JR Abogados, especialistas en desahucios por impago del alquiler

Si eres propietario de una vivienda en alquiler y tu inquilino no te paga, habiendo intentado infructuosamente de manera cordial o amistosa que te abone lo que te adeuda, lo cual apunta a que no se trata de una situación puntual, la alternativa es llevar a cabo un proceso de desahucio del arrendatario por impago del alquiler.

Es recomendable además iniciarlo cuanto antes, a partir del primer impago, ya que la morosidad difícilmente será revertible a medida que se incremente mes a mes el importe adeudado ya que, si el inquilino moroso no afronta una cantidad más pequeña y, por tanto, asequible, cuanto más grande sea la misma, más complejo resultará que haga frente al pago, salvo que sea obligado por un juez.

En todo caso, el principal objetivo del proceso judicial es recuperar la posesión de tu casa cuanto antes, además de intentar conseguir que te sean abonadas las rentas que te deban, siendo necesario para acometer el procedimiento un abogado para desahucio por impago de alquiler cualificado y experto, que logre el desalojo de tu inquilino moroso a la mayor brevedad posible y con los menores quebraderos de cabeza para ti. Podrás encontrar a este profesional en JR Abogados.

La demanda de desahucio la preparará y redactará este abogado especialista en desahucios, requiriéndose adicionalmente los servicios de un procurador para su presentación, que ha de hacerse ante un juzgado de lo civil. A tal fin se ha de acudir al juzgado de Primera Instancia correspondiente en función de la ubicación de la vivienda objeto del litigio, esto es, el competente territorialmente. Y si hubiera varios competentes, la demanda será entregada por la oficina de reparto al juzgado al que le corresponda por turno.

Los documentos necesarios a aportar para la presentación de la demanda, debiéndose adjuntar a la misma, son: las escrituras de la propiedad de la vivienda (compraventa, donación, herencia, etc.), el contrato de alquiler demostrativo de la relación existente entre el propietario de la casa y el arrendatario, los extractos bancarios con los movimientos que acrediten el impago del alquiler, y documentos o pruebas que acrediten asimismo las gestiones previas que el arrendador haya realizado, antes de acudir a los tribunales de justicia, para tratar de cobrar las rentas (burofax, emails o notificaciones, etc.).

En el escrito de demanda debe exponerse claramente lo que se pide, por ejemplo: que el inquilino moroso desaloje la casa, esto es, que sea desahuciado; que abone las rentas que adeude; e incluso que se le condene al pago de las costas del juicio de desahucio. Al respecto es importante saber que en el 99% de los casos los jueces condenan a los inquilinos al pago de dichas costas, por lo que los arrendatarios deben afrontar adicionalmente los honorarios tanto del abogado como del procurador del demandante.

También podría pedirse, por parte de ese último, una sola actuación, la acción concreta que más le interese y, una vez el arrendatario de la vivienda reciba la notificación de la demanda, podría aceptar desalojarla sin más o establecer condiciones, como podría ser una reducción de las rentas adeudadas de forma parcial o hasta en su totalidad, lo cual el arrendador decide aceptar o no. Otra opción que le cabe al denunciado es contestar a la demanda, para lo cual podría pedir un abogado de oficio, lo cual retrasaría el proceso.

No obstante, en muchos procedimientos de desahucio, los inquilinos morosos no contestan a la demanda, por lo que el letrado de la administración de justicia correspondiente dicta un decreto condenándoles al pago de las costas procesales y de las rentas que adeuden, así como al lanzamiento de las casas en las fechas que queden fijadas en el decreto.

Afrontar que el inquilino a quien has alquilado tu casa no te pague, puede generar mucha angustia porque ni dispones de la vivienda ni del dinero. Por eso es importante solicitar ayuda legal, como la que presta el despacho JR Abogados, con más de 15 años de experiencia recuperando viviendas para sus propietarios, ocupándose de todo exitosamente y en el menor tiempo posible con un manejo de cada situación desde un enfoque no solo profesional sino también y, sobre todo, humano, que es lo que más se requiere en un procedimiento de desahucio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*