Rubén Belima, velocidad y desborde en cualquiera de las dos bandas

Rubén Belima

Tiene 30 años y un importante bagaje en el mundo del fútbol. Rubén Belima Rodríguez (Móstoles, Madrid, 11 de febrero de 1992) se presenta como “un extremo izquierdo puro, soy un zurdo de los de antes, aunque ahora con la modernización del fútbol me he adaptado a jugar mucho por la derecha. Juego por las dos bandas. Soy un jugador rápido, que le gusta el uno contra uno, el desequilibrio por banda”.

Belima empezó a jugar al fútbol en el F.C. Torrevieja. Allí pasó su etapa de formación, “hasta llegar al primer equipo, que por entonces estaba en Tercera División, y después es cuando me llama el Real Madrid”, recuerda. Llegó al club de la capital con 17 años, a una edad que le supuso “un cambio muy brusco, pero a la vez maravilloso. Estuve seis temporadas. Del Juvenil fui al Real Madrid C y luego acabo en el Castilla. Paso de jugar al fútbol para disfrutar con mis amigos a ver que puede ser una forma de vivir”.

Viaje a Eslovenia

En su etapa en el Real Madrid coincide con muchos jugadores que han llegado a la élite y menciona a Morata, Jesé, Lucas Vázquez, Mariano, Llorente… Vivió “una experiencia bonita” en el club blanco, pero con 23 años decidió probar fortuna fuera de España, en el F.C. Koper de Eslovenia, donde estuvo un año y medio. “Era una liga desconocida para mí y fue una experiencia muy enriquecedora”, recuerda, “porque me abrió la mente, me dio más visibilidad y estuve compitiendo en una Primera División. Coincidí con otros jugadores españoles, como Albert Riera y Jonathan Ñíguez, el hermano de Saúl (Atlético de Madrid). Hicimos un grupo muy bueno”.

Otro país en el que ha desarrollado su fútbol ha sido Portugal. Estuvo primero en un equipo de Oporto, el Leixoes, y después dos temporadas en el Estoril, ambos en Segunda División. “Fueron dos proyectos muy buenos para subir a Primera División y estuve muy contento; jugué muchos minutos y disfruté mucho del fútbol allí”, explica.

Ser padre, unido a que llega la pandemia, le hizo plantearse su regreso a España pensando en su familia. Decidió “firmar por la S.D. Logroñés, de Segunda B, en una temporada buena en la que metimos al equipo en Primera RFEF. A la temporada siguiente me llama el Hércules, juego la primera fase de la competición y luego voy a la Copa de África. Después, me surgió la opción de ir al C.D. Móstoles, el club donde yo había nacido, aunque no tuve los minutos que me hubiese gustado”.

Internacional con Guinea

Belima es internacional con la selección de Guinea Ecuatorial, donde juega con otros muchos ‘españoles’ como Emilio Nsue, Javier Balboa, Rodolfo Bodipo o Pedro Obiang. En 2013 le llamaron, “precisamente, para jugar un amistoso contra España. Decidí ir y a partir de ese momento comencé a participar con la selección de Guinea Ecuatorial. En 2015 jugué mi primera Copa de África, tuve la suerte de lo que es vivir esa experiencia”.

El jugador mostoleño “conocía Sesiones AFE y sabía cómo funcionaban; el año pasado, por ejemplo, me enfrenté con el Hércules contra el equipo de la asociación”, y decidió inscribirse, “sobre todo porque gente del mundo del fútbol me lo recomendó. Venía de un año malo en cuanto a minutos de juego y aquí podía recuperar ese ritmo, esa ilusión y la verdad es que ha sido una decisión acertadísima. El trato y las condiciones son de Primera División”.

Además de perseguir ese objetivo, encontrar equipo, lo que Belima se va a llevar de estas Sesiones AFE “es la experiencia que compartes con otras personas, una experiencia peculiar porque todos empatizamos mucho con la persona que tienes al lado, cosa que a lo mejor en un club no pasa, al estar aquí en situaciones muy parecidas”. Y, sin duda, esta experiencia también le va a servir para sus estudios de Psicología, una carrera que va a acabar este año cuando defienda su trabajo de fin de grado, que ha hecho sobre “cómo los factores psicológicos influyen en el rendimiento de un futbolista”, concluye explicando Rubén Belima.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*