El mejor datáfono para autónomos y pequeñas empresas

Los TPV se han convertido en un elemento de lo más habitual en cualquier comercio. Tanto trabajadores como consumidores se han acostumbrado a usarlos, y es que el pago con tarjeta es cada vez más común en nuestras transacciones diarias.

Pero ¿qué es exactamente un datáfono? ¿Por qué un negocio puede necesitarlo existiendo otras formas de cobrar? Vamos a entender cómo funciona este dispositivo clave para el desarrollo y crecimiento de cualquier establecimiento y, también, a ver cuál es la mejor opción del momento para esas pequeñas empresas y/o autónomos que necesitan un buen y económico TPV para cobrar a sus clientes.

¿Qué es un TPV o datáfono?

Un datáfono o TPV es un elemento casi indispensable en todo comercio. Este aparato se coloca y usa en los establecimientos comerciales para facilitar el cobro a los clientes que quieren usar una tarjeta bancaria como método de pago.

Existen diferentes tipos de datáfonos. Está el TPV Virtual, ideado principalmente para las tiendas online y aplicaciones móviles; también el TPV Móvil, con tarjeta SIM para poder usarse dentro y fuera de los establecimientos; el TPV PC, para negocios con distintos locales que quieran centralizarlo todo; y los TPV WiFi, que se conecta a redes WiFi para funcionar.

Escoger el TPV más adecuado para tu negocio es imprescindible, ya que te va a dar la solución más adecuada para el volumen de tu actividad habitual, como también el presupuesto más ajustado. Asimismo, es vital escoger la opción que más encaje con la naturaleza del negocio. Por ejemplo, no es lo mismo el TPV que se emplea en un negocio de comida a domicilio que el que utiliza un taxista.

SumUp, el TPV barato para pequeños negocios

Desde el comparador de datáfonos y TPV Posland, indican que una de las mejores opciones para autónomos y pequeñas empresas es el TPV SumUp. ¿Por qué este y no otro? Para empezar, porque es un dispositivo bastante compacto y pequeño, es muy fácil de llevar, pero también por su agilidad a la hora de procesar los pagos a través de su propia app móvil.

Es un datáfono muy económico, con una cuota de alta de solo 39 € y que no exige ni papeleos ni permanencia alguna. Algo muy necesario para un negocio pequeño, ya que no lo “ata” a sus condiciones. Además, solo pone una comisión fija del 1,5% por movimiento económico, y sin depender de ningún banco en concreto.

Esta opción es bastante versátil gracias a eso, aunque lo más atractivo son esas condiciones de comisiones y su facilidad de uso. Está disponible en 3 modelos: SumUp Air, con hasta 500 transacciones con una carga de batería; SumUp Solo, más caro, con estación de carga y compatible con pagos independientes; y SumUp 3G, el más caro, que suma todo lo anterior y añade impresora de recibos.

¿Es tan fácil de usar?

Para cobrar con este TPV, lo único que hay que hacer es dejar que el cliente acerque su tarjeta, su smartphone o cualquier dispositivo con tecnología para pagos inalámbricos a través de Apple Pay o Google Pay.

En ese momento, se gestiona el pago con una comisión del 1,5%, de forma que el importe restante se ingresará en la cuenta bancaria establecida previamente. El periodo de pago se mueve en torno a los 2 – 3 días laborales, aunque, en el caso de solicitar la tarjeta prepago gratuita de SumUp, se acorta ese tiempo para tener que esperar solo 1 día para recibir los pagos.

¿Cuándo necesito un datáfono si tengo una empresa?

Si bien es cierto que en España la ley no obliga a las empresas y comercios a contar con un datáfono para facilitar el pago con tarjeta, sí que es muy recomendable contar con ello.

Una empresa necesita un datáfono en el mismo instante en el que va a vender algo a los consumidores. Puede que sea un TPV Virtual, en el caso de montar una tienda online; o puede que sea una de las muchas opciones físicas que hay.

No es una cuestión de conveniencia, es una cuestión de necesidad. Cada vez más personas utilizan métodos de pago como tarjetas o teléfonos, dejando el dinero en metálico a un lado. Si no tienes un datáfono, vas a impedir que esos consumidores puedan pagarte, poniéndoles impedimentos. En consecuencia, podrías estar perdiendo ventas.

Necesitarás un datáfono en el mismo instante en el que quieras facilitar cobros a tus clientes. Es así de simple.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*