Los afectados por la suspensión de paradas de autobuses en la A-6 demandan soluciones urgentes tras un “annus horribilis”

Alrededor de 5.000 personas de la zona de Las Rozas son las principales afectadas

El pasado 8 de julio se cumplió un año desde que el Consorcio de Transportes canceló las dos paradas de autobús que daban servicio a más de 5.000 personas en Las Rozas. Esta cancelación, que dejó completamente aislados a los afectados, según denuncian éstos,  se produjo con 4 días de preaviso y tuvo lugar después de que durante más de 2 años el Consorcio de Transportes desoyera los avisos de Demarcación de Carreteras para que se adecuaran estas paradas.

Desde el punto de vista de los afectados el Consorcio de Transportes eludió sus responsabilidades y, en lugar de acometer las obras de adecuación necesarias en estas paradas, optó por suprimirlas dejando tirados a más de 5.000 personas entre vecinos y trabajadores de la zona.

Hasta la reapertura de la parada, y para paliar la incomunicación absoluta del barrio, el Ayuntamiento de Las Rozas posibilitó, después de más de 2 meses, el paso de un línea por Camino Viejo de Madrid. Sin embargo, esta alternativa temporal es del todo insuficiente debido a una frecuencia muy alta, unos horarios que no se cumplen y la obligación de tomar dos autobuses para ir a la gran mayoría de destinos de Las Rozas. Además, esta alternativa no es operativa para todos los vecinos y trabajadores del otro margen de la A6, lamentan las personas que sufren esta situación.

El Ayuntamiento de Las Rozas dice estar alineado con todos los afectados, y “aunque es cierto que va dando los pasos necesarios para la recuperación de una de las 2 paradas suspendidas tenemos claro que tenemos que mantener este problema vivo para que las cosas se hagan con la mayor diligencia posible y no caiga en el olvido. A día de hoy, el Ayuntamiento de Las Rozas no nos ha entregado ningún tipo de documentación sobre todo el proceso. Todo hemos tenido que ir averiguándolo por nuestra cuenta”, se quejan los afectados.

Para ellos, es imprescindible la reapertura de la parada en el menor plazo posible y creen que el Ayuntamiento, Consorcio y Demarcación de Carreteras han de trabajar unidos para dar una solución a todos los afectados.

“Llevamos un “annus horribilis” por las grandísimas dificultades de transporte. Los más afectados son los jóvenes, los mayores y, por supuesto, todas las personas con alguna discapacidad crónica o temporal que carecen de transporte público digno desde el mes de julio del año pasado”, subrayan los denunciantes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*