Aprendizaje de altos vuelos en Valdemorillo

Toda clase de modelos y un mismo objetivo, hacer bien visible el atractivo que entraña la afición por el aeromodelismo, una auténtica ‘vocación’ compartida por los integrantes del Club Petirrojo que, una vez más, han tenido su propio lugar y momento dentro del Programa de Fiestas de la Candelaria y San Blas. Porque el sábado, ni el frío impidió que se encendieran los mandos y el manejo del radio control hiciera desplegar la peculiar propuesta que brinda este colectivo. Una Jornada de Puertas Abiertas, sin límite de edad en cuanto a los posibles participantes, en la que se combina la vertiente de exhibición con las clases gratuitas que durante unas horas se ofrecen a vecinos y público en general, siempre guiadas por un instructor.

Un buen modo de invitar a iniciarse en esta práctica, para la que el citado Club cuenta con su propio espacio, una superficie que alcanza las siete hectáreas, localizada en el punto kilométrico 2,3 de la carretera de Cerro Alarcón, allí donde incluso se cuenta, por aquello de la evolución y la innovación, con un circuito fijo para carreras de drones, la otra ‘alternativa’ por descubrir. Así, sumando una vez más el respaldo municipal y el de la propia Federación Aérea Madrileña, la invitación al aprendizaje echó volar en la mañana de este 28 de enero, volviendo a demostrar la gran disposición que muestra el buen equipo que forman los del Petirrojo, club que cuenta entre sus filas con deportistas de nivel, y que nunca duda a la hora de compartir conocimientos y hasta su pasión por el aeromodelismo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*