Champagne y roscón de reyes: la combinación perfecta de Bollinger y Torreblanca para esta Navidad

Este dúo de exquisiteces gourmet estará a la venta desde principios de diciembre, contendrá un roscón de edición limitada elaborado por ‘El Mejor Repostero del Mundo’, perfecto para maridar con la nueva añada del champagne La Grande Année 2014 de Bollinger

A escasas semanas de la llegada de la Navidad, son muchos los que buscan el perfecto regalo con el que hacer feliz a amigos y familiares. Razón por la que Maison Bollinger se ha aliado con los reposteros Paco y Jacob Torreblanca para crear un pack compuesto por un único y especial roscón acompañado de la referencia La Grande Année 2014 de Bollinger.

El roscón, el postre más icónico de la Navidad en España, así como el desayuno y merienda imprescindible durante estas fechas tan señaladas, se transforma en esta colaboración a través de un proceso de elaboración diferente, ideado y ejecutado por Torreblanca de una forma única: haciendo uso de masa madre natural de panettone dulce y salado, mantequillas de máxima calidad, perfiles cítricos gracias al uso de la piel de naranja valenciana, notas torrefactadas de almendras marconas, miel natural artesanal y queso Comté de leche cruda de vaca.

Una combinación sorprendente pero con mucha lógica, ya que Torreblanca dio con esta receta al darse cuenta de las increíbles similitudes que tienen el roscón y el panettone. Una de ellas es, por ejemplo, la fermentación: indispensable para extraer aromas particulares que van mejorando con el tiempo. Un proceso artesanal que comparte valores con la creación de cualquier botella de champagne. Por eso, nadie mejor que Torreblanca –que acumulan más de 150 premios que reconocen la calidad de sus productos y su extensa trayectoria profesional– para dar con un producto que mejor marida con La Grande Année 2014.

Excepcional y atemporal, la Grande Année 2014 se elabora con la selección de la uva de mayor calidad, vinificándose exclusivamente en pequeñas barricas de roble de 20 años de antigüedad, lo que favorece el desarrollo de aromas de gran delicadeza y genera un vino con más cuerpo y con gran capacidad de envejecimiento. Todo ello gracias a la microoxigenación: un método artesanal que, tras una crianza de más de 9 años sobre lías, culmina con el removido (remouage) y degüelle manual de cada una de las botellas. La calidad y mimo que se ponen en el proceso de producción de Grande Année 2014, lo convierten en un vino preciso, refinado y complejo, tanto por su mineralidad como por su excepcional intensidad, culminando en aromas que sorprenden de manera gradual en boca, donde se percibe un champagne fino, intenso, con un toque salino y con una delicada acidez.

En definitiva, esta alianza promete convertirse en la combinación perfecta para disfrutar, sorprender y vivir de una manera diferentes unas fechas tan especiales como estas.


Venta

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*