Los centros de salud mental, alternativa eficaz para el tratamiento de las adicciones

Recientemente la Comunidad de Madrid alertaba en una comparecencia ante los medios de comunicación del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, y la coordinadora de la Oficina Regional de Salud Mental y Adicciones, Mercedes Navío, de los efectos adversos para la salud mental del cannabis, así como de los múltiples problemas de acción asociados a dicha sustancia, que suele ser presentada para su consumo en diferentes formatos empleándose habitualmente para banalizar dicho consumo un lenguaje frívolo y despreocupado, con el fin de enganchar a los jóvenes, sus principales consumidores, que requerirán acudir a un centro de salud mental para superar su adicción y otros graves problemas causados por la mencionada droga.

En concreto, según los citados responsables públicos, el consumo de cannabis, además de producir adicción, conlleva riesgos asociados como esquizofrenia, psicosis, autolesiones intencionales y suicidios, entre otros.

De hecho, a lo largo de 2021, más de 4.200 consumidores de cannabis necesitaron ser ingresados hospitalariamente, varias decenas de ellos además durante más de 9 días, presentando patologías relacionadas con el consumo como principal diagnóstico médico. El resto también fueron diagnosticados con patologías derivadas del consumo de cannabis aunque de manera secundaria.

Otros 1.131 pacientes, entre ellos 334 menores de edad, fueron tratados ambulatoriamente, en concreto por abuso de sustancias (270) y por presentar dependencia (861). Además, el 95% de los menores de edad atendidos en centros de adicciones de la región presentaba algún tipo de problemas con el cannabis.

La droga ilegal más consumida en el mundo

Por otra parte, estudios efectuados en el ámbito internacional apuntan a que la indicada sustancia es la droga ilegal más consumida en todo el mundo, produciendo efectos negativos en la salud de las personas afectadas -a corto, medio y largo plazo- y su entorno. Así, para la ONU, el cannabis y su resina está considerado estupefaciente, por lo que solo se autoriza su uso con fines relacionados con la investigación, a la vez que sus funciones terapeúticas se circunscribe a fármacos permitidos, debiendo ser dispensados en las farmacias con receta médica.

Por otro lado, diversas publicaciones científicas coinciden a la vez en que el cannabis produce episodios de ansiedad y de pánico, así como síndromes psicóticos, y su uso crónico se asocia a un mayor riesgo de padecer esquizofrenia, psicosis, depresión y suicidio, como anteriormente se ha señado. Ello desde el enfoque de la salud mental, si bien se asocia su consumo también a problemas respiratorios (incluido cáncer del tracto respiratorio) y vasculares. A ello se le unen otras negativas consecuencias: falta de atención y de memoria, dificultades de aprendizaje y de concentración. De este modo, los consumidores de cannabis no pueden desarrollar una vida normal.

Los adolescentes consumidores de la sustancia presentan a su vez fracaso escolar, abandonan sus estudios y son incapaces de establecer relaciones sociales o lo hacen con suma dificultad.

Para tratar la adicción así como los múltiples problemas de salud mental ocasionados por los estupefacientes como el cannabis u otras sustancias, o incluso para superar otro tipo de adicciones, como las tecnológicas, una opción óptima es acudir a centros terapeúticos residenciales, ubicados muchos de ellos en entornos y parajes naturales, donde se respira tranquilidad y sosiego, y en los que se trabaja la prevención, se da apoyo a los pacientes, se fomenta su autonomía, se les acompaña en sus progresos y se les encamina hacia una recuperación que culmina en su inserción o reinserción social, promoviéndose a la par consultas positivas alternativas a las drogas, al tabaco o al alcohol.

Hay asimismo centros de día y centros ambulatorios especializados en trastornos de salud mental que pueden ofrecer tratamientos muy eficaces pues lo más importante son sus especialistas (psicólogos, psiquiatras y especialistas en genética de alta secuenciación). Es fundamental el control de cada situación concreta ofreciendo sistemas de ayuda y apoyo las 24 horas del día, incluso en el propio hogar del paciente para que los tratamientos sean rápidos y efectivos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*