Canal de Isabel II Gestión abre las puertas de sus instalaciones más representativas

Entre ellas el Centro de Control y las microturbinas de Majadahonda

300 madrileños visitarán este fin de semana cuatro infraestructuras clave para conocer la manera en que Canal Gestión lleva el agua hasta sus hogares y después recoge el agua residual para devolverla a los ríos en condiciones óptimas: el embalse de El Atazar; la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Torrelaguna; la Depuradora de La Reguera, en Móstoles; y el Centro de Control y las microturbinas de Majadahonda.

El presidente de Canal de Isabel II Gestión, Ángel Garrido, ha visitado hoy el mayor embalse de la Comunidad, El Atazar, en el marco de las jornadas de puertas abiertas que celebra la compañía, por tercer año consecutivo, con motivo del Día Mundial del Agua. “Es la ocasión perfecta para conocer el proceso que hay detrás de algo aparentemente tan simple como es abrir un grifo y poder beber agua de excelente calidad”, ha manifestado.

El mayor embalse de la comunidad

El presidente de la compañía ha recorrido uno de los dos desagües del embalse de El Atazar, desde los que se regula tanto el abastecimiento a la población como el caudal del río Lozoya. Asimismo, ha visitado una de las galerías que recorre el interior de la presa. Posteriormente, ha acudido a la exposición en la que técnicos de Canal de Isabel II Gestión han explicado el funcionamiento de la presa al primer grupo de visitantes de la jornada.

El embalse de El Atazar entró en servicio en 1972 y es el último de los que regulan la cuenca del río Lozoya. Cuenta con una capacidad de almacenamiento de agua superior a los 425 hectómetros cúbicos, lo que es casi la mitad del total del sistema de abastecimiento de la región y más del 85% del total del consumo de agua en la Comunidad de Madrid en un año. Es decir, el agua que puede almacenar El Atazar sería prácticamente suficiente para abastecer a los 6,2 millones de madrileños a los que da servicio Canal Gestión durante un año.

La presa, de hormigón y con una altura de 134 metros, cuenta con numerosos equipos técnicos para monitorizar, en todo momento, no solo la cantidad de agua que contiene sino, también, la estabilidad de la propia presa o los movimientos a los que se ve sometida. Además de con dos desagües (uno de fondo y otro intermedio), cuenta con un aliviadero superior, por el que sale el agua cuando se supera el 100% de capacidad. En la actualidad, El Atazar almacena cerca de 360 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone un 85% de su capacidad de almacenamiento.

embalse de El Atazar

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*