Diego Barrios y un debut en Primera División tatuado en la piel

Diego Barrios

En la edad perfecta para jugar al fútbol, joven pero con ese punto de madurez necesario, Diego Barrios Pérez (Martos, Jaén, 30 de julio de 1994) se considera “un afortunado por estar entrenando en Sesiones AFE. Es un escaparate muy bueno y debemos dar gracias por estar aquí”. Con una amplia experiencia, antes de integrarse en la concentración de Oliva-Nova recibió alguna propuesta, pero optó por esperar alguna oferta mejor.

Sus primeros años como futbolista se desarrollaron en la Comunidad de Madrid. El guardameta comenzó en las categorías inferiores del A. D. Alcorcón, pasando posteriormente por Puerta Bonita, Navalcarnero (con ascenso a Segunda B incluido) y Leganés. “La Tercera madrileña es muy buena para madurar porque tiene mucho nivel”, relata el guardameta.

En el Leganés, donde aterrizó para ser portero del filial y tercero del primer equipo, llegó a debutar en Primera División, un momento inolvidable porque “cumplí el sueño de cualquier niño, que es debutar en la máxima categoría”.

Aventura en Armenia

Tan importante fue aquel día que tiene tatuada aquella fecha en un dedo de una mano “porque fue el día más feliz de mi vida”. Recuerda que “estaba en el banquillo, en un partido ante el Eibar, por la lesión de un compañero y en el minuto 15 expulsaron a mi compañero Iago Herrerín. Es un bonito recuerdo, pero hay que seguir trabajando y seguir mejorando, con la ilusión y con el objetivo de repetir experiencias como aquella”.

Tras pasar por las filas del Sanse, “para coger más experiencia en Segunda B y donde lo jugué casi todo”, fichó por el Real Valladolid para jugar en su segundo equipo. Un buen día le surgió una exótica opción y emigra a un equipo de la Primera División de Armenia, el Lori Vanadzor. “Pero llegó la pandemia y tuvimos que volvernos todos los españoles que estábamos allí, ya que las condiciones sanitarias no son como las de España”. Explica que “llegué a jugar dos partidos y me salieron muy bien las cosas. Incluso, me llamaron de otro club de la misma ciudad para interesarse por mi situación”.

El último equipo en el que ha militado es el Real Jaén, “un club histórico, con buenas instalaciones, una masa social muy importante… Pero atraviesa un momento complicado y no nos salieron las cosas como esperábamos”.

Al hablar de un referente en su vida futbolística no vacila ni un instante: “Mi ídolo siempre fue Iker Casillas, me fijaba en todo lo que hacía. Ahora que ya está retirado, me fijo mucho en Ter Stegen”.

Medios de primer nivel

“Siempre me hablaron muy bien de Sesiones AFE”, recalca Diego, “y qué mejor manera de ponerte en forma con profesionales de primer nivel y un entrenador que ha sido tan grande como jugador como Diego Tristán, también con un preparador de porteros como Emilio López. La experiencia está siendo muy buena, con el objetivo de estar perfectamente preparado para cuando llegue una oferta”.

Incide en el trabajo específico como guardameta que es, “pues estamos encantados con Emilio, un entrenador y una persona de diez… Desde el primer día, el trabajo y la atención que recibimos es top, de Primera División. Sólo hay cosas buenas en Sesiones AFE, un escaparate muy grande para cualquier futbolista”.

“Lo principal es encontrar equipo, un lugar de trabajo en el que seguir disfrutando de esta profesión, pero también me quedo con las buenas amistades que sumas durante estos días de concentración”, dice el guardameta para acabar, añadiendo que “les recomiendo a todos mis compañeros que no duden en apuntarse a Sesiones AFE, es una oportunidad buenísima para cualquier futbolista».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*