Verdades y mitos sobre las aceitunas

Las aceitunas son uno de esos alimentos que no se pueden dejar de tomar. Si en la mesa del vermut o la cena se pone un plato con un puñado de ellas, surge un deseo irrefrenable de tomarse una detrás de otra. Es, sin duda, uno de los aperitivos estrella de la gastronomía española y de la dieta mediterránea.

Por ello surgen, en torno a las aceitunas, una serie de mitos sobre los que muchas veces no se tienen ideas claras. Éstos dan lugar a malentendidos e incluso generan falsas creencias sobre los beneficios de las aceitunas, su aporte calórico, si son buenos o no en las dietas, etc.

Repasamos algunas de las verdades y mitos sobre las aceitunas, así como algunas de las curiosidades de las aceitunas más interesantes para los aficionados al buen comer y a la gastronomía.

¿Las aceitunas engordan?

La primera gran pregunta, muy habitual en cualquier tipo de alimento que se consume de manera cotidiana es ¿engordan?

La respuesta no puede ser más rotunda; no, las aceitunas no engordan. En contra de la creencia común, que hace que muchas personas prescindan de ellas en su cocina en cuanto se ponen a dieta, lo cierto es que este fruto cuenta con muchos beneficios, y que no repercute en el peso.

Aunque es un tentempié rico en grasas en su composición, hay que mantener la calma: estas grasas son en un 77% ácido oleico, una grasa monoinsaturada y buena para el organismo. Eso sí, hay que tomarlas como todo: la mesura y el término medio permiten que la báscula no marque por encima de lo que se desea.

¿Se pueden comer aceitunas por la noche?

Otro de los mitos relacionados con la aceituna es que es malo tomarlas por la noche. Los expertos en dietética creen que esta afirmación está más relacionada con los aliños que con el propio fruto. De hecho, son bastante digestivas. Son fáciles de digerir debido a que la relación lignina-celulosa es inferior a 0,5.

En todo caso, no es malo tomar algunas olivas por la noche, si así se desea. Se trata de un alimento que contiene vitaminas A, B, E y C, así como una buena cantidad de antioxidantes, que ayudan a retrasar el envejecimiento. Además, no hacen más pesadas las digestiones ni cualquier otra consecuencia que deba alertar a las personas que disfrutan de un pequeño plato de olivas por la noche.

¿Aceitunas en el embarazo?

No solo no es peligroso, sino que la ingesta de aceitunas durante el embarazo está más que aconsejada. Este alimento aporta nutrientes como la vitamina E, que ayuda a la reparación de tejidos y al desarrollo inmunológico, y también contiene vitamina K, que ayuda a que la sangre se mantenga fluida durante el período de gestación.

¿Se pueden tomar aceitunas todos los días?

Sí, se pueden tomar aceitunas a diario. Como con cualquier otro alimento, lo relevante es que se haga sin darse atracones y sin privar la dieta de otras verduras, frutas, carnes y pescados importantes. Sin duda, tomar una docena de aceitunas al día solo puede ser beneficioso para el organismo.

Hemos derribado muchos de los mitos que rodean al consumo de aceitunas y destacado las verdades más interesantes respecto al aporte de vitaminas, propiedades y curiosidades de las aceitunas. Así, ya se pueden introducir en la dieta habitual, ya que no solo están buenísimas, sino que son muy saludables. ¡Hay miles de recetas con aceitunas que puedes preparar!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*