Crece la indignación entre los ganaderos madrileños de la sierra ante los ataques de lobo al ganado

Mientras la Administración continúa con su pasividad frente a este problema

Lobo / Imagen de archivo

La Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid, UGAMA, alerta una vez más sobre los ataques de lobo que se están produciendo en la Sierra de Madrid. Son numerosas las llamadas telefónicas que esta Organización está recibiendo en las últimas semanas por parte de ganaderos del Valle del Lozoya y de la Sierra del Rincón denunciando ataques de lobos que tienen como resultado final la muerte de sus animales.

Según las denuncias que ha recibido esta Organización, algunos de estos ataques, se han producido a plena luz del día y en lugares muy cercanos a los núcleos urbanos, como ha denunciado un ganadero de ovino del municipio de Serrada de la Fuente. También en los municipios cercanos de Prádena del Rincón, Paredes de Buitrago o Montejo de la Sierra, los ganaderos sufren los continuos ataques de este animal que provoca la muerte de los animales o heridas para los animales que mejor suerte corren.

“Sabemos de explotaciones ganaderas que prácticamente sufren ataques de lobos todas las semanas”, afirma Alfredo Berrocal, presidente de UGAMA.

Igual suerte están corriendo algunos ganaderos de los municipios de Lozoya, Rascafría u Oteruelo del Valle, que día tras día sufren la presencia de este animal y ven cómo sus animales son atacados sin poder hacer nada para remediarlo.

Para entender la indignación de los ganaderos madrileños, a los propios ataques de los lobos, hay que unirle la sensación de pasividad que muestra la Administración regional frente a este problema, según apuntan.

Fue en el mes de diciembre de 2015, cuando tras una reunión del Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, con ganaderos de la sierra cuyas explotaciones habían sufrido ataques de lobos en los últimos años, cuando la Comunidad anunció una serie de medidas para mejorar la situación de los ganaderos, con lo que parecía haberse abierto un cambio en la política madrileña ante esta situación.

Ocho meses después de esta reunión, promesas incumplidas como la construcción de refugios para evitar los daños causados por los lobos al ganado o la fijación de reuniones periódicas entre los representantes de la Consejería y los ganaderos, con el objetivo de mejorar la colaboración ante la problemática, parecen haber caído en el olvido.

Durante este año 2016, la Comunidad no ha convocado aún la orden de “Ayudas para compatibilizar la actividad ganadera con la existencia de poblaciones de lobos y perros asilvestrados a la cabaña ganadera 2016”, una ayudas destinadas a paliar los daños económicos de los ganaderos cuyos animales de producción hayan sufrido ataques por lobos o perros asilvestrados, que a todas luces es insuficiente para resolver el problema de los ganaderos madrileños si no se acompaña de otra medidas.

Pese a que en la convocatoria de 2015, que finalizó en octubre de 2015, quedó reflejado un aumento de la cuantía en las indemnizaciones, ésta, seguía sin contemplar demandas que tanto UGAMA como los ganaderos afectados llevan pidiendo años como son: el lucro cesante, indemnizaciones para los animales heridos, pérdidas por abortos o descenso en la fertilidad de los animales. Daños indirectos a los cuales los ganaderos tienen que hacer frente y que pueden derivar, en algunos casos, en la denegación de ayudas acopladas PAC por no cumplir los requisitos establecidos.

“Desde UGAMA estamos expectantes ante la convocatoria de la nueva orden de ayudas de 2016 -subrayan desde la organización-, debido a que en ella debería haber modificaciones como el aumento del tiempo que existe para dar el parte del siniestro una vez que se ha producido un ataque de lobo, así como una mayor agilidad a la hora de indemnizar los daños, tal y como se acordó en la reunión mantenida el pasado diciembre”.

“También nos tememos que la nueva orden pueda reflejar cambios que no serán beneficiosos para los ganaderos como la distinción entre ataques de lobos y ataque de perros asilvestrados, debido a que han sido en varias ocasiones las que el Director General de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid, Don José Luis Sanz Vicente, lo ha comentado. Distinción que tal y como yo mismo le recordé, así como representantes del Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, es casi imposible de realizar”, afirma Alfredo Berrocal.

Desde UGAMA recuerdan “una vez más la importancia de mantener y apoyar a la ganadería de la Comunidad de Madrid, actividad vital para la economía de la región y para fijar la población local en las áreas rurales. Una vez más, la Organización pide a la Administración regional que no abandone a su suerte a los ganaderos que día tras día ven como su ganado es atacado por el lobo y que tome medidas efectivas ante este problema”

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*