El jengibre ayuda a las funciones del aparato digestivo, entre sus muchas propiedades

Jengibre / Foto: Natursan.Net

El jengibre, procedente del sur de Asia, es un fruto que brinda múltiples beneficios. Entre ellos destacan la mejora de la digestión y la prevención del estreñimiento. Asimismo, mejora la circulación sanguínea y está indicado para prevenir el cáncer de colon y ovarios

El jengibre es una raíz que se cultiva mayoritariamente en el sur de Asia. Un fruto empleado desde tiempos inmemoriales para prevenir y sanar problemas de casi toda índole. Hoy se puede emplear para optimizar la digestión y prevenir el estreñimiento.

Mejora el sistema digestivo, el aparato circulatorio, previene gripes y resfriados, refuerza el sistema inmunitario, es anticancerígeno y alivia los dolores de las articulaciones, entre otras cualidades.

Se trata de una raíz con una forma muy especial y un sabor peculiar que se puede aprovechar para elaborar salsas, sopas, infusiones, marinados, platos principales, incluso algunos postres. Pero más allá de sus usos culinarios, se encuentran sus propiedades medicinales, ya descubiertas por pueblos antiguos.

Una óptima digestión

Además de favorecer la absorción de nutrientes en el organismo, ayuda a mitigar los dolores abdominales. Estos pueden producirse por una inflamación estomacal.

A ello se añade la prevención del estreñimiento, la reducción de los gases intestinales y una óptima digestión.

Prevención de problemas cardiovasculares

El jengibre es aliado de la circulación sanguínea, ya que contiene magnesio y zinc, claves para ella. Además, inhibe la acumulación de colesterol malo en el hígado, lo que implica que podría prevenir problemas de naturaleza cardiovascular.

Propiedades antibióticas y expectorantes

Actúa eficazmente en gripes y resfriados por sus cualidades antibióticas y expectorantes. Así, esta raíz se utiliza desde hace siglos en Asia para combatir el resfriado, la gripe y la tos.

De hecho, la Universidad de Maryland atestiguó este beneficio. En concreto, una investigación determinó que el té de jengibre puede reducir los síntomas de gripe y resfriado en adultos.

Anticancerígeno

Varios estudios han corroborado que la raíz podría tener propiedades que combaten el cáncer. Estas son capaces de inhibir y luchar frente al crecimiento de células cancerosas en la próstata, el colon y los ovarios.

Refuerzo del sistema inmunitario

El consumo regular de esta planta fortalece el sistema inmunitario, además de mantener las defensas del organismo fuertes ante posibles infecciones.

También reduce el riesgo de padecer un derrame cerebral y es muy útil para combatir infecciones bacterianas intestinales.

Alivio de los dolores articulares

Por sus importantes propiedades antiinflamatorias, el jengibre alivia los dolores de las articulaciones y su inflamación.

Asimismo, se perfila como un potente analgésico que incide en la reducción del dolor de la artritis y sus variantes, como la artrosis.

Estimula la producción de endorfinas

Adecuado para el tratamiento contra la depresión, incrementa la moral porque estimula la generación de endorfinas, conocidas como las “hormonas de la felicidad”.

Por tanto, el consumo regular de esta raíz es un aliciente para la salud. Es empleado como condimento o alimento sin dosis máximas establecidas. Aún así, se recomienda un consumo responsable, ya que su sabor punzante puede acarrear dolores en el estómago o problemas intestinales.


Por Natursan.net

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*