La entrevista personal para acceder a la Guardia Civil se puede reclamar: ¿cómo pueden hacerlo los opositores que no superen esta prueba?

Los criterios que usan desde la Benemérita para declarar que un aspirante no ha pasado correctamente esta prueba en ocasiones son sumamente arbitrarios

Hábleme un poco de usted, ¿cuáles son sus cualidades?”, “¿Tiene usted coche? ¿Y corre mucho con él? ¿Le han multado alguna vez? No mienta que tenemos aquí su historial”, “¡Véndase un poco!, ¿por qué debería la Guardia Civil elegirle a usted?”, “¿Qué es la vocación para usted?, ¿si tiene tan seguro que quiere ser Guardia Civil, por qué ha dado tantos tumbos profesionalmente hasta presentarse a estas pruebas?”… Estos son solo algunos ejemplos de las preguntas que la Guardia Civil realiza a aquellos aspirantes que cada año se presentan a las oposiciones estatales que dan acceso al cuerpo de la Benemérita.

Como se puede apreciar, la conversación puede salir por cualquier lado y es por ello por lo que los opositores preparan esta charla con los examinadores a conciencia, con el fin claro de transmitir un discurso uniforme y que no dé lugar a interpretaciones negativas. No obstante, no todos logran superar con un visto bueno esta prueba y fruto de los nervios, la juventud o la inexperiencia en este tipo de charlas caen estrepitosamente a pesar de haber superado solventemente el resto de exámenes.

Pero, ¿ha de ser este el final del proceso? Lo cierto es que no siempre tiene por qué ser así. En ocasiones los opositores muestran una gran predisposición durante la conversación y no encuentran motivos que argumenten que el fallo de la Guardia Civil se haya resuelto con un ‘no apto’ en la entrevista personal. Todos ellos, independientemente de los motivos, deben saber que existe una opción de mantenerse en la pelea y no tener que esperar a los exámenes del año que viene.

La reclamación gana peso

Y es que aunque parezca un suicidio ir contra una institución como la Guardia Civil, la realidad es que de un tiempo a esta parte cada vez hay más sentencias en el Tribunal Supremo que dan la razón a los demandantes que reclamaban los criterios arbitrarios utilizados por la parte examinadora. De tal manera que los supuestos afectados buscan impugnar la entrevista personal y lograr su anulación en base a lo que entienden que han sido unos criterios sumamente subjetivos.

El abogado Juan Carlos Fernández lleva ya varios años gestionando reclamaciones de este perfil con su despacho Monteagudo y Vales después de que lograra la admisión de un opositor al cuerpo de la Guardia Civil en la sentencia nº1189/2016 del TS. En este caso concreto, los motivos que habían llevado a la Benemérita a no otorgar la aptitud a este aspirante fueron “su falta de sinceridad, de flexibilidad con el resto de opiniones y su inmadurez”. Unas razones que ambas partes, opositor y abogado, consideraban sumamente subjetivas y difíciles de probar en un juicio, por lo que fueron adelante con la reclamación y obtuvieron un resultado satisfactorio.

Lo más curioso para Juan Carlos Fernández es que “teóricamente esta prueba está destinada a contrastar y ampliar las pruebas psicotécnicas que se realizan en el proceso selectivo”, lo que pasa es que “pocas veces se hacen referencia a esas pruebas y cuando se hace es sin ningún rigor científico” y la cita termina derivando en una conversación con preguntas que pueden llegar a ser un tanto comprometidas.

Los pasos para reclamar

Todo aquel aspirante que haya tenido que pasar por un episodio como este ha de saber que “ante una declaración de no aptitud, el primer paso es plantear un recurso de alzada”. Aunque el letrado reconoce que “por desgracia este recurso es un mero trámite dado que la estimación del mismo es prácticamente imposible y únicamente hay que presentarlo para poder seguir con los siguientes trámites”.

Una vez hecho esto y después de que el recurso de alzada se resuelva de forma negativa, el siguiente paso es presentar un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente a la localidad donde resida el recurrente. Una opción que el letrado recomienda en vista de que “cada vez prosperan más recursos ante la constancia de lo arbitrario que resulta la declaración de no aptitud en la entrevista personal”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*