Dani Mérida se erige en número 2 del mundo sub-18, pero le frena un proceso gripal

Dani Mérida

El tenista madrileño Daniel Mérida Aguilar (Joma-Dunlop), que entrenan Albert Alcaraz e Iván Navarro en la academia Tenniscomp Montemar de Alicante, ha sido noticia recientemente por haber alcanzado su mejor ranking ATP, como 541º a sus todavía 17 años de edad.

Mérida, además, se ha erigido como segundo mejor jugador del mundo entre los sub-18, por detrás del chino Juncheng Shang (tercera raqueta de su país y 374º ATP), y por delante del sexto tenista de Croacia, Mili Poljicak (343º del mundo), dos días antes de que este jugador abandonara la clasificación al haber cumplido ya los 18 años, el 13 de julio.

Dani, que era la vigésima quinta raqueta española a finales de junio, retornó a las pistas rápidas andaluzas cordobesas después de su debut -la última semana de junio- en el ATP Challenger Málaga Open, gracias a una wild card.

En el cuadro principal malagueño, Mérida se encontró con el tenista de la federación rusa Alibek Kachmazov, quien estaba en su mejor clasificación mundial a los 19 años. Mérida cedió el primer set por 6-3, devolviendo a su rival idéntico tanteo en el segundo parcial; pero el ruso remató el encuentro con un ajustado 6-4 definitivo.

Apenas siete días después, el madrileño cambió la pista dura y rápida malagueña para situarse sobre la tierra indoor de Getxo, para disputar el ITF de 25.000 dólares.

Comenzó la competición del cuadro principal ante el boliviano Luis Diego Chávez, al que se impuso en tres sets. Pero, en octavos de final y después de haber cuajado un gran primer set, que dominó por 6-4, acabó cediendo ante el cuarto cabeza de serie del torneo, el valenciano Carlos López Monteagud (cinco años mayor que Dani y ganador de 3 títulos ITF individuales en lo que va de temporada).

Por último, Dani afrontó -ya dentro de un proceso gripal-, la fase previa del 27º Open Tenis Covap Ciudad de Pozoblanco, Memorial Fabián Dorado, que ha recuperado la categoría Challenger 80 en 2021. Para el jugador era su quinta participación en el Challenger Tour, tercera en cuadro final.

De este modo, Mérida volvía a protagonizar un salto de superficie, demostrando su capacidad de adaptación a los diferentes tipos de pista durante la temporada, entre torneos ITF y ATP Challenger, de día y de noche.

En Pozoblanco, Dani cedió ante el británico Paul Jupp (de 22 años y 207º del mundo, su mejor ranking) en 2 sets. Y ahora parará para descansar y recuperarse bien del proceso gripal.

Esta es la decimosexta edición de Pozoblanco dentro del ATP Challenger Tour, un torneo que ha ganado su entrenador Iván Navarro en 2008, cuando estaba en su máxima categoría 125.000+H, y en el que también fue subcampeón en 2011.


Dani Mérida valora sus actuaciones: “Mi adaptación al cambio de superficie está siendo buena, no obstante. La verdad es que me estoy consiguiendo adaptar con rapidez a todos estos cambios, y mis sensaciones van siendo buenas. Al final, es algo a lo que estoy acostumbrado, por lo que no me resulta muy difícil y en pocos días me adaptó bien.

En Málaga creo que jugué un partido de mucho nivel y con muchas oportunidades para haberme podido llevar la victoria.

A Getxo, sin embargo, no llegué en mi mejor estado, pues acudí con gripe y con la forma física alterada. Pese a ello estuve a las puertas de los cuartos de final; así que, contento por cómo rendí a pesar de mi físico.

A Pozoblanco llegué con el objetivo de jugar a mi mejor nivel, pero me encontré con un grandísimo rival y, aunque me iba adaptando bien al cambio de superficies, esta vez me costó mucho adaptarme a la pista y a las condiciones de luz, pues era la primera vez que competía de noche; pero el británico jugaba muy rápido y eso hacía que me costaran los peloteos”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*