No es el momento de que el mundo dé la espalda a Haití

Terremoto en Haití

“Entendemos la urgencia de este momento y estamos preparados para ayudar”, comenta Roseval Supreme, director de Acción contra el Hambre en Haití.

El terremoto del sábado mató a más de 1.400 personas e hirió a muchas más. Miles de casas y edificios, incluyendo instalaciones médicas, iglesias y escuelas fueron destruidos. Ahora, mientras lloramos la pérdida de nuestros conciudadanos, nos enfrentamos a la amenaza de inundaciones y corrimientos de tierra como consecuencia de la tormenta tropical Grace”, declara el máximo responsable de Acción contra el Hambre en Haití.

Haití es un país muy vulnerable a las catástrofes naturales de todo tipo. Hace unos días, el desastre llegó desde el fondo de la tierra por causa del terremoto, y sin embargo, ahora están llegando desde el cielo por causa de la tormenta tropical Grace. La amenaza, por tanto, será también sanitaria, y la prevención de enfermedades y de nuevos brotes infecciosos, un reto clave para proteger a la población haitiana.

“Para empezar, nuestra respuesta de emergencia dará prioridad a la mejora del acceso al agua potable y al saneamiento seguro para prevenir brotes de enfermedades, y a la distribución de suministros de nutrición, higiene y otros que pueden salvar vidas”, subraya Roseval.

Los sucesivos desastres y golpes afectan físicamente a las familias del país, pero también causan un alarmante daño psicológico. “Proporcionaremos apoyo en materia de salud mental a los miembros de la comunidad y a los trabajadores de primera línea, ya que está claro que este acontecimiento ha traumatizado de nuevo a muchas personas que vivieron la devastación del terremoto de 2010”, añade el responsable de Acción contra el Hambre en Haití.

Para apoyar las intervenciones que se están organizando desde el terreno, nuestro equipo de expertos en respuestas de emergencia basado en Madrid se está movilizando.

“Estamos enviando desde España módulos de potabilización de agua y en cuanto recibamos detalles del análisis de necesidades que estamos realizando, ampliaremos nuestras iniciativas, incluso el despliegue de dos especialistas españoles, un logista y una coordinadora de agua, saneamiento e higiene, en las zonas más golpeadas y afectadas por el terremoto”, indica Noelia Monge, responsable del equipo de Emergencia de Acción contra el Hambre.

El terremoto de Haití deja a miles de personas en situación de extrema vulnerabilidad, y se suma a una lista de acontecimientos que nos hacen pensar lo peor para la isla caribeña.

“Como haitiano y dirigente de una organización humanitaria y de desarrollo que trabaja en Haití desde hace más de 35 años, me preocupa el futuro de mi país. Hemos sido golpeados por una crisis tras otra, y temo que estemos llegando a un punto de ruptura. Nos enfrentamos a tremendos retos, entre ellos cuatro millones de personas que luchan contra el aumento del hambre debido a problemas como la inflación, el desempleo, los disturbios políticos civiles, la persistente sequía, los efectos directos e indirectos del COVID-19, y ahora el impacto de otro terremoto.

Ahora no es el momento de que el mundo dé la espalda a Haití. Necesitamos más que nunca la colaboración y el apoyo», concluye Roseval.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*