Antonio Machado, un folclorista en Aravaca

El nombre de Antonio Machado se repite en tres generaciones sucesivas de una misma familia y recorre más de un siglo de nuestra historia cultural por intervención directa de quienes así se llamaron: desde Antonio Machado Núñez, el iniciador de esta saga de preclaros personajes, hasta el más celebrado de los tres, el poeta que todos conocemos. Entre ellos ha quedado el Antonio Machado a que se refiere el título de esta nota, Antonio Machado Álvarez (1846-1893), merecedor de un epígrafe propio en nuestra historia cultural, pero oscurecido en vida por la altura intelectual y proyección pública de su padre —catedrático de Historia Natural, introductor de las teorías de Darwin en nuestro país, rector de la Universidad de Sevilla, político republicano, gobernador civil de la provincia…— y, luego, por la grandeza literaria y civil de su homónimo hijo.

Precursor de la antropología cultural e introductor de los estudios del folclore en nuestro país, Antonio Machado Álvarez es conocido hoy, sobre todo, por haber sido una de las primeras personas que se acercó al flamenco con la mirada propia del estudioso. Su Colección de cantes flamencos (Sevilla, 1881) sigue siendo una fuente imprescindible para el conocimiento del género.

La publicación de Antonio Machado Álvarez. Apuntes sobre el folclore y la historia de Aravaca (Entrelíneas, 2022) nos propone un acercamiento a este hombre entrañable y a su paso como folclorista por Aravaca, prácticamente desconocido hoy, como lo es también la historia de esta villa que fue municipio independiente hasta 1951. Hombre adelantado a su tiempo en muchos y diversos aspectos de la vida, el padre de los hermanos Machado podría ser considerado hoy —muy a su pesar— figura representativa del momento crítico que vivía en aquel momento nuestro país (recordemos el desastre del 98), una nación cerrada entonces a las nuevas ideas y dominada por una casta que menospreciaba el talento, ocupada como estaba en mantener sus privilegios y su posición hegemónica en todos los órdenes de la vida social y cultural.

Se trata de un libro bien documentado e ilustrado con imágenes de la época. Se inicia con un estudio preliminar de Ángel Luis Sobrino sobre la figura y la obra de Antonio Machado Álvarez, su actividad pública como introductor del folclore en nuestro país y su trabajo, casi inaccesible en la actualidad, sobre el folclore de Aravaca, cuyo comentario sirve al autor de la introducción como punto de partida para una aproximación a varios momentos de la historia de la localidad, desde sus orígenes hasta los inicios del pasado siglo, en la que no faltan referencias a la vecina Pozuelo de Alarcón y a la histórica rivalidad de ambas poblaciones. La segunda parte del volumen contiene una selección de artículos publicados por Machado en Madrid entre 1883 y 1886, debidamente editados y anotados. Junto a la serie de artículos sobre el folclore de Aravaca, que constituye el eje central del trabajo, encontrará el lector artículos publicados en periódicos de información general representativos de la intensa actividad pública que Antonio Machado Álvarez desplegó durante aquellos tres años para extender por todo el territorio nacional El Folk-Lore Español, la sociedad que había fundado dos años antes en Sevilla a imagen de la londinense Folk-Lore Society, y divulgar los fundamentos, objetivos y métodos de investigación de la nueva disciplina académica.

Se trata, en suma, de un libro que nos acerca a este casi desconocido Antonio Machado, un amante de la vida sencilla y alegre castigado por el tiempo que le tocó vivir, y a la historia de una población antiquísima difuminada hoy en el mapa de un distrito madrileño.


El autor: Ángel Luis Sobrino

Es catedrático de Lengua y Literatura. Actualmente desempeña la función de asesor para las áreas de Humanidades en la Red de Innovación y Formación Permanente del Profesorado de la Comunidad de Madrid. Doctor en Filología Hispánica, es autor de varias publicaciones especializadas sobre prensa cultural y literaria del siglo XX. Como miembro del grupo Memoria de Aravaca, integrado en la Asociación Vecinal de Aravaca Osa Mayor, ha colaborado en el programa Memoria de los barrios, de la Biblioteca Digital Memoria de Madrid, y preparado en 2017 una exposición sobre la historia de Aravaca que contó con el patrocinio de la Junta Municipal de Distrito Moncloa-Aravaca. En 2018, comisarió para el Instituto Cervantes la exposición Poeta en un tiempo sombrío sobre la figura y la obra de Leopoldo de Luis.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*