difusión del rico patrimonio cinematográfico español y la presentación de la Comunidad de Madrid como un plató de cine que refleja su historia.

La selección de filmes de este año recupera cuatro clásicos de los años sesenta que se proyectarán en formatos originales de 35 mm, mostrando a los asistentes los métodos históricos de proyección cinematográfica. Un rico archivo que conserva la Filmoteca Española y que se proyectará sobre el espacio del edificio patrimonial de El Águila.

Películas como Historias de la radio, Atraco a las tres, El pisito, o El balcón de la luna, rinden homenaje a algunas de las figuras más destacadas de nuestro cine como José Luis López Vázquez, Tony Leblanc, Francisco Rabal, Lola Flores, Carmen Sevilla o Paquita Rico, entre otros muchos.

Del mismo modo, el catálogo evidencia el amplio volumen de espacios madrileños presentes en la cinematografía española: corralas, plazas, calles y mercados, con escenarios de rodaje que van desde Cibeles, la Gran Vía o las Ventas, a la calle Montera y su famoso templete de entrada al Metro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*