Homenaje permanente de Valdemorillo a la obra de Antonio Salvador Orodea con la instalación del mural Universo en el acceso al Auditorio

Con unas dimensiones de 4,2 metros de largo y 2 de altura, el mural está realizado en gres de manera artesanal y lleva el sello de modernidad tan característico del artista, descendiente de uno de los linajes más antiguos de ceramistas de la antigua Fábrica Falcó y Compañía

Nueva y sorprendente imagen la que ofrece desde ahora el pasillo de acceso al Auditorio de Valdemorillo, un espacio de la Casa de Cultura Giralt Laporta que pasa a convertirse en lugar de reconocimiento permanente a la obra de Antonio Salvador Orodea con la instalación, promovida por el Ayuntamiento, de su ‘Universo’, un mural de grandes dimensiones, con sus 4,20 metros de largo por otros dos de altura. Realizado en gres de forma completamente artesanal, cada una de sus piezas es única, estructurándose en esferas dispuestas a modo de planetas sobre el fondo, ofreciendo una “extraordinaria” estampa artística que añade atractivo a un centro cultural tan singular, erigido precisamente en torno a los hornos de la desaparecida fábrica. Así lo explica el alcalde, Santiago Villena, quien asegura que “es una satisfacción el poder acoger para siempre en este vestíbulo una creación tan espectacular, que refleja la talla artística de Orodea, rindiéndole así un merecido homenaje a este autor, porque él y su arte son parte de la historia local y su labor impulsando la prestigiosa ASO proyectó también el nombre de Valdemorillo”.

Ubicada anteriormente en la que fue vivienda del artista, construcción para la que fue diseñada como parte y eje articulador de la casa, el traslado del mural a su nuevo emplazamiento ha supuesto unas delicadas labores de montaje que se han seguido con el máximo cuidado y respeto a la obra. La propia concejal de Educación y Cultura, Eva Ruiz, quien ya en mayo inició los contactos para llevar a cabo toda esta operación, estuvo supervisando este viernes los trabajos de colocación, para los que se contrató a un equipo de albañilería especializado, resultando igualmente necesaria la disposición de los marcos y soportes creados específicamente. Culminado el montaje, la edil también señaló “el valor añadido que supone para nuestra Casa de Cultura el contar con una pieza de estas características”, junto a la que, además, ha quedado instalado el expositor de baldosas decorativas donado en su día por el último director de ASO, José María Herranz, con motivo de la inauguración del centro en 1999.

Descendiente de uno de los linajes más antiguos de ceramistas de la fábrica Falcó y Compañía o Sociedad del Aulencia, Antonio Salvador Orodea fue el artífice que convirtió el fabriquín fundado al cierre de la citada fábrica por su bisabuelo, José Orodea Varea, en la prestigiosa ASO, merecedora de numerosos premios. Fue de su abuelo modelista de quien aprendió a conjugar los estilos Falcó, Cartuja y Sargadelos, dotando a sus creaciones de un sello y modernidad muy característicos. Prueba de ello, el premio Bifaz de Barcelona que obtuvo por un juego de café apilable, o los premios de Diseño cosechados en Ferias como las de Hannover y München, resultando elegida su cerámica como regalo de protocolo en la Feria Mundial de Nueva York en 1965.

Fue el gres, materia con la que creó este ‘Universo’ que ahora pueden contemplar todos los visitantes de la Giralt Laporta, el que le permitió fabricar una amplia y singular gama de pavimentos y elementos de uso doméstico, tales como jarrones y lavabos, así como las ya citadas baldosas decorativas. Esta otra gran fábrica de Valdemorillo se mantuvo activa hasta octubre de 2003.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*