A Cañada DELIC Experience inaugura la terraza con su coctelería exclusiva de sidra natural

Embajadores ya tiene copa después de la oficina. A Cañada DELIC Experience ha inaugurado ayer su terraza restaurante. La primera sidrería madrileña de alta cocina presenta su nueva línea de coctelería a partir de su propia sidra natural ‘La Penúltima’. Entre otras novedades, la sangría y los mojitos de sidra. Se sirve una selección de su carta de la Cornisa Cantábrica: cachopines de ternera asturiana, pulpo A’feira de Lugo, papas al queso de Cabrales, lacón con grelos, surtido de croquetas…

El gerente y chef César Román realiza sus exclusivas recetas de sangría y mojitos con sidra de pomaradas de la cuenca minera asturiana. “El olor de manzanas tan dulces suaviza el sabor de estos cócteles”, explica el Presidente de la Asociación de Amigos de la Sidra y el Buen Yantar y miembro de la Buena Cofradía de los Siceratores de Asturias.

Dos pintorescos biciclos presiden la entrada a la terraza de A Cañada DELIC Experience. Sobre su pared izquierda, un gran jardín vertical de helechos y plantas aromáticas sin flor se mantiene diariamente a través de un sistema de riego por goteo. Un conjunto de redes de pescadores refuerza el aire rústico del primer espacio, apto para fumadores, con mesas y sillas de diseño vintage. Grupo Heineken firma el expositor de cervezas internacionales.

Dos cristaleras preceden al salón interior privado, con barra de coctelería. Las paredes se recubren de piedra de pizarra traída de la comarca orensana de Valdeorras, combinada con listones decolorados de madera de pino. El mobiliario del salón mantiene un estilo similar a la terraza. Todas las mesas integran su propio escanciador de sidra. Ambos espacios ofrecen la misma carta que la sidrería, cuya cocina abre todo el día. Ginebras y vodkas Premium, además de daiquiris, caipiriñas y otros combinados tradicionales completan su gama de bebidas. Sesiones de chill out amenizan el terraceo afterwork de A Cañada DELIC Experience. “Traemos al barrio una tendencia más desarrollada en otras zonas de Madrid”, concluye César Román.

A Cañada DELIC Experience_22_La Penúltima_MG

Pulpo A’Rella

La primera sidrería de alta cocina de Madrid abre sus puertas junto a la Glorieta de Embajadores. Entre otras novedades, A Cañada DELIC Experience presenta su pulpo A’Rella al estilo tradicional de Lugo y su propia variedad de sidra natural asturiana, ‘La Penúltima’. El prestigioso enólogo Jesús Flores firma su carta de vinos.

Ningún otro restaurante de la capital prepara el pulpo A’Rella según la añeja tradición de las aldeas lucenses. Tras un primer golpe de cocción en su mismo jugo, se acaba de cocinar en un gran plato reflectante. Se baña en una salsa de aceite de oliva virgen, ajo laminado, pimentón y pimienta roja de Cayena. Mientras el plato aún chisporrotea, se sirve directo a la mesa. “Queremos mostrar otras maneras de comer pulpo”, asegura César Román, ganador del premio al Mejor Pulpo A Feira 2015 de la Comunidad de Madrid con su anterior Sidrería A Cañada. Ahora también lo ofrece a la brasa y caramelizado, con crema de cachelos y cabrales.

La Penúltima

La sidra de A Cañada DELIC Experience se elabora exclusivamente con manzanas de la cuenca minera asturiana. “No provienen de una única gran pomarada, sino que las compramos a pequeños productores de la región”, puntualiza César Román. “Algunos no poseen más de 10 manzanos”, añade. Los cuatro millones de litros anuales de la sidra asturiana de alta calidad o pata negra se fabrican con manzana local. Para los 36 millones de litros restantes producidos en España se usan otras de Galicia, El Bierzo (León), Francia y Polonia.

El proceso de ‘La Penúltima’ es totalmente natural, sin aditivos, colorantes ni conservantes artificiales. Una sidra “suave, ligera e idónea para escanciar”. La carta del local también cuenta con dos vinos de su etiqueta propia ‘De aquí a la cama’: el blanco, de uva 100% verdejo; y el tinto, con seis meses en barrica de roble.

Evolución

Nacida en 1890 como humilde casa de comidas en una aldea del valle orensano de Valdeorras, A Cañada evoluciona a la primera sidrería de alta cocina de Madrid. 126 años después, la propuesta gourmet de A Cañada DELIC Experience se asienta sobre el sólido pilar de su gastronomía eficiente, de gran relación calidad precio. La degustación de su inauguración recorre los nuevos puntales de su carta. De entrantes, unas habitas finas salteadas con cecina de angus y pasas de Corinto, y el pisto navarro con jamón de pato y escarcha de queso Idiazábal, entre otros. La cuchara llega con las cazuelitas de su inédita olla ferroviaria de alubias rojas, junto a platos emblemáticos como las pochas con perdiz y la fabada.

No falta una selección de sus 15 cachopos de ternera asturiana, la mayor carta de este plato en la Comunidad de Madrid. Sobre la madera una tabla de lavar, se sirve el cachopo acompañado de ensalada de la huerta, pimientos del piquillo de Lodosa braseados y dos salsas. Sin olvidar su ‘hamburguesote del chavalote’: un kilo de carne de buey vasco con cebolla morada, beicon, pimientos del piquillo y huevo frito, entre otros ingredientes.

El gerente y chef vasco César Román traspasa el formato restaurante y convierte su nuevo local en una experiencia para el cliente. Su concepto va más allá de la gastronomía. A Cañada DELIC Experience propone una carta con actitud. El carácter norteño de César Román no sólo se refleja en sus platos y su manera de presentarlos, sino también en su servicio de barra y mesa.

Clásico renovado, espíritu irreverente

A Cañada DELIC Experience se divide en dos espacios. Además de barra y comedor, el primero también integra un área de pinchos vascos con taburetes y mesas altas. Grupo Heineken firma su rústico diseño, con suelo de madera de pino envejecido gris, baldas de pino teñido y barnizado, paredes de madera y marquesinas y jarreros tradicionales. Además, la parte superior combina cuatro amplias pizarras con elegante vinilo laminado mate. El gran botellero del lateral se apoya en un respaldo de aluminio y estructura de pino teñido. Se plantea una atmósfera cálida, en relación con una cocina saludable.

La sorpresa principal de A Cañada DELIC Experience está en su restaurante con terraza abierta y jardines verticales naturales. Apta para fumadores, la terraza se antoja idónea para café, afterwork y coctelería, en ambiente distendido e informal. Dentro, el comedor también acoge una barra y un corner con una selección de productos gourmet del local. Sin perder su esencia de sidrería del norte, se apuesta por una decoración moderna con detalles vintage: café servido en minicafeteras, cambio entregado en rayadores de queso, toallitas hinchables para enjuagarse las manos…

A Cañada llegó de Galicia a la calle Alonso del Barco del madrileño barrio de Embajadores en los años 60. En 2013 César Román la refundó como sidrería vasco-asturiana, especializada en gastronomía de toda la Cornisa Cantábrica. Más allá de la renovación de un clásico, A Cañada DELIC Experience evoluciona como fiel reflejo de un espíritu norteño e irreverente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*