El Ayuntamiento de Majadahonda reorganizará la superficie del Mercadillo en pro de su seguridad, accesibilidad y confort

El PSOE, por su parte, solicita al Consistorio que se cumpla la ordenanza de mercadillos "para evitar molestias permanentes a los vecinos de la zona"

Zona del mercadillo

El Ayuntamiento de Majadahonda ha puesto en marcha este pasado lunes una actuación urbanística que persigue mejorar la seguridad en el conocido Mercadillo de la localidad. Gracias a estas obras, se aumentarán tanto la accesibilidad a la zona comercial como la comodidad y seguridad de los visitantes y vecinos, según aseguran desde el Gobierno municipal.

La actuación, que tiene un plazo estimado de ejecución de cuatro semanas, no implicará un incremento en el número de puestos comerciales del Mercadillo, que se mantendrá en los 180 actuales, sino una reorganización de los mismos con el fin de mejorar la seguridad y comodidad en la zona. Durante el desarrollo de las obras, los vecinos no podrán aparcar ni circular por el tramo de unos 60 metros de la calle Santa Catalina afectado. El objetivo es construir una plataforma a nivel entre aceras y asfalto, como la que ya existe en esta misma vía junto a la glorieta en la que confluyen las calles Santa Rosa y Santa Catalina.

Gracias a esta extensión de la plataforma a nivel, que ya está habilitada desde la calle San Andrés, se mejorará la accesibilidad de los peatones a la zona, sin que ello suponga una pérdida de plazas de aparcamiento, que se mantendrán tanto en número como en amplitud.

Estos trabajos de mejora no afectarán en ningún caso al normal desarrollo del Mercadillo ni al acceso al parking en el que se instala habitualmente, y que, tal y como se informó en su día, continuará completamente operativo. Se garantiza así mismo el acceso y salida del único garaje particular próximo a las obras. Los vecinos afectados por las obras de la calle Santa Catalina ya han sido informados con antelación de la necesaria retirada de vehículos del tramo de la vía pública en el que se está realizando la intervención.

Una vez finalizadas estas obras de mejora, una de las aceras de la calle Santa Catalina contará con 10 de los habituales puestos del Mercadillo. Asimismo, la rotonda de la calle Luna albergará 6 puestos de venta. Ambos tramos de estas calles pasarán a ser peatonales los días de mercadillo, permitiendo siempre el paso a los garajes que pudieran verse afectados. Gracias a estas reubicaciones, se podrá disponer de mayores espacios que permitan un mejor tránsito por el interior del Mercadillo, así como vías de evacuación más despejadas que redundarán en la seguridad de todo este entorno comercial ambulante.

El PSOE solicita al Ayuntamiento que se cumpla la ordenanza de mercadillos para evitar molestias permanentes a los vecinos 

Juan Lobato, secretario general del PSOE Madrid, y David G. Rodríguez, portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de Majadahonda, en el mercadillo local

Precisamente mientras el Grupo de Gobierno difundía la información anterior, desde el Grupo Municipal Socialista denunciaban a través de su portavoz, David García Cabrera: “Es incomprensible que una de las joyas del comercio de Majadahonda, como es su mercadillo, sea un foco permanente de conflicto y controversia y que ni siquiera se cumplan unas medidas mínimas de higiene con la instalación de baños públicos que llevamos años reclamando”.

Los socialistas afirman que se han hecho eco “de las denuncias vecinales provocadas por el anuncio de ampliación del mercadillo a la calle Santa Catalina y la rotonda de la calle la Luna”, para añadir: “Los vecinos y vecinas de la zona del mercadillo de Majadahonda limitado por la confluencia de las calles Santa Catalina, Granadilla, Erillas y Santa Isabel están en pie de guerra. Tras años de reivindicaciones, solicitando al Ayuntamiento que se cumpla la ordenanza en lo que respecta horarios de montaje y desmontaje y medidas higiénicas, con la instalación de baños públicos las nuevas medidas anunciadas por el Ayuntamiento han provocado un profundo malestar”.

Según David García Cabrera, desde la concejalía de Comercio han decidido peatonalizar y ampliar el mercadillo a la calle Santa Catalina y la calle la Luna, procediendo al traslado de puestos; hecho que también ha provocado el malestar de algunos vendedores que no querían trasladarse de su actual ubicación.
Los residentes en la zona consideran que están encajonados y ahora lo estarán más cortando al tráfico la calle Santa Catalina y parte de la calle la Luna (donde se ha tenido que trasladar las zonas de estacionamiento para personas con discapacidad)”.

Según la ordenanza municipal, el horario de mercadillo será de 7:30 horas a 15:30 horas los martes y de 8:30 a 16:30 horas los sábados. Los vecinos solicitan al Ayuntamiento que se cumplan los horarios y se eviten la acumulación de basuras y otros actos incívicos que provocan malos olores y atraen a insectos y animales.

Por otro lado, los vecinos se quejan del exceso de contaminación lumínica provocado por las torres de iluminación del recinto durante las horas nocturnas.

“Llevaremos la situación al próximo pleno municipal y volveremos a insistir en la necesidad de dialogar, sentar a las partes y buscar una solución para compatibilizar el normal desarrollo del mercadillo con el cumplimiento de la ordenanza y el descanso de los vecinos y vecinas”, ha señalado el portavoz socialista, quien también incidirá nuevamente en la instalación urgente de baños públicos en la zona, al igual que hace el Ayuntamiento cuando organiza otras actividades en Parque Colón.



Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*