Qué hacer si la luz de avería del motor se enciende

Que entre los más de 100 testigos que posee un automóvil para avisar de posibles fallos y problemas se encienda precisamente la luz avería del motor es una de las peores noticias cuando se está al volante pues podría advertir de una dificultad muy seria. Ahora bien, lo más importante en cuanto a los pasos a dar a partir de ese momento es mantener la calma y evaluar la situación para ver si es posible continuar adelante. Si el coche se comporta bien, probablemente no se trate de una avería grave, pero si pierde potencia, aparece humo o se escuchan ruidos anómalos, conviene detener el vehículo desde que sea posible y tratar de averiguar cuanto antes la causa de la incidencia por si es posible resolverla rápida y eficazmente.

A tal fin se puede recurrir al manual del vehículo. Según los modelos y marcas incluso un determinado color del testigo podría indicarnos por qué se ha producido el encendido, si bien en aras de garantizar la seguridad en el proceso de solución de la posible avería, lo más aconsejable es ponerse en contacto con nuestro mecánico habitual y, si no fuera posible porque nos encontramos en pleno viaje y lejos de casa, es recomendable llamar a profesionales de solvencia que puedan darnos una asistencia adecuada. Así por ejemplo, este taller en Toledo y Madrid está considerado uno de los más cualificados entre los que trabajan en estas provincias y suponen una óptima elección. Ahora bien, ¿cuál puede ser la causa del encendido del testigo del motor?

Según los expertos las posibles razones son múltiples: desde una avería en la bobina de encendido, la cual si se estropea puede ocasionar una avería aún mayor en el catalizador, hasta un fallo en el sensor de oxígeno, que recopila datos sobre el volumen de oxígeno existente en el sistema de escape del automóvil, pasando por un fallo del propio catalizador, cuya misión es reducir la contaminación que se general con los gases de escape, una avería en las bujías (deben cambiarse a los 100.000 kilómetros) o en la tapa del combustible y/o un fallo del termostato, el cual regula la temperatura del motor.

También podría darse un fallo en la inyección, provocando ello un mayor y anómalo consumo de combustible, una avería en el caudalímetro, que puede ocasionar una disminución de la potencia del coche, o un problema en el sistema de evaporación de emisiones, cuya función es controlar la cantidad de gases contaminantes expulsados a la atmósfera.

Otro motivo por el que puede encenderse la luz de avería del motor es que la válvula EGR esté defectuosa, con consecuencias como un aumento de consumo o pérdida asimismo de potencia, o en definitiva, que haya una avería interna del motor importante, que igualmente se pone de manifiesto con ruidos internos, aumento del consumo de combustible o de aceite, humo negro, etc., dando lugar también a pérdida de potencia y sobrecalentamiento.

Las enumeradas son algunas de las causas más comunes por las que la luz de avería del motor puede encenderse y por las que conviene poner el vehículo en manos de mecánicos a la mayor inmediatez posible.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*