El Cambio Climático complica la expedición de Borge Ousland y Mike Horn en el Ártico

El explorador noruego Borge Ousland y el británico Mike Horn se encuentran casi sin provisiones y a unos 90 kilómetros del buque noruego "Lance"

El final de la Expedición Transártica 2019, una de las mayores apuestas expedicionarias de los últimos años, no es apto para corazones débiles. Sus protagonistas, Borge Ousland y Mike Horn, exploradores de talla mundial y ambos Premios y miembros de honor de la Sociedad Geográfica Española, se encuentran en un auténtico atolladero: con provisiones para dos días, y a unos 90 kilómetros del buque noruego de recogida «Lance».

Cruzar el Océano Ártico

«El objetivo de esta expedición -explica Mike Horn en su web- era descender del buque Pangea (en Alaska) en un punto a 85º de latitud, cruzar después el Océano ártico vía el Polo Norte (90 º norte), y alcanzar el lado Noruego para ser recogidos de nuevo por el Pangea. Calculamos que el punto de recogida estaría a 80º, basándonos en imágenes de satélite. Lo que significa que tendríamos que recorrer unos 1.300 kilómetros en línea recta».

Desde la Sociedad Geográfica Española, que sigue minuto a minuto la evolución de los exploradores, explican las complicaciones que Ousland y Horn están teniendo en el último tramo: «Tras casi tres meses de ruta, de manera cada vez más clara, se evidenciaba que la comida que arrastraban Horn y Ousland en su trineo tipo pulka no iba a ser suficiente. El progreso diario -calculado en 15 km- fue mucho menor del esperado debido a la proliferación de aguas abiertas, hielos poco consistentes y terreno accidentado. A lo que se suman la deriva del hielo -que en ocasiones les hace retroceder-, y los accesos de mal tiempo. De hecho los expedicionarios ya han cubierto los planeados 1.300 kilómetros, pero el 3 de diciembre aún les separaban unos 300 kilómetros del punto planeado para ser recogidos por el Pangea».

Problemas por el cambio Climático

Desde la Sociedad Geográfica Española tienen claro que los errores de cálculo de los exploradores se deben a las transformaciones del casquete polar debido al Cambio Climático. «En realidad -aseveran desde la SGE, que está participando activamente en la Cumbre del Clima de Madrid- Ousland y Horn ya habían tenido en cuenta el calentamiento global. Lo que ocurre es que la situación ha degenerado mucho más de lo previsto. Los exploradores se están jugando literalmente la vida para concienciar a la sociedad del drama que supone la subida de la temperatura». La expedición a través del Ártico supone el final de un reto, «Pole2Pole» (de Polo a Polo) que Mike Horn se marcó en 2016. En este último tramo ha recurrido al mejor compañero de equipo: el explorador Borge Ousland, que es uno de los mayores expertos en este tipo de expediciones.

Improvisado rescate

Así las cosas, los exploradores -que se han negado a ser recogidos por un rompehielos porque quieren salir del hielo esquiando según lo previsto- han fraguado un improvisado plan B: recurrir al buque «Lance» mucho más resistente al hielo que el «Pangea», para que vaya a su encuentro en un punto más cercano. Según las últimas noticias recibidas por la Sociedad Geográfica Española, el Lance se encuentra a unos 90 kilómetros de Ousland y Horn (a 82º Norte), ya maltrechos tras 86 días en el hielo y al borde de quedarse sin nada que echarse a la boca. «Las temperaturas han bajado hasta los 40 bajo cero. El trineo de Ousland se ha roto y ya no flota. Y al parecer, Horn ha sufrido algunas complicaciones en sus extremidades debido al frío. Para colmo, los exploradores han detectado huellas de oso los últimos días, lo que les obliga a estar alerta». La esperanza está puesta ahora en dos exploradores noruegos, expertos en la progresión en hielo, que han partido del Lance al encuentro de Ousland y Horn. «La situación aún no está descontrolada. Desde la Sociedad Geográfica Española seguimos con toda la atención la progresión de estos grandes exploradores y les deseamos un pronto regreso a casa. Les debemos mucho por arriesgarse para hacernos pensar».

1

¿Quiénes son Mike Horn y Borge Ousland?

Mike Horn: considerado como uno de los mayores exploradores de todos los tiempos: fue la primera persona que recorrió por completo el Amazonas en solitario y sin apoyo, el primero en alcanzar el Polo Norte caminando durante la noche polar, y el primero en circunnavegar el planeta por el ecuador sin transporte motorizado. En febrero de 2017 completó la travesía antártica más larga realizada hasta ahora en solitario, sin motor y sin asistencia externa, como parte de su proyecto Pole2Pole que aspira a completar la vuelta al mundo pasando por los polos durante dos años.

Mike Horn destaca sobre todo por su versatilidad en diferentes disciplinas: ha escalado algunas de las grandes montañas del planeta, ha atravesado Suramérica en hidrospeed, ha caminado en solitario por los cinco continentes, ha navegado por los océanos en su velero Pangaea y esquiado en casi todos los hielos que aún están intactos, haciendo énfasis no sólo en el valor del reto deportivos sino en su responsabilidad medioambiental. Otro de sus objetivos es compartir con las nuevas generaciones su experiencia y conocimientos, como hizo a través del programa YEP Pangaea para jóvenes exploradores.

instagram.com/mikehornexplorer/

https://mikehorn.com/

Borge Ousland: viajero y explorador noruego que tiene en su haber cuatro récords polares, entre ellos las primeras travesías del océano Ártico y de la Antártida en solitario y sin reavituallamiento. Es también el primer hombre que ha realizado la travesía Rusia-Canadá, saliendo de Cap Artichevski y llegando, a través del Polo a la costa canadiense, después de ochenta días de viaje en solitario. Ha participado en numerosas e importantes expediciones polares y está considerado como uno de los mejores exploradores polares del mundo.

http://www.ousland.no/

https://www.instagram.com/borgeousland/

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*