La importancia del cuidado y mantenimiento de las tuberías de saneamiento en las ciudades

Limpieza de calles, tejados y zonas de difícil acceso donde se puede acumular desechos, son entre otras, las medidas de mantenimiento que más demanda tienen tanto en espacios públicos como privados. En las temporadas de otoño-invierno es necesario que los entornos que transitamos se encuentren libres de cualquier elemento que pueda obstaculizar o poner en riesgo la circulación en las calles.

Hay otro factor que hace preciso que este mantenimiento se realice en esta época del año, las aguas  pluviales. Estas aguas que proceden del agua de lluvia, caen sobre edificios, asfalto u otras superficies urbanas y no llegan a ser absorbidas por el suelo en su totalidad. Por eso, es necesario que se encuentren libres de suciedad para que el tránsito de esta agua siga un recorrido sin obstáculos, evitando estancamientos hasta su recogida en el sistema de alcantarillado.

Consejos para conservar en un buen estado el sistema de  drenaje pluvial de la ciudad

Cuando el agua pluvial llega a las alcantarillas se nos plantea una nueva problemática, que está relacionada con el estado de las mismas. Las alcantarillas son unas de las más complejas estructuras públicas, y de ellas depende que todo el agua que circula por la ciudad se evacue de manera efectiva.

Y no solo se encargan de hacer llegar a buen puerto las aguas pluviales, sino también de evacuar las aguas residuales desde los inmuebles privados, hasta zonas específicas donde tratarlas, evitando así infecciones, contagios y manteniendo una mayor higiene.

Por ello es importante, además de contar con un buen sistema de alcantarillado, realizar el  mantenimiento del mismo, y aunque en su mayor parte es una estructura pública y su mantenimiento depende de las administraciones públicas, los ciudadanos podemos hacer mucho para mejorar el estado de las mismas:

No tirar residuos por los desagües. Cuando utilizamos el fregadero, debemos tener cuidado de no tirar ningún tipo de desecho por las tuberías, ya que estos residuos podrían ir tapando poco a poco los conductos por donde circula el agua. Para evitar esto, podemos usar rejillas en todos los sumideros del hogar, evitando de este modo que entren en las tuberías restos, pelos u otros elementos. También debemos evitar eliminar elementos líquidos como el aceite por el desagüe que son muy perjudiciales tanto para el agua como para el estado del sistema de alcantarillado. Lo adecuado es usar para su reciclaje un recipiente, y llevarlo a un punto de reciclaje de aceite.

Cuidado con el inodoro. Todo lo que evacuamos por el inodoro circula por el mismo conducto que las aguas, de ahí que tengamos que tener especial atención de no tirar ningún elemento higiénico por el inodoro, ya que las toallitas, compresas, tampones, preservativos, etc.  son los que más atascos provocan.

Pruebas de estanqueidad para comprobar el buen funcionamiento del alcantarillado

La red de alcantarillado no es algo estático, por el contrario es una estructura que se encuentra en continuo proceso de desarrollo y crecimiento, a la par que las ciudades van expandiéndose. Para asegurar que esta importante estructura cumpla con la normativa y se encuentre en perfecto estado, las empresas constructoras pueden confirmar la calidad de su red de saneamiento antes de finalizar las obras de instalación,  mediante una prueba de estanqueidad.

Esta prueba es conveniente realizarla antes del cierre de la zanja, para así tener facilidad de reparar cualquier incidencia que se detecte mediante la prueba, evitando así costosas intervenciones directas en la estructura. Se puede realizar tanto en tuberías del saneamiento, como en redes de abastecimiento de agua.

Su función principal es confirmar la estanqueidad de la tubería y detectar posibles fugas que pueden generar costes extras en las obras, además de provocar problemas de seguridad y medioambientales.

Una ciudad más limpia depende en gran parte de esta estructura subterránea, pero como hemos visto en este post, tanto particulares como empresas podemos poner nuestro granito de arena para mantener adecuadamente este bien público.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*