Plaga de hormigas en la cocina: cómo acabar con ellas

Las hormigas son insectos que aparecen con mucha frecuencia en los hogares. Por norma general no son tan peligrosas como otros insectos que acostumbramos a ver en los ambientes domésticos o en hostelería, como pulgas, cucarachas o chinches, y no generan tanto rechazo.

Pese a ello, no debemos ignorar su presencia, ya que en caso de que su número sea muy elevado, acaban atacando a los alimentos e incluso pueden llegar a producir averías eléctricas. A continuación os mostramos algunos consejos para acabar con una plaga de hormigas en la cocina, que es el espacio de la vivienda donde más abundan.

Las especies más comunes en el hogar

En España existen más de 300 especies de hormigas, aunque la mayoría de ellas no afectan a los hogares. No obstante, algunas especies sí pueden provocar grves problemas a nivel doméstico. La hormiga argentina (Linepithema humile), es una especie procedente de América Latina con una gran capacidad de invasión que se ha convertido en una plaga en la cuenca mediterránea.

Lasius neglectus, originaria de Asia menor, es muy peligrosa porque se siente atraída por los elementos eléctricos y puede provocar fallos y cortocircuitos. No suele introducirse en los hogares, pero sí nidifica en ellos.

Actuar antes de que lleguen a ser plaga

El mejor modo de acabar con las hormigas de la cocina es actuar con prontitud, y esto implica hacerlo antes de que su población sea tan elevada que se conviertan en una plaga. En ocasiones no es fácil proceder a tiempo, pues el simple avistamiento de estos insectos supone que su número es mucho más elevado.

El primer consejo para acabar con una plaga de hormigas en la cocina es localizar el hormiguero o el lugar por el que acceden a esta estancia de la vivienda. Por lo general, cuanto más rápida es la actuación, más posibilidades hay de erradicar la presencia de estos insectos en la vivienda.

Potenciar la higiene

La cocina es el lugar por el que las hormigas sienten mayor predilección ya que es el espacio donde se almacenan los alimentos. A lo largo del día es fácil que queden restos de comida como migas de pan, azúcar, salpicaduras de aceite, trozos pequeños de verduras… Un buen modo de acabar con estos insectos es limpiar después de preparar los alimentos y no dejar restos que las atraigan.

Almacenar adecuadamente los alimentos

El punto anterior nos lleva indiscutiblemente a este. Las hormigas pequeñas se cuelan en la cocina por cualquier hueco y pueden acceder a armarios y alacenas, de modo que es importante conservar los alimentos abiertos en botes de cristal herméticos o recipientes de plástico que impidan el acceso de los insectos. Los envases de cartón son desaconsejables ya que las hormigas los pueden roer.

Utilizar insecticidas

En caso de que el problema ya sea incontrolable a través de métodos preventivos o remedios caseros útiles, y la plaga ya esté presente, la solución pasa por utilizar insecticidas o acudir a profesionales en el control de plagas. En PHS Serkonten son especialistas en estos servicios y actúan como exterminadores de plagas y ofrecen consejos para actuar ante estos fenómenos. Para conocer más sobre esta empresa, haga click aquí.

Evitar la aparición de estos insectos

Una vez se ha conseguido eliminar la plaga en la vivienda mediante alguno de los métodos mencionados, la clave está en mantener un control adecuado para que no vuelvan a aparecer, ejecutando las prácticas recomendadas.

Si aún así aparecen hormigas en casa, además de empresas especializadas en control de plagas, otra alternativa para saber cómo eliminar hormigas es acudir a los consejos de Limpiezas LM2, una empresa líder en servicios de limpieza profesional.

Usar repelentes

El uso de repelentes, ya sean de carácter natural o bien productos químicos industriales, provoca rechazo en las hormigas y otros insectos. Estos productos deben rociarse en las entradas de la casa, las puertas, las ventanas y cualquier otro lugar por el que puedan acceder los insectos.

Sellar huecos y rendijas

La última recomendación, que guarda relación con el uso de repelentes, es sellar rendijas y huecos por donde pueden acceder las hormigas o colocar el hormiguero. Los huecos más inesperados, como una rendija entre azulejos, pueden ser la entrada al hormiguero.

Una vez conocidos las pasos a seguir para eliminar la plaga de hormigas en la cocina, el consejo final es emplear más de un método al mismo tiempo para obtener un resultado más rápido y satisfactorio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*