Trabajadores de Metro piden que se revise el Plan de Trabajo presentado para la retirada de amianto

El sindicato Solidaridad Obrera ha explicado en un comunicado distribuido ayer que en la madrugada del 27 al 28 de noviembre un trabajador de mantenimiento de trenes de Metro de Madrid estaba realizando tareas habituales en el armario de Baja Tensión de la Cabina de conducción de los trenes serie 2000 cuando hubo un desprendimiento de polvo mayor que otras veces. El trabajador comunicó rápidamente lo sucedido por si hubiera amianto en dichos restos. El análisis de los restos confirmó el resultado positivo por amianto ayer viernes 29 de noviembre.

La cabina ya había sido medida previamente en ambiente tal y como obliga la ley tras la retirada de los elementos con amianto en forma de cartón. La empresa homologada certificó que la cabina era totalmente segura.

«Metro de Madrid antepone el número de trenes por encima de la salud de los trabajadores. Los maquinistas también operan en este armario de baja tensión localizado en la cabina de conducción porque habitualmente resuelven incidencias menores durante el transporte de viajeros. Los maquinistas ante el riesgo estaban siendo dotados de mascarillas FFP3 para protegerse del amianto, hasta que la empresa de forma unilateral decidió retirarlas de su protocolo IG-12, circunstancia por la que la Inspección de Trabajo ha levantado una infracción», asegura el sindicato.

«Por ello consideramos -añade- que el Plan de Trabajo presentado para la retirada de amianto por la empresa homologada al Instituto Regional de Seguridad en el Trabajo debe ser revisado. El lugar de la retirada sigue presentando adherencias en los restos de amianto que permanecen incrustados, algo que sucede por altas temperaturas. Esta circunstancia agrava la exposición, y ni siquiera permitiría trabajar a la empresa RERA homologada que opera actualmente porque el plan no cumpliría los requisitos necesarios, poniendo en riesgo a los trabajadores inscritos en el RERA y los que les rodean que carecen de cualquier medida de protección».

Solidaridad Obrera ya denunció que la suciedad donde están los elementos con amianto, han dejado restos degradados de amianto en superficie a lo largo del tiempo, y los trabajadores «no están protegidos porque Metro de Madrid consideró que no eran necesarios los equipos de protección individual. Metro argumentó que las mediciones estáticas en ambiente (tren parado) demuestran que se está trabajando en ambientes seguros. Sin embargo, el hecho sucedido la pasada madrugada contradice esta afirmación. Metro debe ser una empresa RERA», mantiene Solidaridad Obrera.

«La vida de los trabajadores de mantenimiento de trenes y maquinistas se está poniendo en peligro debido a que la presencia de material friable en cabinas es una certeza -asegura la organización sindical-. Metro de Madrid debe tomar una decisión coherente ante estos hechos del día a día, y proteger a los trabajadores. Metro de Madrid no puede aislar esta circunstancia como un hecho puntual, porque este y otros trabajos son cotidianos en los mantenimientos que realizan los trabajadores del suburbano».

«La indefensión de los trabajadores de Metro de Madrid ante el amianto es entre otros motivos por lo que estamos llamados a la huelga de 24 horas el día 3 de diciembre convocada por Solidaridad Obrera en coincidencia con la EMT. Además de esta convocatoria se sumará la del 13 de diciembre de 24 horas en la que también coincidirán ambas empresas de transporte, Metro de Madrid y EMT, a la que esperamos se sume el Taxi que está participando ya de forma muy activa en las convocatorias de paros de la EMT y llamando a la Huelga del 3 de diciembre», concluye Solidaridad Obrera en su comunicado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*