Javi Benítez, un portero solvente, criado en la cantera del Sporting de Gijón

Javi Benítez

Con 25 años, Javier Benítez Velasco (Gijón, Asturias, 16 de diciembre de 1996) es un portero en una edad óptima para seguir progresando futbolísticamente. Su participación en el Ultimate Football Draft, ganado por la Selección AFE Fútbol, le ha hecho sentirse “cómodo. Después de haber estado dos meses sin hacer trabajo de portería, en esta competición me he sentido bastante seguro y creo que así lo he transmitido”.

La preparación que está recibiendo en Sesiones AFE, de la mano de Dani Giménez, la define como “un lujo. Ya sabemos quién es Dani, un hombre que ha vivido grandes momentos en el fútbol español. Lo que él ha estado trabajando tanto tiempo que nos lo transmita a nosotros es algo impagable. Está siendo un trabajo intenso y creo que he evolucionado mucho para el poco tiempo que llevamos”.

Víctor Valdés y Buffon

Javi Benítez se hizo portero porque en el equipo del colegio se lesionó el compañero que desempeñaba ese puesto. “Yo jugaba en todas las posiciones”, relata, “y cuando se lesionó nuestro guardameta, el entrenador me dijo que me pusiera yo. Lo hice tan bien aquel día que ya me quedé de portero siempre”.

Empezó a aprender el oficio entre los palos y a fijarse en grandes guardametas. Como referentes ha tenido a “Víctor Valdés, por cómo mantenía el control y se plantaba delante de los rivales, y también a Buffon; a veces me han dicho que me parezco a este último, en el sentido de que es un portero que siempre está en el sitio en el que hay que estar”.

Después de iniciarse en equipos humildes de Asturias, el Roces y el Llanos 2000, Benítez ingresa en el Sporting de Gijón en categoría Cadete. En el club rojiblanco desarrolla su carrera y con el primer equipo “no he llegado a debutar en una competición oficial, pero sí que he estado convocado muchas veces, entre ellas para un Oviedo-Sporting. Además, he jugado partidos en pretemporada. Para mí es importante, porque no todo el mundo llega desde chavalín al primer equipo”.

Hace dos años, en 2020, salió de Asturias para ir a Madrid. “Acabo contrato en el Sporting, no quieren contar conmigo, y Getafe se convierte en mi nuevo hogar. Comienzo una aventura, una experiencia nueva, en una ciudad como Madrid en la que estás tú solo ante el mundo, aunque a la hora de asentarme fue relativamente fácil. Tuve la mala suerte de lesionarme al poco de llegar y no estuve activo hasta la segunda jornada de Liga”.

Titular en Salamanca

Ese parón provocó que Benítez no llegara posteriormente a debutar con el Getafe B. En el mercado de invierno de esa temporada, “me contacta el Salamanca UDS y me dicen que es para ser titular. Empiezo una andadura de éxitos para mí, porque ya es el primer equipo de un club, paso la etapa de filiales, y en toda esa segunda fase de la competición sólo perdemos un partido y conseguimos salvar la categoría, algo que estaba lejos cuando llegué”.

La siguiente temporada el Salamanca UDS desciende a Tercera RFEF y Javi Benítez no llega a un acuerdo de renovación con el club. Decide apuntarse a Sesiones AFE porque “ya las conocía de cuando venís a dar charlas a cada club. Además, me informo mucho y sé que es un servicio con un valor incalculable. Siempre he estado pendiente de los correos, de cuándo se iban a poner en marcha. En cuanto se abre la solicitud, hablo con mi agente y con mi familia para decirles que creo que es la mejor opción apuntarse a Sesiones AFE, sobre todo este año por poder jugar el torneo de Portugal, que ha sido una oportunidad inmejorable”.

Haber sido elegido para formar parte de la Selección AFE Fútbol le hace sentirse “un afortunado. Me quedé un poco en shock cuando me dijeron que me habían seleccionado a mí. Hay más de cien personas que están pendientes de entrar y que uno fuera yo me alegró”.

Unavez dentro de Sesiones AFE, Benítez está viviendo la experiencia bajo dos vertientes. Explica que “es duro a nivel mental, porque es como la última bala para poder seguir disfrutando del fútbol. Estoy en una edad vital, importante para dar un salto en mi carrera, y hay momentos de flaqueza; todos estamos aquí porque no tenemos equipo y es duro. Pero también hay una parte buena, que somos una piña, como una familia y todos nos vamos a ayudar”. Y concluye diciendo, en relación con la preparación recibida, que “es muy importante para mí. Aquí estoy cogiendo una forma física de manera muy rápida y efectiva”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*