Amiga soledad

1
Nacho Gago Alonso

Que terrible compañera de viaje. Cientos de canciones hablan de ti pero no pasas nunca de moda, nunca te olvidan. Algunos te eligen por convicción propia y son felices a tu lado, se dedican a sí mismos, a vivir en definitiva, sin necesidad de tener a alguien para ir al cine o para irse a tomar algo, surfeando por la vida sin tener que depender de nada ni nadie. Muchas veces este comportamiento suele ser por una herida de amor ya curada pero que hizo mucho daño en su momento, y es ahí donde se ponen la coraza y deciden estar “ solos mejor que mal acompañados”. Este primer grupo de personas encuentran en ti un refugio y una buena compañera de viaje, se sienten cómodos contigo y muy raras veces cambian de estado. Si alguien invade su espacio no suelen estar a gusto y prefieren seguir contigo querida amiga.

Otros intentan creerse y hacer creer que son dichosos contigo, junto a ti, pero no lo sienten así. Necesitan compañía, nunca serán felices solos porque no soportan estar contigo. Te odian realmente, pero se engañan y nos engañan al resto, a veces lo consiguen con los demás pero consigo mismo nunca, al final tocan fondo y se dan cuenta de su cruda realidad, no son capaces de estar a tu lado.

El resto ni siquiera lo intentan, no te quieren ver ni en pintura, estos si tienen suerte estarán rodeados de gente con quien se sientan a gusto y serán más o menos felices, pero… ¿y si se sienten solos rodeados de un montón de gente? Ahí sí que tendrían un gran problema.

No eres nada fácil amiga soledad, es imposible librarse de ti, nacemos solos y morimos solos, eso dicen pero ¿se puede aprender a convivir contigo?

Difícil pregunta y más difícil la respuesta.

El primer paso es quererse uno mismo, y eso si se puede hacer, aprender a estar cómodo solo, a no necesitar a alguien siempre al lado, y no solo estoy hablando de una relación, hablo de la vida en general, del amor, de los amigos y de la familia .Cuando eres capaz de estar cómodo solo y no dependes de nadie para hacer cualquier actividad, ahí es cuando empiezas a conocerte profundamente y a aguantarte. Cosa nada fácil de hacer.

Posiblemente uno mismo sea muchas veces su peor compañero, con quien menos ganas tienes de estar, alguien a quien no aguanta pero que nunca puede abandonar, alguien que no te gusta, pero que te tiene que gustar, por eso a veces te rodeas de gente, para no estar solo contigo mismo, porque eso te da pavor.

Una vez que te quieres a ti mismo, que te soportas y que te aguantas, ahí si puedes empezar a estar con esta compañera, incluso a disfrutar con ella.

La buscas cuando quieres y cuando no la desprecias, pero tú lo decides tu tienes el control.

Estos últimos años no hemos podido decidir si estar o no contigo compañera. Muchas personas han tenido que aguantarte, han tenido que vivir solos encerrados en las casas y a muchos les ha pasado factura.

Hay gente que no ha podido con esa difícil carga y no ha vuelto a ser como era. Parece que en vez de un año y medio o dos han pasado por ellos veinte. Si que debes haber disfrutado esos momentos señora soledad, esos momentos donde estábamos confinados(que horroroso sentimiento) y la gente que vivía sola tenia que aceptarte inevitablemente en su casa. Esos momentos de desesperanza, de llantos, de miedo, incluso de locura. Donde veíamos de cerca a nuestro yo más frágil y más débil.

Cómo has cambiado nuestro mundo amiga. Ahora somos desconfiados con los demás, no solo con los desconocidos sino con los cercanos. Nos ha costado mucho volver a darnos la mano, volver a besarnos y abrazarnos.

Nos hemos deshumanizado, hemos impuesto nuestro miedo sobre todo lo demás, miedo a tocarnos, a compartir un ascensor, a sentarte al lado de alguien , en definitiva miedo a todo y a todos.

Ha sido tu momento amiga, espero que lo hayas aprovechado bien porque esto se te acaba. El ser humano necesita relacionarse, de mil maneras y modos. Necesita compañía, aunque sea solo de vez en cuando, y luego vuelvan a ti.

Necesita hablar, abrazar, tocar, besar a los demás, a su familia, a sus amigos, a su gente.

Cuántas veces un abrazo de un ser querido es el mejor de los psicólogos.

Amiga aprovecha, que se te acaba el tiempo. Ya no queremos más esa sensación si es impuesta. Queremos decidir por nosotros mismos si estar o no a tu lado.

Todos buscamos la felicidad, aun siendo una utopía, pero no dejamos de perseguirla y queremos encontrarla sea contigo cerca, al lado o lo más lejos posible.

Soledad, confórmate con lo que tienes, no busques más de lo que te corresponde.

Algunos te amaran y otros te odiaran ese es tu sino, y lo que te hace especial.

No pierdas nunca tu esencia.

Sigue siendo tú, esa compañera de viaje que nos acompaña en nuestra vida a la que a veces odiamos pero otras amamos.

Amiga soledad…


Nacho Gago Alonso

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*