Casi un tercio de los españoles tiene intolerancia a la lactosa

Los síntomas más frecuentes son dolor abdominal, gases, retortijones, enrojecimiento perianal, hinchazón abdominal, diarrea o náuseas

Foto: Rachel James

Aproximadamente, un tercio de los españoles presenta intolerancia a la lactosa, un trastorno digestivo que se caracteriza por un déficit de lactasa. En el 70% de los casos, la causa es genética y esta condición se mantiene durante toda la vida. Sin embargo, también es posible que aparezca tras una agresión de la mucosa intestinal.

“El tratamiento con antibióticos o quimioterapia puede estar detrás de una intolerancia de este tipo. En estos casos, la situación es temporal y reversible”, explican el Dr. J. Félix González Rodríguez, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario HM Madrid, y su colaboradora la Dra. Natalia López-Palacios, experta en este trastorno.

Cuando se habla de una causa genética, la más frecuente, suele ocurrir tras el período de lactancia. En ese momento, señala el Dr. González Rodríguez, “comienza una pérdida progresiva de la producción de lactasa y, por tanto, una pérdida gradual de la capacidad de digerir la lactosa”. En estos casos, es habitual que al cumplir los 20 años muchos adultos muestren ya algún grado de intolerancia. Cuando la causa es congénita, apunta la Dra. López-Palacios, “no existe curación porque el individuo no recupera el enzima y los síntomas sólo se alivian con la suspensión de los lácteos”.

Menos frecuente es la intolerancia a la lactosa que se produce por causas secundarias relacionadas con una agresión de la mucosa intestinal. Puede aparecer tras un episodio agudo de diarrea, tras el tratamiento con antibióticos o con quimioterapia o tras cirugía del intestino delgado, como se ha dicho anteriormente. También puede darse en pacientes celíacos o con enfermedad inflamatoria intestinal. “En estos casos, la intolerancia suele ser temporal y reversible. Los síntomas mejoran cuando se trata la causa o la enfermedad que ha condicionado su aparición”, subraya la especialista.

Los síntomas

Existen diferentes grados de intolerancia, por tanto, no todas las personas que presentan este trastorno reaccionan igual aun habiendo ingerido la misma cantidad de lactosa.

Los síntomas más frecuentes son: dolor abdominal, gases, retortijones, enrojecimiento perianal, hinchazón abdominal, heces pastosas o diarrea, defecación explosiva o náuseas.

En recién nacidos y bebés los síntomas son los mismos que en el adulto. Sin embargo, subraya el Dr. González Rodríguez, “a estas edades, es importante distinguir si se trata de una intolerancia a la lactosa o de una alergia a la proteína de la leche de vaca”. Esta última, explica, suele afectar a niños que aún no han cumplido los 3 años y entre los síntomas que podemos observar se encuentran algunos típicos de la alergia como erupción cutánea con picor, sibilancias, moqueo o tos. “Esta alergia alimentaria desaparece en la mayoría de los casos cuando el niño crece”, apunta.

La deficiencia primaria de lactosa, sin embargo, raramente aparece por debajo de los 3 años. Sólo en casos muy raros puede darse en el lactante desde su nacimiento, es lo que se conoce como “deficiencia congénita de lactasa”.

El diagnóstico

El método más utilizado para diagnosticar esta intolerancia es el Test de Hidrógeno Espirado que consiste en ingerir una cantidad determinada de lactosa: si hay un aumento de hidrógeno medido en el aliento significa que la lactosa no ha sido digerida y, por tanto, se confirma el diagnóstico. Otros métodos son el Test Sanguíneo o el Test de Gaxilosa.

¿Adiós a la lactosa?

En la actualidad, más que una dieta restrictiva, se recomienda reducir la ingesta de lactosa ya que la mayoría de los pacientes tolera hasta 12 gramos sin presentar síntomas. Esto dependerá, en cualquier caso, del grado de intolerancia. Eso sí, deben tener en cuenta que muchos alimentos precocinados e incluso medicamentos pueden incluir lactosa en su composición.

Asimismo, destaca el Dr. González Rodríguez, “se pueden usar suplementos orales con lactasa para mejorar la digestión y reducir los síntomas”. Estos, advierte, pueden alterar el sabor de la comida, sobre todo el dulce, y se recomienda utilizarlos esporádicamente.

Los riesgos de una alimentación sin lácteos

La reducción del consumo de leche conlleva un mayor riesgo de fracturas y osteoporosis. Por eso, en estos casos, se recomienda consumir suplementos o alimentos ricos en calcio y exponerse al sol para favorecer la absorción de vitamina D. Además, en el mercado podemos encontrar varias marcas de leche “bajas en lactosa” o “sin lactosa”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*