El “imparable” aumento de delitos informáticos

Los delitos, estafas o robos informáticos están a la orden del día en estos tiempos donde internet tiene gran relevancia en las compras de las personas. Lo ideal siempre será ingresar a sitios legales y seguros como Retabet, la casa de apuestas.

Si bien es cierto que los ciberataques existen desde hace muchos años, con la pandemia los casos aumentaron, según la Fiscalía de Criminalidad Informática de Ourense.

Esto debido al confinamiento, pues las personas dependen del internet para muchas cosas.

De igual forma, en los últimos años ha habido un aumento de reclamos en el Banco de España por estafas a través de tarjetas de crédito.

Los delitos informáticos van desde suplantación de identidad, compras que nunca llegaron y hasta cobros de Seguridad Social, este último uno de los más repetidos recientemente en España.

Devolución de dinero por correo electrónico

Muchas personas manifestaron haber recibido un mensaje de la oficina de tributación española indicando que iban a recibir un reembolso y que debían ingresar a una página a validar los datos.

El mensaje aparenta ser del Gobierno de España, pero se trata de una fachada, detrás hay ciberdelincuentes que buscan captar víctimas en un momento donde se habla de la declaración de impuestos.

El correo finaliza con un enlace, el cual supuestamente dirige a la persona a la página de la Agencia Tributaria, donde le piden a la víctima sus datos personales y financieros. Así de sencillo consiguen la información de las personas para estafarlas.

Suplantación de identidad del SEPE

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y los propios ciudadanos alertaron por redes sociales que la identidad de la institución estaba siendo suplantada a través de un correo electrónico.

En este caso, al ingresar al enlace y descargar el supuesto informe el equipo de la persona se vería amenazado con virus que tiene como finalidad robar sus datos.

¿Qué hacer para evitar los delitos informáticos?

Aunque ser víctima de delitos informáticos es muy sencillo, existen formas de evitar las estafas, suplantación de identidad e incluso a los manipuladores por redes sociales.

Por ejemplo, si te llega un correo electrónico diciendo ser una institución española debes verificar su dirección o dominio, pues por lo general tienen un número o letra que los diferencia del correo real.

De igual forma, suelen tener evidentes errores ortográficos, estilo de escritura que no corresponde o se equivocan en el nombre de la persona.

Por otro lado, al ingresar a un sitio web debes asegurarte de que es seguro. Revisar el URL para comprobar que es el correcto, esto aplica para tiendas online, bancos, casas de apuestas, formularios, entre otros.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*