Impulsar la innovación como motor de la competitividad de España en un entorno inclusivo y de sostenibilidad: conclusión del I Congreso Nacional de Innovación

Pedro Duque y Laura González

La Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) ha celebrado el I Congreso Nacional de Innovación en el Palacio Municipal de Madrid. A modo de conclusión se ha presentado el “Manifiesto APD por la innovación en España”, en el que se presentan las principales reflexiones que han sido resultado de los 9 paneles de expertos.

Este Congreso, que ha supuesto la primera intervención pública de Laura González-Molero como nueva presidenta de APD en sustitución de Rafael Miranda, cuenta con el patrocinio de Bankia, FI Group, Adecco, AMEX, Aon, Axis, Cabify, Cesce, CEU, Cisco, Deloitte, Ekon, Estrella Galicia, Gmv, Hp, Intel, Microsoft, Peoplematters, Sage y  Steelcase, entre otros colaboradores.

La idea que abre este manifiesto es que el mismo “constituye un compromiso de todas las empresas, organizaciones y directivos, interesados en impulsar la innovación de forma urgente como motor de la competitividad de nuestro país en un entorno inclusivo y de sostenibilidad”.

El escrito, producto de las conclusiones del comité asesor y de las conversaciones de los 9 paneles, se centra en 10 propuestas que buscan mejorar la posición de España y de Europa ante la nueva realidad de un mundo en el que la innovación cada vez tiene más peso.

Las propuestas principales que se sustraen del Manifiesto son las siguientes:

  • Aumentar la inversión en I+D+i del PIB del 2,1% actual hasta el 3%, a razón de un 0,2% anual. De esta manera se mejoraría la posición global del país y sus empresas, así como su competitividad.
  • Ayudar a las PYMES con medidas específicas para su tamaño para poder incluir talento e innovación. Esta es un punto fundamental, teniendo en cuenta que el 99% de empresas de España son PYMES.
  • Hallar nuevas vías de colaboración entre universidad y empresa. Con esto se pretende mejorar la implementación real de los avances científicos e incluir en las mismas las necesidades empresariales.
  • Incluir el talento como valor corporativo en el impulso de la innovación. Crear sistemas de talento que permitan a las organizaciones identificar la capacidad para innovar, facilitar el conocimiento compartido y promover hábitos de innovación

MANIFIESTO POR LA INNOVACIÓN

APD

El “Manifiesto APD por la Innovación en España” constituye un compromiso de todas las empresas, organizaciones y directivos, interesados en impulsar la innovación como motor de la competitividad de nuestro país en un entorno inclusivo y de sostenibilidad.

  1. Reclamar un Pacto de Estado por la Innovación que eleve el porcentaje de financiación de la I+D en los Presupuestos Generales, a razón de un 0,2% anual, hasta el 3% del PIB. Los países más innovadores del mundo invierten hoy porcentajes superiores al 3,5% sobre el PIB y no podemos permitirnos el lujo de pasar décadas intentando alcanzar esos niveles en una era de cambio acelerado como la actual.
  2. Incorporar la innovación al sistema educativo para apoyar la creación de una cultura social favorable que estimule y premie la creatividad individual y colectiva en todas las fases formativas de la persona. Concienciar a los más jóvenes sobre la importancia de la innovación y dar a conocer las herramientas y los mecanismos con los que puedan ejercitar su capacidad para innovar debe ser una de las principales obligaciones para los responsables educativos a todos los niveles.
  3. Universidad y empresa deben trabajar conjuntamente para encontrar nuevas vías de colaboración en la generación de innovación práctica desde el ámbito académico y su tránsito efectivo al mercado. Los centros de conocimiento destacan por su importante labor investigadora pero la aplicación de sus avances apenas tiene resultados económicos tangibles por el desconocimiento de las fuerzas y las necesidades que rigen los entornos empresariales, perdiéndose oportunidades que no deben ser desaprovechadas.
  4. Apostar por el talento dentro de las empresas como objetivo estratégico para reconocerlo como uno de los principales valores corporativos en el impulso de la innovación. Crear sistemas de talento que permitan a las organizaciones identificar sin sesgos a los profesionales con más capacidad para innovar, facilitar el conocimiento compartido y promover hábitos de innovación son mecanismos capaces de asegurar el éxito de las compañías a largo plazo.
  5. Reconocer la labor de aquellos profesionales, como científicos o emprendedores, cuya contribución en materia de innovación sobresale por su calidad, empeño y perseverancia. El talento innovador resulta escaso y ponerlo en valor no debe quedarse únicamente en dar visibilidad a sus méritos, sino también en escuchar sus demandas y propuestas para cultivar un sistema de innovación más eficiente y exitoso.
  6. Asumir que el error y el fracaso son compañeros de la innovación y crear un clima de paciencia y confianza que no desincentive la puesta en marcha de nuevas ideas. La cultura del miedo y la aversión al riesgo representan barreras difíciles de superar que han de ser derribadas para generar climas de optimismo y superación. La capacidad para fallar conduce a la innovación.
  7. Dotar a los proyectos de innovación de herramientas de financiación adaptadas a cada una de las fases es una necesidad que debe abordarse involucrando a los mercados financieros, las instituciones públicas y las propias empresas. La poca disponibilidad de recursos por el desinterés y la falta de retorno a corto plazo no pueden ahogar iniciativas empresariales y nuevos desarrollos con planes de viabilidad solventes o niveles de riesgo razonables.
  8. Generar mecanismos que ayuden a la pequeña y mediana empresa a ganar tamaño para poder incorporar talento, captar financiación y destinar recursos a la innovación. El 99% de las empresas españolas son pymes y representan el 74% del empleo, mientras que el volumen de inversión mayoritario en I+D+i dentro del sector privado en España proviene de las grandes empresas. Un equilibrio que debe cambiar en el medio plazo.
  9. Exigir una mejora de la gobernanza pública y privada en I+D+i para crear ecosistemas de innovación mixtos y transversales con los que establecer redes de colaboración y cooperación. Sincronizar y armonizar esfuerzos y establecer criterios de dirección y liderazgo convergentes son la base para cualquier modelo o marco normativo que sea considerado de éxito, ágil y eficiente.
  10. Fomentar la apertura internacional del sistema de innovación para buscar sinergias con otros países y empresas de distintas nacionalidades es una vocación inherente en este entorno globalizado y multidireccional. Es preciso expandir el campo de interacción para asimilar nuevas ideas que propicien un mejor entorno innovador y tender puentes con otras realidades que sirvan de catalizador para la I+D+i en el ámbito público y privado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*